La tarcoteca

by Pablo Heraklio, PHkl/tctca. Contact at Tarcoteca@riseup.net

viernes, 25 de diciembre de 2020

De la Crisis permanente y el Colapso del sistema Capitalista a la Revolución de los pueblos por Armonizar con su Naturaleza (y 6)

 6 ¿CUAL SERÍAN LOS INTERESES HERMANADOS DE LA FEDERACIÓN POPULAR IBÉRICA?


Podemos avanzarlos en un supuesto meramente especulativo. Usaremos para ello como base del interés nacional de España aludido.


Una vez determinado que posiblemente una Federación Popular Ibérica, (compulsivamente muchas la llamarían Fepi o FePoI, Españugal!; por favor, llamémosla PánIber, Magniberia o por algún otro nombre molón) sería un mosaico de territorios autónomos altamente fragmentados y convivientes con los restos del anterior y colapsado sistema podemos atisbar una serie de hechos y situaciones probables.


Si partimos de que para establecer una revolución debe vencer un contrapoder asumimos que por el motivo que sea hemos ganado la guerra. Los territorios autónomos pueden ajustarse mejor [27] a su capacidad de carga y disminuir su impacto ambiental. Esto disminuiría su exposición a los desastres climáticos, tecnológicos, hambrunas y carestías locales, lo que les daría estabilidad y una ventaja competitiva con los sistemas capitalistas centralistas y acaparadores en su búsqueda constante de recursos estratégicos.


Su mayor causa de tensión política y grave sería la inestabilidad interna. Bien por causa de los nacionalismos, de nuevo las élites intentando cooptar el territorio, las viejas prácticas con distintos nombres. Bien por diferencias ideológicas entre tendencias o corrientes en la materialización del Nuevo Mundo. Estas tensiones territoriales endémicas, crónicas, propia de sistemas con intereses antagónicos, podrían hacer estallar la confederación como confeti en mil federaciones enfrentadas, entremezcladas e incapaces de organizarse, atendiendo cada una a sus propios intereses y siendo presas fáciles de los restos del capital internacional circulante. El fin del nuevo mundo.


Su mejor herramienta política sería la influencia cultural, capaz de saltar fronteras e influir en sus vecinos. Estas compañeras es posible que ya cargasen con sus propias crisis y sus bagajes de represión y lucha. La influencia y apoyo, no internacional sino mancomunado, a la disidencia novomundial sería decisiva en el medio-largo plazo. Es posible que se organizase instaurando algún modo de defensa anticapitalista que organizase la interseccionalidad como ya hicieron el socialismo, antifascismo, anarquismo en sus tiempos. Estas formas resurgirán, porque nunca se fueron.


En lo político internacional interesaría sopesar su relación de vasallaje con los hegemones del momento y las instituciones internacionales. Es posible que en la pugna que parió el nuevo mundo se hubiese tenido que aliar con algún poder interesado en la caída del régimen anterior para beneficiarse del espacio vacío dejado. Ese hegemón nos impondría sus condiciones, habría que cumplir.

Si intentáramos la regularización diplomática con otras potencias e instituciones del viejo mundo que siguiesen existiendo, OMC, FMI, ONU, también la UE, OSCE, OTAN, todas pedirían reformas estructurales y concesiones antes de acometer ninguna gestión diplomática. Las corporaciones piden 'flexibilidad' para explotar y establecerse en territorios. Es decir, las instancias internacionales principales pedirían que volviéramos al redil capitalismo; seguramente a punta de pistola. También pedirían que el nuevo territorio cumpliese con la carga de sus previos acuerdos de suministros, consumo y deudas. La situación solo podría ser de conflicto; que se convertirá en acoso si no se lograse renegociar y defender las conquistas sociales. En un principio se auguran escasas alianza, pero estas aumentarían conforme se degrada la situación política internacional. Habría que resistir como tantas veces lo han hecho los revolucionarios.


Le convendría mantener lazos con Portugal, Marruecos y Francia si existiesen, pero en menor grado, al no descansar su interés principal en el comercio. Problemas en Portugal tal vez no fueran tan serios, pero si en Francia y en Marruecos, afectado a las rutas comerciales, pesqueras, migratorias y suministro de materiales indispensables. Es posible que otros países ocupasen extensos territorios de Andalucía sobre todo en Cádiz con el Estrecho de Gibraltar, nuestra propia Bahía de Cochinos.


7 EPILOGO Y VISIÓN


Tal vez este debiera ser el inicio del escrito y no el final.


Cuando me imagino un futuro para la humanidad, me gusta mezclar la realidad, de por sí distópica, con la utopía.


En ese futuro lejano veo las huellas de un viejo mundo en forma de ruinas entre un mundo vivo y recuperado, lleno de vida coevolucionada, en el que las nubes nucleares hace tiempo que se han disipado. En el que se siguen los ciclos naturales y se respetan todas las vidas mirando a las astros.


Una tecnología orgánica, simbiótica, alejada de los monstruos de la biotecnología y geoingeniería de la Era de la Predación antropocénica. Capaz de satisfacer nuestros deseos y necesidades facilitándonos mutualmente la vida y acercándonos a los misterios del cosmos impulsada por el conocimiento y la voluntad. Y que finalmente nos llevará a las estrellas, que es donde pertenecemos.


Un nuevo mundo para gente más consciente de su ser en el lugar en que habita y las repercusiones futuras de sus actos en la gran rueda del sistema donde todo y todos somos importantes, vivo o inerte. Un verdadero abrazo con la naturaleza desde dentro.

____________

NOTAS

[1] Ley de Exportaciones. https://www.xataka.com/empresas-y-economia/china-aprueba-ley-que-limita-exportaciones-tecnologia-otros-bienes-que-pongan-peligro-seguridad-nacional

[2] Crecimiento capitalista vs sostenibilidad planetaria. Viraje global hacia sistemas libertarios vía ecologismo. https://tarcoteca.blogspot.com/2014/11/crecimiento-capitalista-vs.html

[3] La Elementos Clave de la Economía Pseudo-Verde que Sustituirá al Liberalismo. Capicalipsis. https://tarcoteca.blogspot.com/2019/10/la-economia-verde-de-las-elites-podridas.html

[4] ¿Por qué no funcionarán los aranceles de Trump? Concatenación de burbujas y fake-jobs. Black Swarm. https://kaosenlared.net/por-que-no-funcionaran-los-aranceles-de-trump-concatenacion-de-burbujas-y-fake-jobs-black-swarm/

[5] La Fiebre del Hidrógeno 2.0 (y III). https://crashoil.blogspot.com/2020/12/la-fiebre-del-hidrogeno-20-y-iii.html

[6] Cemento: el Material más Destructivo en la Tierra. Tres Países Cementados (II/II)- The Guardian. https://tarcoteca.blogspot.com/2019/03/cemento-el-material-mas-destructivo-en_11.html

[7] La industria Agroalimentaria y el acoso las Granjas cooperativas en USA: el Crimen de la Autosuficiencia. https://tarcoteca.blogspot.com/2016/04/la-industria-agroalimentaria-y-el-acoso.html

[8] La industria Agroalimentaria y el acoso las Granjas cooperativas en USA: el Crimen de la Autosuficiencia. https://tarcoteca.blogspot.com/2019/08/los-puntos-debiles-del-capitalismo.html

[9] Entre Gaia y Thanatia- El transcurso de la Historia en Cuatro posibles escenarios futuros. https://tarcoteca.blogspot.com/2016/03/entre-gaia-y-thanatia-el-transcurso-de.html

[10]"El Capital": Celebrando el 150 Aniversario de su Publicación. Das Kapital. https://tarcoteca.blogspot.com/2017/02/el-capital-150-aniversario-de-su.html

[11] Cómo registrar un dominio ruso y contratar un servidor ruso. https://www.rusalia.com/comprar-dominio-ru-contratar-hosting-ruso/

[12] La Victoria de USA en Siria supone el Control Energético y la Subyugación de Europa por décadas. https://tarcoteca.blogspot.com/2019/07/la-victoria-de-usa-en-siria-supone-el.html

[13] Asesinatos por control remoto en la era Obama. https://www.eldiario.es/cultura/libros/asesinatos-control-remoto-obama_1_4008771.html

[14] Darwinismo y la Selección Natural: una Teoría Política alejada de la realidad Natural. https://tarcoteca.blogspot.com/2014/01/darwinismo-ciencia-y-poder-dr-maximo.html

[15] Carta de Declaración de Derechos Humanos 1948. https://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

[16] https://tarcoteca.blogspot.com/2018/06/de-bernays-trump-manipulando.html

[17] Integración de sistemas informáticos policiales, judiciales, bancarios, sanitarios y demás bases de datos: ¿Por qué se está Promoviendo el Juego de Azar? "Créditos Sociales" y Reputación. Chinificación [Análisis]. https://tarcoteca.blogspot.com/2018/08/por-que-se-esta-promoviendo-el-juego-de.html

[18] Carlos Taibo presenta su libro 'Colapso: capitalismo terminal, transición ecosocial, ecofascismo'. Vídeo https://www.youtube.com/watch?v=WYOKnv_iiuc

[19] Explicando la Anarquía y nuestra batalla de 200 años contra las Élites. https://tarcoteca.blogspot.com/2016/10/explicando-la-anarquia-y-nuestra.html

[20] Silvestración o reasilvestramiento https://tarcoteca.blogspot.com/2019/05/el-programa-de-asilvestramiento.html

[21] El Proceso Revolucionario de Cambio de Sistema - La Revolución Posible. https://tarcoteca.blogspot.com/2017/05/el-proceso-revolucionario-de-cambio-de.html

[22] La Estrategia Revolucionaria de "los Tres Frentes" y su organización - La Revolución Posible. https://tarcoteca.blogspot.com/2017/05/la-estrategia-revolucionaria-de-los.html

[23] Por una revolución integral - Cooperativa Integral Catalana. https://tarcoteca.blogspot.com/2015/04/por-una-revolucion-integral-cooperativa.html

[24] Anarquistas y Marxistas en el Siglo XXI (una carta abierta a los anarquistas). https://tarcoteca.blogspot.com/2017/03/anarquistas-y-marxistas-en-el-siglo-xxi.html

[25] Ejemplo del 'Interés Nacional' de España. <<Libro Blanco de la Defensa 2000>> https://www.resdal.org/Archivo/d0000128.htm

[26] Ministerio de Defensa (español), Cuadernos de Estrategia https://dialnet.unirioja.es/servlet/revista?codigo=7646

[27] La Agenda Davos Reset 2021 del Foro Económico Mundial. The Great Reset ha llegado. https://tarcoteca.blogspot.com/2020/06/la-agenda-davos-reset-2021-del-foro.html

[28] Monopsonio y Oligopsonio. http://crisiscapitalista.blogspot.com/2012/12/monopsonio-y-grandes-superficies.html

[29] Foro Económico Mundial Davos: 100 corporaciones diseñan el futuro de la humanidad. https://tarcoteca.blogspot.com/2014/02/davos-100-corporaciones-disenan-el.html


Publicaciones

De la Crisis permanente y el Colapso del sistema Capitalista a la Revolución de los pueblos por recuperar su Naturaleza

https://tarcoteca.blogspot.com/2020/12/de-la-crisis-permanente-y-el-colapso.html


Libro en PDF

Scribd https://es.scribd.com/document/489567620/BROTES-DE-REVOLUCION-ENTRE-LOS-RESTOS-DEL-LEVIATAN

Mega https://mega.nz/file/HocinJYZ#HhL16AyE17aJG_-mW_elsFXis-ENiWYhCywL0XpaiQk

pdfslide https://pdfslide.net/others/brotes-de-revolucion-entre-los-restos-del-leviatan.html

Publicado 20.12.2020, última edición 1.1.2021

jueves, 24 de diciembre de 2020

De la Crisis permanente y el Colapso del sistema Capitalista a la Revolución de los pueblos por Armonizar con su Naturaleza (5)

 5 EL PROCESO REVOLUCIONARIO DE CAMBIO DE SISTEMA


En "El Proceso Revolucionario de Cambio de Sistema - La Revolución Posible" 11.5.2017 [21] ya se describían los procesos que nos llevarían a la emancipación revolucionaria. Esta es pues una expansión de aquel artículo.


Como se ha mencionado en este levantamiento serán fundamentales tres factores:

-migración, termómetro del grado de funcionalidad del sistema;

-capacidad del pueblo de generar respuestas autónomas; y

-resistencia de las élites al cambio, indicador del grado de acumulación evidenciado en sus guerras en sus distintas formas.


Las luchas sociales, por el propio desarrollo de los acontecimientos, serán desiguales en los distintos territorios, desacompasadas, y se tendrán que adaptar a los distintos escenarios, haciendo la cooperación internacional aún más difícil. Así como los capitalistas se puede poner de acuerdo en el expolio los trabajadores no se opondrán hasta que la mayoría no vean perjudicados sus propios intereses, mucho más heterogéneos. Esto acentuará aún más las interacciones y deferencias regionales, dando la impresión de que una parte del mundo se va la garete.


El proceso de la revolución viene determinado por el proceso de decadencia del sistema imperante. No se puede dar uno sin otro.


Un sistema tiene cuatro estados funcionales consecutivas: normalidad, descontento o desmoralización, desestabilización o disfunción, crisis y nueva normalidad.


Podríamos analizar todas las revoluciones y crisis así como las fallidas para encontrar el mismo patrón. Aunque interesante no es esta la misión del escrito.


Hemos analizado teatro y actores, ahora hay que tener muy en cuenta el guion: las tareas y las fases. En el procesos revolucionario son las organizaciones y no los individuos los protagonistas. Cuando los individuos son los protagonistas y se les saca de su escenario la obra pierde interés.


En una revolución las tareas son dadas y tienen que ser acorde a los tiempos. A pesar de que generalmente todas las tareas se producen a la vez unas predominan sobre otras en el desarrollo de los acontecimientos y no saber adaptarse al momento puede suponer ceder espacio vital para la recuperación del viejo sistema y el mantenimiento del dominio y la explotación del hombre por el hombre. Si no son acordes a los tiempos pierden efectividad, postergando las revoluciones como tantas veces ha sucedido. Para acometerlas se establece una Estrategia. Nosotros hemos propuesto la "Estrategia de los Tres Frentes" [22] en recuerdo a los frentes de batalla establecidos durante la Revolución Española de 1936. Una estrategia que supone desarrollará una Revolución Integral [23] para sociedad y el individuo repercutiendo en el medio ambiente; no al revés.


En un principio, a las personas conscientes nos toca ser catalizadores de los cambios de fase, adelantando las tareas de la nueva normalidad que planteamos como alternativa en nuestra visión. Estamos dando a luz al Nuevo Mundo. Finalmente nos toca actuar de referentes en la nueva construcción. Los altermundistas estamos pariendo a los que serán novomundistas.


-En los tiempos de Normalidad: Desmoralización


Cuando el Estado, corporaciones e instituciones funcionan en su forma y modo particulares correctamente. Las revolucionarias tenemos que tender a nuestro propio crecimiento por la movilización y la propaganda, es decir, impulsar la desafección con el régimen, erosionar la confianza en el sistema, que sería la siguiente fase.


En un momento en que el poder establecido es fuerte si se realiza correctamente la oposición se observa un cambio progresivo en forma de pequeñas reformas que contradicen la moral imperante.


En este punto en la era de la información toma especial relevancia los medios digitales, monopolizando la red, esparciendo su propaganda, productos e ideología, difundiendo mentiras y afectando en definitiva al funcionamiento habitual de una sociedad (Brexit, antivacunas, escándalos varios, manipulación en los telediarios, encubrimientos como con el Rey). Recordar que el control de la información actúa directamente sobre la voluntad por tanto los resultados de la lucha por venir. Su objetivo es captar y disuadir. Su arma más poderosa, lejos de ser la mentira, es la duda razonable, la media verdad.


Las campañas mediáticas y las pugnas entre élites podrían acelerar a la desafección con regímenes, pero no contra sistemas.


Como siempre se dice, la realidad es tozuda y la evidencia habla por sí sola, por lo que la desafección con un sistema injusto llega tarde o temprano. Pero hay que estar presentes para formar a los actores, acelerar los procesos y evitar su cooptación.


Informaciones sólidas, veraces, redes de contrainformación confiables pueden aportar la guía de verdad que orienten la lucha aunque sean aparentemente minoritarias e incluso anecdóticas. Enjambres de informes personales y grabaciones reales asolan las redes sociales, en la calle la propaganda por el hecho, en los trabajos la acción sindical y la construcción constante de la cultura popular como vimos en los levantamientos populares de 2018 a lo largo del mundo. Son momentos de aguantar. Mientras estemos presentes quien necesite buscarnos nos encontrará.


Suplir necesidades para crear un contrapoder es posible pero todavía no extensible, porque por definición el estado funciona y satisface las aspiraciones de la mayoría. Las labores de propaganda, justicia, restitución y reforma toman la delantera, entendiendo que debemos estar a la defensiva en una labor de minado que nos lleve al grado de desmoralización a la vez que nos satisface tanto material como espiritualmente.


En un futuro donde las estados, corporaciones y empresas privadas son cada vez más intrusivas y despliegan el panóptico social monitorizándonos 24h por medios digitales toma especial relevancia la lucha por preservar la intimidad, la libertad de expresión y los movimientos anónimos y sin líderes. El anonimato será una herramienta fundamental para evitar la represión en la red. El castillo de naipes del control digital podría verse mellado al sufrir desescaladas tecnológicas y al generar bolsas de exclusión.


-En los tiempos de Desmoralización: Contrapoder


Cuando crece la desafección con el régimen las mayorías poco a poco comienzan a buscar alternativas mientras continua la normalidad del sistema. Lo que observaremos es que las calles se agitan, los medios se soflaman y la sociedad se polariza.


En el momento actual podemos ver signos de franco desgaste en el hegemón Estados Unidos. Signo de una crisis occidental en toda regla que tiene que ver con las crisis sistémicas subyacentes ecológica, tecnológica, de recursos y de beneficios. Crisis sin solución sistémica.


Los vaivenes mediáticos y cambios políticos con grandilocuentes titulares, los cambios en el régimen (constituyentes, impeachments, lawfares) o parches del sistema (New Deal, Bretton Woods, Neoliberalismo, Green New Deal, Great Reset) coreados por los voceros no nos tienen que hacer perder la perspectiva, porque aunque un sistema se estrese y se someta a tensiones, si sigue funcionando como siempre, no pasa de sufrir una fase de Desmoralización que puede ser revertida, desviada o potenciada de múltiples formas.


En un clima de interferencia las labores revolucionarias incluyen las anteriores y se les suman las propias de interferencia y sustitución paulatina de sistemas, instituciones, servicios, productos y empresas. El objetivo la creación de un contrapoder. El medio ir organizando los estratos que se sumen a la desafección. No solo por la agitación callejera, sino por un debate profundo no de estrategias, ni operativos, sino de visión, futuro y perspectiva capaz de articular los intereses generales y la interseccionalidad. Sin este debate nuevamente sufriremos tensiones estratégicas [24] que acabaran si no disolviendo si separando al movimiento en corrientes y estas perdiendo fuerza.


En esta normalidad desilusionante el 15-M 2011, las Primaveras Árabes de 2011, el Process 2017, la Constituyente 2019, el Líbano 2019 no fueron movimientos revolucionarios, sino mecanismos de cambios de régimen dentro de un mismo sistema. Lograron o se aprovecharon de la desmoralización para crecer u organizarse, y fueron capaces de interferir, pero no de modo que llegase a ser disfuncional ni sustitutivo en el suficiente grado de estrés requerido para cambiar el sistema, si el régimen. Tal vez porque el régimen funcionaba tal y como se deseaba, es decir, la aparente disfuncionalidad, corrupción, negligencia e improvisación, era su norma.


Una labor del todo olvidada y fundamental en este punto es el aliancismo. Un inciso. Estamos cansados de escuchar el viejo mantra "Programa, Programa, Programa". Esto supone un encaje a martillazos entre distintos intereses. Pero lo que después provoca es que, lejos de solucionar problemas prácticos, aumenta las tensiones intergrupales, hace las alianzas quebradizas, fomenta el transfuguismo y los personalismos. Sin un debate profundo centrado en la visión de una sociedad que oriente unas estrategias claras veremos lo que ha sucedido tantas veces; bien una atroz fragmentación que acaba en enfrentamientos internos entre corrientes irreconciliables o un estatismo y conformismo que acaba en retóricas teoréticas que paralizan la propia acción revolucionaria. Acción, Razón y Debate.


Si hemos hecho bien los deberes reconoceremos estructuras federativas, operantes y cooperantes. Capaces de organizar la tesela de organizaciones que se suman al cambio. Pero también capaces de interferir y suplantar las carencias del estado, superar los obstáculos impuestos por las élites y dar una nueva esperanza a las poblaciones. Las confluencias.


El proceso se desarrolla pues con la formación de un contrapoder que se enfrenta al poder establecido en una guerra de proxis, periférica, casi oculta a la luz, y muchas veces sucia por la pura represión. Aún queda un trecho para la guerra abierta.


Repetimos, no hay que confundir crisis de régimen, que se solventan cambiando la forma de operar siempre dentro de una misma lógica que es el sistema, con la crisis de sistema, que supone un cambio de valores y lógicas. Este es un punto importante en lo estratégico porque enfoca los esfuerzos, aunque no en lo operativo. La teoría marxista clásica indica que los valores se establecen sobre la infraestructura material, y la infraestructura determina tanto los valores como las formas de alienamiento. Nosotros opinamos que es más complejo y que éstos valores forman parte consustancial a toda la estructura del sistema, y no son producto de la infraestructura, en forma de superestructura, sino que interviene la psicología y la cultura en todo el proceso. Es decir, a pesar de vivir en un mismo ambiente las estratificaciones sociales atienden a factores no siempre materiales, igual que los fenómenos culturales no siempre se explican por las estructuras materiales que los soportan.


Si estamos en lo correcto la eliminación de estratos por efecto de la exclusión, la disminución de la influencia de la propaganda sustituida por intereses materiales y el efecto de la propaganda revolucionaria emitida desde dentro de los estratos más desfavorecidos, debería volver el sentir general más dispuestos al cambio de sistema. También implica que todas las iniciativas suman en la guerra cultural que se avecina.


-En los tiempos de Crisis: Competencia hasta la lucha abierta


El sistema pierde su legitimidad y comienza a ser disfuncional, que debe ser potenciada por el clima de interferencia generado en la fase de desmoralización. Los motivos los hemos contemplado y solo pueden exacerbarse. Sin medidas correctoras drásticas el sistema no se mantendrá, porque reproducirá una tras otra vez los agentes estresores. Es decir, es Corrección o Colapso.


Sin medidas correctoras drásticas el sistema no se mantendrá, porque reproducirá una tras otra vez los agentes estresores perdiendo con cada repetición capacidades irremplazables.


Para el movimiento revolucionario es el momento de la Competencia. Se mide la correlación de fuerzas, se reúnen los aliadosintentando inclinar la correlación de fuerzas a nuestro favor,, se separan los enemigos y se se preparan las traiciones. ¿Qué puede salir mal?!


Repetimos: no hay que confundir crisis de régimen, solventable operativamente dentro de un sistema, con la crisis de sistema, que supone un cambio de valores y pensamiento.


Los gestores del sistema, los arribistas del régimen de turno, aún tienen oportunidades de reconducir la situación por el establecimiento de un nuevo régimen mientras no se replantee la viabilidad del sistema. Recordemos Egipto en 2011 cuando depuso al Mubarak y se desenmascaró la dictadura de Al Sisi. Mientras en Libano 2018 el pueblo derrocó al gobierno introduciendo cambios cosméticos que no solventaron prácticamente ningún problema. Por muchos motivos los levantamientos no pasaron de ser revueltas. Crisis de régimen.


En caso de que el poder establecido no pueda reconducir la situación las áreas disfuncionales funcionan como áreas autónomas, y son sometidas a todo tipo de vejaciones, incluido el estado de guerra. Esto se observa en amplias zonas de México, Colombia, Sahel o Centroáfrica a bote pronto. Mafias, traficantes, corporaciones extractivistas, mineros y terratenientes compiten en estos territorios por desposeer a los pobladores. Estos responden con la acción popular y el enfrentamiento es inevitable. Es en estas áreas donde la presión de las élites es más cruda y brutal a la vez que más fácil se produzcan brotes antisistémicos. Donde es más fácil que se instale un contrapoder y que a demás sea una zona en que se pueda practicar un nuevo sistema.


Pero por último, nos interesa saber cuándo. Cuando concomitan circunstancias políticas, sociales, económicas, ambientales y militares, se enciende un click que llama al cambio de sistema y es aceptado por la mayoría. Esto atiende a un cambio del interés general.


Observemos el caso de España, sus intereses actuales declarados por sus instituciones [25] [26] son sus debilidades, fuentes de crisis profundas y de momentos revolucionarios. Según los análisis estratégicos del propio ministerio de defensa:


En lo político le interesa su relación de vasallaje con sus hegemones actuales UE/Alemania y USA. Si USA pierde su hegemonía y su interés en el vasallaje europeo o si se disgregase parte de la UE se vería afectado el interés general, circunstancias no remotas.


Mantener sus lazos con Portugal, Marruecos y su relación con Francia al ser su puerta para Europa y en breves para One Belt One Road. Su mayor causa de tensión y grave son los nacionalismos, es decir, las élites periféricas. Problemas en Portugal tal vez no serían tan serios, pero si en Francia y en Marruecos, afectado a las rutas comerciales, pesqueras y migratorias. Las tensiones nacionalistas de las élite periféricas atiende a la formación de clusters, concentración de población y actividad. En una ambiente de beneficios menguantes es cuestión de tiempo que se establezca una pugna entre las facciones del poder central y las periféricas.


En lo económico depende de sus exportaciones a la UE en un 60%, monetariamente del BCE y varios paraísos fiscales. Mantiene los mayores intereses coloniales con iberoamérica y depende del producto industrial de aleman, americano y sobre todo chino. En sus importaciones depende del petróleo y el gas petróleo, cualquier alteración del suministro puede acabar en debacle, cosa que sucedería con una guerra en el punto caliente de los países del golfo pérsico o Argelia, proveedor de gas.


Crisis económicas cada vez más frecuentes pueden afectar al beneficio, a la composición de las élites y a la desafección con el sistema. Un riesgo que lejos de decrecer con el tiempo aumentará como hemos visto, seguramente en forma de pugnas entre las élites. Cuando el sentimiento general sea de agotamiento se producirá el cambio de sistema.


La prolongación en el tiempo de estas crisis pueden dar lugar a un colapso en el que viejas estructuras queden inutilizadas sin capacidad de recuperación.


Sabemos cómo se defiende el sistema capitalista. La nueva estrategia inaugurada en 1999 por China se denomina Guerra Irrestricta. La doctrina del anterior imperio USA era el Caos Creativo. Esto es lo que le espera a todo enemigo del sistema marcado como enemigo. Una lucha feroz por todos los medios. Una lucha que no dudarán en dirigir contra sí mismos, contra su pueblo, catalogado como enemigo. Una lucha que solo puede aumentar la desafección consigo mismos y acelerar su descomposición interna, llenando nuestras menguadas filas. Los países y regímenes que así se han comportado han caído bajo su peso, y generalmente se han fragmentado.


En el punto actual es relativamente fácil para los poderes establecidos reconocer los líderes y contrapoderes y neutralizarlos, pero en el momento disfuncional de crisis pueden reemerger. Esto nos lleva a una necesaria discreción que afecta tanto al desarrollo propagandístico como de establecimiento del propio contrapoder, a la difusión de las ideas de cambio y a la popularización de las organizaciones revolucionarias. Ejemplo de ello es la opción de los distintos movimientos por descabezar actuar sin líderes y sin jerarquías. Todo un logro libertario.


Como contrapartida los movimientos revolucionarios responden sumergiéndose en la sociedad, con organizaciones de bajo perfil, acciones coordinadas.


En la medida que el poder pierde poder el estado pierde funciones, las corporaciones pierden mercados y se demuestra quién manda. En última estancia nos encontramos con un ejército que controla un territorio y se nutre de impuestos. Cuando este ejército deja de recibir dinero se produce la magia revolucionaria: disminuye la represión, se despejan los mercados de incompetencia, resurgen los recursos contenidos, se ajustan las escalas de valores. Este es posiblemente un bello momento que todavía no ha sucedido en la historia de la humanidad moderna. El estado se despedaza, se desgaja y explota como confeti. La caída del Imperio Griego, Egipcio, Romano, Español, Francés, Otomano, Inglés, América. La ruptura de la URSS. Todos tuvieron el mismo final. Pero ahora incluso el concepto de Estado-Nación caerá. Nació y morirá con el capitalismo.



-En los tiempos de Nueva Normalidad: Parabellum


El cambio de sistema puede ser reversible como bien sabemos a raíz de las experiencias revolucionarias. Pero esta vez hay un ventaja, la crisis del viejo sistema es permanente, más allá de todo arreglo.


Una vez instalado el nuevo sistema en el nuevo territorio, con nuevos intereses, nuevos valores y nuevas personas, hay que reconstruir las relaciones. Con nosotros mismos y con nuestros vecinos.


Si como pensamos la revolución ha fragmentado el territorio es seguro que el cadáver del viejo régimen quiera seguir aniquilándonos. Al interno en forma de disensiones e intentos de resucitar el viejo cadáver en forma de nuevas élites apelando a la nostalgia y al nacionalismo. Al externo en forma de enemigo del orden establecido, tanto ante nuestros viejos amos como contra las élites extranjeras deseosas de reencauzarnos.


Hay que darse cuenta que los poderes establecidos se retirarán a aquellos lugares más beneficio pero es difícil, si no imposible, que caigan por completo. Se retirarán y dejaran eriales allá donde estuvieron. Zonas muertas e inhabitables, carentes de todo valor. Estos bastiones de muerte seguirán con su ponzoña, quemando recursos, esparciendo la contaminación y resistiendo al cambio climático. Tal vez hasta se hayan beneficiado de él asentándose en zonas de Canadá, Siberia y Groenlandia.


Los capitalistas primero se retirarán dentro de sus propios territorio, concentrándose en ciudades y regiones enteras. Después en clusters conectados por corredores. Poco a poco los clusters sufrirán los mismos procesos de descomposición y degradación, incapaces de soportar el peso de su consumo. Este es un proceso ya en marcha y sin vuelta atrás.


En España podrían encerrarse en una Castilla creyendo que Cataluña y Pais Vasco se han separado. Puntos de vista. Después la propia Castilla, Cataluña, País Vasco, Galicia, Asturias, León serán una serie de eriales sin valor por falta de regadíos, industria ni servicios, concentrando el capitalismo en corredores. Después la pérdida de interés o capacidad de adquisición de los productos industriales será evidente. Adiós a la era industrial.


Una vez disuelto el poder y ajustada la capacidad de carga los movimientos aliancistas internacionales deberían ir dirigidos en un sentido: el barrer los restos del capitalismo y ajustar por las malas su capacidad de carga restaurando la armonía con la naturaleza.


En este caso hay que darse cuenta de algo fundamental: el enemigo son ellos. En la medida que se siga permitiendo la explotación ambiental y de recursos, la explotación humana y las aberraciones tecnológicas, el clima seguirá cambiando y el medio ambiente deteriorándose hasta superar los umbrales de seguridad. El mantener los regímenes extractivistas e hiperconsumismas activos es simplemente un seguro de aniquilación como especie. El enemigo son ellos hasta para sí mismos, de tal modo que incluso su propia supervivencia depende de que nosotros les derrotemos y acabemos con su locura biocida. La guerra contra el capitalismo y la voracidad debe continuar.

miércoles, 23 de diciembre de 2020

De la Crisis permanente y el Colapso del sistema Capitalista a la Revolución de los pueblos por Armonizar con su Naturaleza (4)

 4 EL INTERÉS DE LOS TRABAJADORES: EL MUNDO NUEVO

"A nosotros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones. Ese mundo está creciendo en este instante". Buenaventura Durruti, 1936.



El interés último de las trabajadoras, lejos de ser el 'trabajo universal', aunque importante, lo que queremos es la satisfacción de unas necesidades que se corresponde a la obtención de unos bienes y servicios, los medios de vida, y después a nuestros deseos. Lo mismo viene reflejado en la carta de Declaración de los Derechos Humanos recogida allá por 1948 [15]. Eso lo saben los patronos, y gracias al control estricto (y restricto) de nuestras necesidades y deseos nos estratifican y permiten acceso a unos u otros bienes.


Cuando se les va la mano y la renta de producción no cubre el gasto de reproducción sucede lo que vemos en la actualidad. El proletario ya no puede tener prole. El 'Reto Demográfico' es un pulso contra las élites explotadoras.


Pero por mucho que los trabajadores deseen apoderarse de una u otra manera de tal o cual bien o servicio la tozuda realizad les enseñará una verdad ancestral: la única forma de habitar en este planeta es cohabitar en armonía con la naturaleza. Las civilizaciones prehistóricas lo practicaba, y aún así acabaron con la megafauna. Las civilizaciones antiguas lo sufrieron en forma de desastres, como corrimientos de tierras, inundaciones, sequías, pestes y todo tipo de calamidades achacadas a los dioses. Modernamente, cuando estudiamos el fenómeno del impacto humano sobre el ecosistema, tozudamente, consistentemente, reconocemos la necesidad de equilibrio, mantenimiento y armonía con la naturaleza como un bien escaso imprescindible, sin el cuál no será posible la vida humana. De nada sirve aislarlos en nuestros ambientes artificiales que son las ciudades. De nada servirán las megaconstrucciones de geoingeniería cuando perdamos la capacidad de regenerarnos. De nada sirve quedar al margen de la lucha por el planeta. Tenemos que replantear nosotras y nuestras organizaciones nuevos valores y expectativas en la naturaleza. Mientras nos decidimos el planeta se sigue pudriendo poco a poco.


El mundo se polariza, disminuye la clase media, el poder adquisitivo, el salario de reproducción y los derechos. Aumenta el precariado, la explotación y la movilidad. Disminuye pues la fragmentación de la clase trabajadora. Una tendencia que se agudizará. El conflicto está pues servido.


Para apagar un corazón hay que llenar el estómago. Los políticos profesionales juegan con las expectativas, pero en cuanto entramos en el plano real y se observa que las expectativas no se cumplen es inevitable que los habitantes de un territorio se agrupen conforme a sus características para cumplirlas.


1 Trabajadores y la robotización


Los países compiten en número de robots, situación ya en marcha. Los obreros no pueden competir contra robotes ni inteligencias artificiales. En un principio generará un exceso de producción, pero mayor desgaste de recursos y necesidad mínima de la mano de obra. Si no es abordada a tiempo generará conflictos tanto nacionales como internacionales, por despoblación, migración, caída de rentas y empobrecimiento. 


El trabajo no volverá, porque será realizado por las máquinas, propiedad de cada vez menos manos, por lo que el interés de la clase obrera será bien hacerse con las propias máquinas, con el producto o con las rentas de estas, por lo tanto estarán en conflicto con las élites poseedoras y sus defensores favorecidos.


Este fenómeno industrialización> paro> migración se observa desde las grandes migraciones obreras del S.XIX de Europa a América, ahora amplificado por los medios de trasporte de masas, que harán efecto estampida, como se vio en la década del 2000 con migrantes de países ex-soviéticos hacia Europa. Por distintos mecanismos se generarán masas migrantes y en las megaciudades bolsas de pobreza y desempleo. Este es un fenómeno que sobre todo se da en el plano nacional, con la huida del campo a la ciudad que en Europa llega al 95% de la población. El éxodo seguirá, y se profundizará en los reductos nostramericanos, sudasiáticos y africanos hasta el punto de vaciar a los países emisores de juventud y fuerza laboral. Que a su vez generarán zonas de despoblación.


La lucha de clases, la de propietarios por el beneficio, la de trabajadores por el bien o servicio, arreciará cuando ambas entren en competencia; sabiendo que el daño que se le inflija a la clase trabajadora repercutirá en el consumo tarde o temprano, y éste conducirá a una lucha inter-élites por el beneficio.


En la lucha de las élites poseedoras contra los trabajadores las primeras intentarán aliviar la presión generando estratos y beneficiando a unas capas sobre otras, intentando dividir a sus subalternos, fragmentarnos; pero sobre todo manteniendo su régimen de beneficios. Origen, raza, sexo, religión, ideología, nacionalidad, tribu, costumbres, gustos, como ya marcó Barnays en su "Propaganda" [16], una estratificación coincidente con la segmentación de mercado a la que con tanto ahínco se dedican las empresas de relaciones sociales por internet, su exponente las corporaciones Facebook, Alphabet, Amazon o Tweeter, también Aliexpress, Alibaba, Baidu o Yandex por encima de muchos miles. Empresas que gestionarán el represivo panóptico digital global [17] a través de los índices de sociabilidad, acceso absoluto a datos, seguimiento en tiempo real del movimientos de los ciudadanos y el acceso remoto a bienes y servicios.


Aún así el efecto es subsanable si la producción se repartiese y controlase. Ambas condiciones necesarias. Una forma capitalista de reparto de la producción es la 'Renta Básica Universal'. Si en otros tiempos era impensable ahora se plantea y debate como opción a la debacle generada por el sistema. El verdadero reparto de la producción atendiendo tanto a las necesidades humanas como a las limitaciones de nuestra tierra es por ahora algo puntual totalmente imposible de convertir en norma con el actual régimen de propiedad y la producción industrial localizada principalmente en China, Alemania y USA. Por lo tanto, o bien se cambia el régimen de producción, o de propiedad, de reparto o se reprimen las bolsas de poblaciones excluidas. Seguramente se den todos los fenómenos a la vez en distintos grados. Sea como sea es el fin del capitalismo tal cual lo conocemos.


Si bien la posesión de recursos tecnoindustriales es netamente positiva y deseable, al alcanzar unos niveles productivos inimaginables por factura humana o mecánica, al ser en sí un recurso estratégico, depender de otros recursos estratégicos y escasos, depender de alta tecnología y potenciar la polución y biocidio, su uso y control debe ser popular y estricto, si no se quieren generar exactamente los mismos efectos adversos que observamos en el mundo. Su racionalización será, más que necesaria, inevitable. La alternativa al control popular es el control privativo por estados y corporaciones, es decir las élites poseedoras cuyos efectos estamos sintiendo.


2 Los trabajadores y el agotamiento de recursos


Observaremos un aumento de los precios generales desiguales, si bien unos productos serán directamente inaccesibles, como servicios médicos con sus listas de espera, otros fluirán como el agua, como los plásticos o productos industriales. Se concretará generando bolsas de abundancia y zonas de carestía, junto con zonas limpias y regiones muertas. Clusters y wastelands. Como su distribución depende del poder adquisitivo este fenómeno mundial sucederá en todos los lugares del mundo, incluidas ciudades. Algo inevitable con para cualquier sistema.


Los recursos no volverán, por lo que serán cada vez más estratégicos y más costosos. Si obviamos el recurso a la guerra, recurso de las élites, seguimos teniendo opciones habitacionales satisfactorias.


Se puede abandonar el lugar de origen migrando, exponiéndose a la explotación en el lugar de acogida. Algo perfectamente legítimo y que alivia los problemas más acuciantes pero que simplemente posterga su resolución de problemas, que pasan por su reformulación integral.


La mejor posibilidad estratégica es disminuir el consumo. Pero no una reducción cualquiera: una reducción que nos acerque a la capacidad de carga de los territorios y reformule todo el proceso productivo, comercio y de consumo. Una tarea incapaz de ser realizada por las élites debido a sus intereses creados. Implica reparto y va en contra de las élites poseedoras, que serán incapaces de realizar su mercancía. Mucho menos obtener beneficios. El fin del capitalismo.


Otra posibilidad es desarrollar alternativas a los recursos, incluso a tecnología previa; pero es un sucedáneo temporal, porque pondría simplemente a unas élites controladoras de unos recursos en contra de otras élites controladoras de otros recursos en lucha por los mercados mientras se degradan poco a poco recursos. Una lucha estéril para los pueblos. Lo único que produce es una prolongación de la agonía.


O se puede distribuir los bienes, servicios, rentas y medios de producción; hecho de largo deseable, pero que no acaba con los problemas de escasez de recursos estratégicos ni deterioro ambiental.


La racionalización de los recursos, es decir, su racionamiento y empleo, es una práctica que se impondrá como consecuencia de la afectación de las escasez a ciertos sistemas estratégicos para los estados. A partir de ahí cualquier alteración del flujo normal de estos recursos racionados serán catastróficos y podrán encender la mecha de la insurrección contra las élites dominantes del momento.


El reparto no puede ser desigual, como el actual acceso según renta, ni parcial. Pero más allá de por injusticia es por el tipo de pensamiento que lo sostiene, un pensamiento que se centra en el sesgo y en el derecho a ser más importante que seres con menos capacidades. Es el valor del ser, el sentirse distinto, desintegrado y desconectado. Inorgánico. El reparto debe ser equitativo, justo y ajustado para que sea armónico. Pero tal vez sea aún más importante el hecho de que deba ser voluntario para que sea efectivamente armónico, y lograr 'vibrar' en la frecuencia del mundo. Podrá y será desigual en un principio, pero imposible al final del proceso de robotización y agotamiento de recursos y degradación ambiental. ¿Qué futuro tiene un mundo en que el disfrute de recursos escasos supone la exclusión de cada vez más gente hasta que la mayoría de la masa esté en contra? Siempre habrá crápulas que se nieguen a reconocer que todas las personas somos iguales. ¿Qué posibilidades hay de acumulación en un mundo de beneficio 0? Guerra, exclusión y explotación; despojo.


Y aquí va el dilema para muchas comunidades, porque no se puede desposeer a unas élites ya desposeídas, carentes de robots, de recursos, de producción, relocalizados en clusters productivos, y carentes de recursos propios, monopolizados por empresas y naciones. Élites desmaterializadas. Las élites locales habrán perdido el medio de realización de la mercancía y se depauperarán. Se convertirán en localidades sin interés.


La inversión en la maquinaria necesaria para mantener el sistema será inabarcable. No es solo el aumento de precios, es la limitación en si de materiales y equipos, que aunque se paguen caros acaparando la producción no hay. El sistema económico privado cada vez se apoyará más en la financiación estatal. Después el estado desistirá de arruinarse. Será el momento en que las distintas zonas depauperadas y fragmentadas tengan que imponer normas de intercambios en sus territorio distintas a los estándares. La fragmentación inducida llevará a la fragmentación real de los territorios en un proceso no de Desglobalización, sino de Despoblación.


El efecto de la exclusión y la represión, la robotización y disminución de recursos será un beneficio menguante que abocará a cada vez más subalternos a la oposición los distintos regímenes que se sucederán. Después oposición franca contra el sistema. Cuándo no sabemos, pero inexorable.


¿Cabe la estabilización en un nivel de consumo sostenido? Si, si se respetan los ciclos naturales y no se rebasan las capacidades productivas ni de consumo. Lo cual implica una disminución del consumo global y reacomodación de las élites y pueblos a nuevas condiciones de habitabilidad. Sin crisis que debiliten a las élites difícilmente que se consiga a tiempo de frenar la aceleración de los procesos climáticos. Las '5 Erres' se encuentran con las '6 Des': Reducir, Reparar, Recuperar, Reutilizar y Reciclar junto con Decrecer, Desurbanizar, Destecnologizar, Despatriarcalizar, Descolonizar y Descomplejizar [18].


3 Los trabajadores y los efectos climáticos


En general se originan masas de migrantes por hambre o sequías, económicos en busca de trabajo o refugiados de guerra, que vaciarán sus lugares de origen interfiriendo en el desempeño del estado emisor como se ha descrito. Y comenzarán a interferir en países receptores, bien por exceso, bien por su falta, hasta provocar crisis sociales locales. Podemos estar hablando de unos 500 millones de afectados. Todo ello acabarán afectando de uno u otro modo a todos los estados.


En nuestros propios países veremos zonas antaño turísticas o cultivables literalmente abandonadas.


En general el interés es la restauración de los ecosistemas y su explotación ajustada a la capacidad de carga. Esto implica de nuevo un re estudio, porque al alterarse el clima la afectación de flora y fauna son inevitables. También la adaptación de la población autóctona será replanteada, ajustada a su capacidad de carga. Cuanto más se tarde en la implementación de medidas correctoras, más seberas serán las reparadoras.


Es a demás del interés de los trabajadores que aquellos centros de polución que siguen contaminando e interfiriendo con los ciclos naturales y orden climático natural dejen de hacerlo. El problema de la contaminación y la alteración de los ciclos es global, hay fábricas situadas a miles de kilómetros capaces de emitir tantos residuos como los propios volcanes. Terratenientes capaces de arrasar las selvas tropicales por explotar la madera. Mientras estos abusos no cesen no se logrará la Paz Climática. Y los abusos seguirán conforme siga el actual modelo de producción y consumo predador que hoy es el capitalista. La paz climática nos aboca a la Guerra Climática, que durará más que lo que tarde en caer el sistema. Una guerra cultural y de guerrillas que solo podemos vencer.


4 Por competencia contra las élites.


Las élites son muy inteligentes. Cooptan el sentimiento popular por medio de propaganda del miedo y la represión haciendo creer que sus intereses coinciden con los nuestros, con los del pueblo le dicen. Las élites son simplemente las clases poseedoras, en búsqueda de la acumulación y en luchan por un status, y esa condición de posesión no la pueden evitar, porque si no no serían élites. Poseedoras en sentido amplio, ya que una gestión arbitraria de lo común puede crear estratificaciones sociales y élites. Claro, en cuanto su propaganda o sus medios represivos fallan empieza el proceso redistributivo de sus acúmulos.


En este proceso se corre el peligro de la formación de nuevas clases poseedoras, como hemos dicho, entendido en sentido amplio. Élites que acaparan el proceso y se enriquecen formando una nueva élite. Las vanguardias. El enemigo dentro de nosotras. 


Nada funcionará. Si éstas élites no son capaces de satisfacer las necesidades de sus masas éstas se debilitarán, afectando a su propia acumulación. Las vanguardias crean subcapas de clase favorecidas, a veces son etnias (Utus vs Tutsies), otras territorios (Norte vs Sur, Este vs Oeste), otras son clases (clase alta y media vs precarios)... cualquier excusa sirve para diferenciar y desunir a las fuerzas sociales. Pero en la medida que la base se degrada y se afecta al beneficios continua la polarización, y la tensión que surge acaba afectando al desarrollo de estas élites. Tanto en su lucha como en su beneficio.


En un sentido orgánico el capitalismo se entiende como un cáncer; su lógica de propiedad privada como base de la explotación natural y la explotación laboral como base para el control humano. Los capitalistas como individuos toman ente dual. Por un lado son parásitos que viven a costa de crear enfermedades a sus huéspedes. Por otra son predadores, intentando cazar presas, deshaciéndose como puedan de la competencia y acumulando tanto como puedan para tiempos peores. En los ecosistemas naturales predadores e incluso los parásitos tienen sus funciones y nichos particulares. Pero para los seres parasitados es inevitable intentar acabar con los organismos que ponen en riesgo su vida. Más aún cuando se han convertido en una peste para Gaia. La milenaria lucha ácrata contra las élites, la secular lucha anarquista contra el autoritarismo [19] se sitúa ahora mismo tan solo en sus albores.


5 Los intereses de trabajadores: o ruptura o quiebra


Las trabajadoras entendidas como las personas que vivimos de lo que realizamos, del salario de producción y reproducción si se quiere, sin posibilidad de acumular, somos las vacas, ovejas, conejos y cerdos de las granjas/corrales que llaman ciudades listas para ser explotadas y servir a las élites del momento. Llenos de parásitos, físicos y mentales, y cazados como presas para cumplir alguna tarea por ellas asignada, bien se pública o privada. Algunos carne de cañón, otras solo carne. Es decir, somos seres acostumbrados a consumir en la medida en que producimos. Este es en sí un gran comienzo y una base para entender lo que significa Naturalizarse. Recordemos que ya existen estudios anarquistas sobre la reintroducción del hombre en su hábitat, práctica conocida como Silvestración [20] en la necesaria búsqueda del equilibrio con la naturaleza.


Los intereses de trabajadores, nunca de los ciudadanos, siempre han ido en la dirección contraria al de las élites.


Seremos sometidos a presión hasta el punto de activa o pasivamente romper con la colaboración con el Régimen.

-Activamente interfiriendo voluntariamente con su desarrollo normal, con el sistema de consumo corporativo y fascista que nos espera. Ruptura.

-Pasivamente al ser incapaces de satisfacer las necesidades de acumulación, bien por falta de número, de capacidad o de recursos. Quiebra.


Esta ruptura no se hará por clases, sino por Estratos, los segmentos dentro de las clases. La polarización barrerá la clase media, disminuyendo la segmentación. Los trabajadores ya nos dividimos entre precarios y estables. Después todos precarios. Nos someterán a todo tipo de presiones, sobre todo afectando al poder adquisitivo, que es la tendencia que se observa en los últimos años. Pensiones, salarios, rentas menguantes, impuestos, bienes y servicios crecientes. Poco a poco se irán llenando las filas de la desafección.


Primero se pedirá los consabidos cambios de régimen con sus parches legales y reformas constitutivas. Después la evidencia mostrará que los cambios deben de ser de sistema.


Esperamos que el momento en que se produzca no sea de tal degradación ambiental que los bienes y servicios perdidos sean irremplazables. Eso nos mandaría directamente atrás en el tiempo.


Golpeados por todos los frentes posibles, cada vez más abiertos a nuevas propuestas, romperemos con el sistema o el sistema se romperá solo dejado unos restos desagradables. El efecto será como el de la ola antes de un tsunami.

-Primero en las áreas yermas, eriales arrasados por migración o guerra. La España vaciada.

-Después en las excluidas (países con escasos recursos o poco importantes, como Nepal)

-Después en las disfuncionales (Yemen, Sudán, Eritrea, Etiopía, áreas de México, Colombia...)

-Después las oprimidas (países colonizados, en especial de África y Nuestramérica)

-Las áreas funcionales podrán continuar con su capitalismo fascista hasta que sus intereses interfieran con el interés de las áreas disfuncionales. Como en el momento actual veremos un mosaico de regímenes y territorios cuya tendencia será la tercermundización, la disfuncionalidad capitalista o el cambio de régimen.

-Pero también dentro de los propios territorios, habrá sus diferencias, zonas de exclusión, zonas de riqueza y pobreza, montañas inaccesibles y yermos incultivables.


La disfuncionalidad capitalista repetimos consiste en la incapacidad de acumulación ni por guerra, saqueo, colonización ni por despojo, la quiebra del sistema de propiedad privada de los medios de producción, el trabajo asalario y la competencia. Es solo cuestión de tiempo que se disuelva la disciplina de los hegemones junto con la caída de su modelo, por los factores anteriormente descritos. Cuestión de tiempo que las instituciones rotas sean inoperantes y que ya no puedan ejercer su autoridad. Lo que se verá es una profusión de regímenes, tribales, señores de la guerra, narcoestados, autonomías, naciones, reinos, señoríos, cacicados... todo menos democracia parlamentaria con la lógica de partidos, tres poderes y sistema de mercado.

martes, 22 de diciembre de 2020

De la Crisis permanente y el Colapso del sistema Capitalista a la Revolución de los pueblos por Armonizar con su Naturaleza (3)

 3 EL INTERÉS DE LAS ÉLITES: EL NUEVO ORDEN MUNDIAL


El interés de las élites dominantes capitalistas, sea cual sea la forma que tomen, bien camarilla política, club de millonarios, cenáculo conspirativo, comité de sabios, tecnócratas, estado mayor, señores de la guerra, oligarquía, aristocracia, dictadura, directorio, parlamento, república o incluso IA, es siempre e indefectiblemente la misma: la obtención de beneficios. Ni supervivencia ni armonía ni equilibrio ni paz... eso son herramientas, estrategias, concesiones, doctrinas; como la guerra. Acumulación. El fenómeno se lleva describiendo desde los albores de los movimientos revolucionarios socialistas en el SXVIII, expresándose en todas su crudeza en esa gran obra icónica que es 'Das Kapital' de Marx [10]. No podría ser de otra manera en un sistema capitalista.


El interés general de los propietarios de una zona se materializa en forma del 'Interés Nacional', un conjunto de conveniencias derivadas de la situación política, económica, social, geográfica y del propio desarrollo de las guerras de clase y entre las élites.


¿Cabe la posibilidad de que un cambio paradigmático ajustado a las nuevas condiciones mundiales proceda de las élites? ¿Qué este cambio sea de interés para ellas? Como siempre algunas élites avanzadas se convertirán en mecenas filantrópicas cooptando los movimientos masivos que les empujan al reparto. Pero eso no es lo normal ni lógico de su especie.


Con beneficios menguantes, reacias a los cambios, intentarán mantener su status por medio de las mencionadas alianzas, compras y fusiones. Pero una vez caiga al mínimo la tasa de beneficio cerca de 2045-50, abandonada la noción de competencia y la inversión (el beneficio mueve a la inversión y no al revés) por la planificación, sustituidos sus proyectos por burbujas, cracks y estampidas, la única forma segura de extraer beneficio será por expolio: colonialismo al externo y explotación al interno de su área de influencia, monopolios y monopsodios [28]. Invasionismo: colonos y colonias. Cuanto más avance en sus conquistas militares, cuanto más grandes sean sus alianzas comerciales, mayor será su nivel de represión interna. Será el momento en que una tras otra las sociedades se polaricen y se militaricen definitivamente. Fascismo e Imperialismo. Ya se sabe, el fascismo es capitalismo en decadencia. El fascismo es la economía por otros medios. El imperialismo, fase final del capitalismo. Veremos la conjunción sinérgica de ambos movimientos.


Pero claro, no hay luz sin su sombra. En la medida que esto suceda aumentarán inevitablemente las resistencia, ya que los lugares donde no lo haga, la explotación engullirá a su sociedad, el militarismo se hará con los beneficios hasta estrangular la inversión, con esta la economía y con esta la gobernanza comenzará a ser disfuncional, avocando al desastre y a la pobreza al régimen que lo practique. Sobran ejemplos. Muchas de estas resistencias serán propiamente fascistas/nacionalistas, capitalismos en todas sus variantes, azuzadas por élites descontentas e intentando perpetuar un modelo que, de triunfar, volverá a engullirlas. Pero según avance la situación de degradación otras serán comunistas o netamente libertarias. Indefectible. Cuando sucederá no lo sabemos, pero si reconocemos los indicadores.


LOS PROCESOS CIVILIZATORIOS DEL SXXI SOBRE LAS ÉLITES


Hace tiempo que se rompió el precinto que definía a las élites como socialistas, comunistas, fascistas o capitalistas, es decir, en virtud de su ideología. El neoliberalismo venció, acabando con el debate incluso en China. De hecho ésta se presenta como el hegemón racionador e intervencionista del 'Nuevo Orden Mundial'.


La pugna prioritaria entre las élites es por el territorio, como las buenas alimañas. Su cambio se basa en el intercambio de territorios. Las naciones actuales son el resultado de ello. No es un cambio cualitativo, sino cuantitativo. Ellas mismas se denominan según la expansión de su poder y su área de influencia. Como en el medievo se dividen entre: localistas/separatistas, nacionales/coloniales, continentalistas/multipolares o globales/ trasnacionales/ unipolares. Las élites locales compiten contra las nacionales y todas contra las trasnacionales por los restos del naufragio a pesar de las alianzas coyunturales. Unas por cerrar sus fronteras aplicando aranceles y comerse ellas solas el pastel que hay en su demarcación. Y otras por expandirse, quebrar los aranceles y comerse a los peces pequeños. La lucha es intestina y a muerte.


La economía, gestión de bienes y servicios, es objetivo estratégico de los estados, interfiriendo constantemente en la economía con aranceles y estímulos, sustrayendo capitales y expulsando miseria. Llegará un punto de bajos beneficios en que la iniciativa privada ya no encuentra más beneficios en la economía real que los que obtiene al aliarse con el estado y vivir de sus subsidios; como sus ciudadanos. El estado a su vez cada vez favorece y se apoya más a sus compañías aliadas, estratégicas les llamarán, embarcándose en sus aventuras y compartiendo el mismo destino. Será, si es que no es ya, 'Capitalismo por otros medios'. Cooptación de las instituciones al servicio de la oligarquía. Los propietarios se harán con el poder político y los políticos serán propietarios, circunstancia actual de USA, UE o la Rusia de los tycoon. Porque será cierto que la única forma de mantener su economía local será por la imposición; su economía capitalista.


La competencia por el despojo está servida entre las élites. Por su capacidad de movilización de recursos tendrán ventaja las trasnacionales. Aquellas que se hagan con los recursos estratégicos serán las naciones y corporaciones dominantes.


1 Élites y digitalización


Las corporaciones, como parte del Interés Nacional, participan del poder del estado, le ofrece sus servicios y se sirven de sus resortes. Son capaces de gestionar sus recursos estratégicos, materia reservada, provocar guerras expedicionarias y civiles, configurar la política exterior y en pocas palabras manipular al estado.

La digitalización no solo amenaza a los puestos de trabajo tradicionales, sino a todo el tejido productivo y empresarial más básico, secular, ergo a la estructura propia de los estados. Con la suplantación de la actividad humana por actividad robótica y la aparición de Inteligencias Artificiales los sectores productivos primarios, secundarios y parte del terciario, como la banca, quedan automáticamente obsoletos y en manos de Empresas grandes en volumen pero pequeñas en cuanto a número de trabajadores. Esto quiere decir que las élites mundiales y locales van a cambiar y mucho, en el sentido de la concentración. Lo estamos viendo.


El mundo de las élites es muy simple, el pez grande se come al pequeño y el fuerte al débil. Las grandes empresas trasnacionales se encuentran definitivamente mejor posicionadas tanto para crisis como para colapsos. Más capaces de dotarse de financiación, de la robótica y cibernética adecuada, capaces de acometer más obras en más lugares y aumentar su diversificación y disminuir su exposición. También de expandir su capacidad financiera. Al exterior veremos una pugna por los mercados entre las grandes tecnológicas que pueden llegar a la creación de nuevos polos entorno a nuevos modelos de redes de comunicación independientes de internet, como la desconexión rusa en torno a RuNet 2015 [11] y la china, ya planeada.


Nos espera una oleada de absorciones empresariales, no todas en el sentido clásico que nos imaginamos entre empresas del ramo. Todas las empresas internacionales se han embarcado en aventuras financieras por medio de la emisión de deuda y acciones, entrado en el juego financiero. Siemens o Carrefour tienen disponen de sus propias líneas de crédito, facebook pretende emitir su propia divisa. Toman las funciones bancarias. Las grandes empresas bancarias, financieras y aseguradoras invierten en las mismas empresas intrusivas que las desbancarán, participan en todos los consejos de dirección. Grandes fondos de inversiones mundiales centralizan la información de primera mano tal vez mejor. El capital se mezcla y remezcla, pero siempre con un motivo: evitar costes concentrando el beneficio. Si a principios del SXX el monopolio nacional fue alentado por los estados totalitarios, el Monopolio Trasnacional es el sino del SXXI.


Por lo que el combate real será entre las élites trasnacionales unipolares contra las multipolares y amenazadas por la quiebra de los territorios dejados atrás en la pugna, en forma de élites locales. Podemos verlo claramente en el reciente ejemplo de Estados Unidos. En 2016 las élites multipolares/nacionales americanas se hicieron con el poder en la persona de Donald Trump, en pugna con las élites unipolares/imperialistas. Tendencia neutralizada por la elección de Joe Bidden en 2020, pero que aún continua. Una tendencia que trascendió ambos partidos, alineando tanto a demócratas como republicanos en una u otra tendencia Detrás de los partidos están las empresa financieras y el omnimodo complejo industrial-militar y de seguridad. Y que como se vio planteó la posibilidad de la ruptura bélica de la continuidad democrática. La violencia siempre está presente cuando se habla de beneficios.


Las corporaciones digitales trasnacionales y deslocalizadas con sus ejércitos de reserva robóticos e Inteligencias Artificiales IAs se harán con el control de estados, empresas, bancos y ejércitos, desplazando a las oligarquías locales. Ya sabemos quienes son: los GAFAN, Yandex, Hawuei, Alibaba, Visa, American Express, Rytheon, Bayer, Pfizer, Cargil. Unas 400 empresas matrices que controlan una miríada de empresas auxiliares [29].


De la mano irá una disminución del beneficio general que arrastrará al pequeño comercio, desplazado por la venta online. Como se ha mencionado todo parece indicar el establecimiento de clusters industriales que concentrarán la producción industrial robótica, latifundios vacíos trabajados por vehículos autónomos y que concentrarán la producción primaria, transportes autónomos, acompañados por ciudades atestadas de ciudadanos pensionados y subvencionados. Concentración de capitales hasta un grado jamás imaginado.


Los indicadores serán la penetración de la bancarización, llegando al 95% en África y equiparándose con Europa, del éxodo rural, llegando al 95% de población urbana también en África, la caída del Índice de Fertilidad y Natalidad en países africanos, que será menor de 2 tal vez sobre el 2060.


2 Élites y agotamiento de recursos


La guerra por los recursos es un intento de acumulación, control de mercado, destrucción de competidores y en último término incremento de oferta. En general la guerra es cara, mucho, y expone al desgaste e inestabilidad social a los propios territorios que la practican si la conquista no es rápida. Consume y desgasta recursos que pueden ser vitales para la supervivencia del régimen de turno. A demás no acaba con el problema fundamental, el pico productivo de materiales clave. Aviva el militarismo y la concentración de capitales, potenciando las oligarquías poseedoras y desigualdades. Una guerra mal llevada puede llevar al agresor al cambio de gobierno, como en España en 2004, a revueltas prerevolucionarias como la Semana Trágica de Barcelona 1909 o a la propia revolución, como en la Rusia de 1917.


En la mirilla los países mencionados con recursos estratégico más los que con el tiempo se sumen a la lista por el desgaste de recursos no estratégicos. Cuándo estallarán las guerras es cuestión de tiempo, pero totalmente inevitables si no se frena las ansias de las élites poseedoras.


Los únicos países que en un estado de degradación ambiental y económica merecen la pena conquistar son los que disponen de recursos y reservas a ser posibles estratégicas, o enclaves de control. Al centrar gran cantidad de intereses también generan grandes necesidades de defensa. Lo que veremos son grandes coaliciones militares internacionales azuzados por el capital financiero mundial en busca de presa. Algo a lo que por otra parte ya estábamos acostumbrados. Una ya está aquí, la OTAN. El resto se formarán poco a poco sobre la base del eje China-Rusia. Lo que surgirá de su agresión son territorios fragmentados y devastados que, después del tiempo, no mucho, perderán valor. Es el caso de los países de oriente medio.


La Invasión Extractivista implica la destrucción integral de la organización social, derrocar el gobierno de turno y succionar los sus recursos naturales de un país o territorio con la mínima inversión, de lo que deriva una guerra intensiva, corta, y en que se pretende el máximo castigo posible. Pero tal vez lo más importante sea la ruptura de vínculos sociales. Lo cual supone la reconfiguración del orden social y su restablecimiento con élites locales, muchas veces jefes religioso-militares como en Irak 2001, señores de la guerra como Afganistán 2001, jefes tribales como en Libia 2011, mafiosos como los Narcos de México, paramilitares de Colombia, mafias de Yugoslavia, maras salvadoreñas. Según la doctrina Cebrowsky-Rumsfeld [12] cuanto más débil es una organización social mayor es la capacidad de extracción de recursos. La organización más básica es la familia. La doctrina que dio lugar entre otros horrores al plan genocida de asesinatos por drones inaugurado por Obama en 2016 [13] en el que sus últimas víctimas eran asistentes a bodas, funerales y bautizos. Monstruoso.


Dicho de otro modo, el proceso extractivo en una región supone la dotación sistemática de una serie de servicios auxiliares que si no se destruyen a tiempo puede llegar a afectar al beneficio del proceso, y con él a la producción. El mantenimiento de medios extractivos, de transporte, plantillas y burocracia consume cada vez más recursos, se rodea de empresas auxiliares y hace caer el beneficio. Es así que hay regiones enteras abocadas al subdesarrollo forzado militarmente por medio de la ocupación, sabotaje, acoso y guerra con fines extractivistas. Casos actuales como el de Iraq, Libia, Congo, Ruanda, Etiopía, Eritrea, Sudán, Yemen...


El modelo colonial/imperial de mantenimiento de estados vasallos por medio de gobiernos títere puede durar y perdurar en el tiempo 'hasta que' se cumplan una condiciones:

-hasta que se agota el recurso a explotar (caso de países petrolíferos),

-hasta que la ocupación se vuelve muy cara de mantener (caso del colonialismo militar americano),

-hasta que las condiciones de explotación en la colonia se degradan y se vuelve disfuncional, ingobernables; colonialismo clásico.


Básicamente estas tres condiciones afectan tanto a la composición de élites locales como a las resistencias populares locales. Es particularmente interesante estudiar la política colonial norteamericana actual ya que su escalada militar y política de deslocalización empresarial depredadora paralizó su capacidad de innovación industrial y actividad tecnológica hasta el punto de perderle la competencia hegemónica con China. Su decadencia.


-Aporofobia/ eugenesia/ esterilización/ genocidio como medio de disminución de la demanda. 'Teoría de la Despoblación': teoría malthusiana que nos dice que acabando con la población más pobre se recuperará la prosperidad y aumentarán los recursos y territorio disponibles (espacio vital). Estas poblaciones excluidas prácticamente no intervienen en la actividad económica, ni como consumidores ni productores, viviendo de la subsistencia. Siendo alrededor del 10% de la población son los que más cerca están de vivir según la capacidad de carga local, con la menor cantidad de recursos y menor gasto de energía. Serían una gran esperanza si tuvieran el ánimo de unirse. Quien piense que eliminando a los que menos consumen se acaba con el hiperconsumo de los que más consumen, que eliminando a los que menos degradan el territorio los problemas de degradación finalizan, es que prefiere la propaganda darwinista supremacista [14] que emiten las élites por sus vomitorias mediáticas a extraer conclusiones a partir de datos y razonamientos. No llega ni a propaganda, es mera fantasía que ni si quiera amenaza a la lógica.


3 Las élites y el cambio climático


El cambio climático como hemos visto tiene una dimensión cuantitativa y otra cualitativa. El abandono de bastos territorios y la superpoblación de otros supone un cambio del balance de las propias élites. Los países del norte vuelven a posicionarse de nuevo mejor que los del sur.


El control de la emisión de contaminantes y la disminución de residuos fueron rechazados durante décadas sino siglos por las élites dominantes. Siempre se negaron sistemáticamente a la biorremediación y al reciclaje. Mucho menos a la adopción de otros tipos de economías que no fueran las que ellas les convenía. El aire ecologista que ahora les embarga no solo es fruto de una iluminada voluntad por eliminar o paliar los efectos perniciosos sobre el ecosistema y clima, sino por el límite productivo de varios recursos, entre ellos los petróleos de mejor calidad o materiales exóticos como el litio. También del impacto climático sobre sus economías: les roba mercado. Las ecologistas llevábamos berreando décadas, nos desoyeron hasta la represión. Ahora el efecto sobre sus beneficios es claro, el aumento de los desastres climáticos recurrentes resulta en un empobrecimiento cuyo resultado neto es la disminución del consumo y la destrucción del tejido productivo, luego un gasto de recursos en remediación que no se traducen en beneficios y ahora pagan las empresas que lo provocaron.


Las empresas se vuelcan en el reciclaje que nunca desearon. Pero también para ello tienen remedio, planean faraónicas empresas de megageoingeniería y cemento. El ejemplo es Japón: colosales diques de contención separan tierra y mar para evitar tsunamis. Después de un tiempo nadie sabrá que hay más allá de esos muros. Tal vez agua. Su forma externa son las iniciativas pseudoecológicas, el Green New Deal, los ecoBonos, la industrias del hidrógeno o las energías renovables. Esto ya de por sí es una pérdida económica efectiva asumida por las élites mundiales.


El control alimentario cada vez tomará más importancia en un mundo de beneficios menguante. Sobre todo para los lugares con ecosistemas más frágiles y condiciones climáticas más extremas. Todo apunta a la desertización de grandes áreas, la despoblación progresiva de grandes zonas áridas y el aumento de importancia de las zonas productoras de alimentos del norte. Óptimo para los procesos extractivos. Esto también apunta a que el dominio general seguirá permaneciendo en el norte por otra centuria; cada vez más al norte. Mientras China y EEUU sufrirán Escandinavia, Rusia y Canadá se verán enormemente beneficiados.


Aunque zonas abandonadas a su suerte pudieran anecdóticamente reverdecer la tendencia natural es la cementación del mundo y las grandes estructuras de geoingeniería como forma de biorremediación. Después nos extrañaremos si nos extinguimos.


Las élites que no se adecuen al nuevo entorno simplemente desaparecerán. En mente las industrias petroleras, automovilísticas o de aviación, muy potentes durante medio SXX, hoy en franca desmantelación.


Y no es descartable la aparición de guerras climáticas, en que unos países ataquen a otros para evitar que desarrollen programas de consumo. En mente tenemos el programa nuclear Iraní, los países del Sahel o la selva amazónica.


4 Por competencia entre las élites


Se generarán zonas de combate, tanto políticas como económicas y sociales. Países atacados por sus recursos, masas de migrantes escapando de las zonas de guerra y campos de refugiados. Por millones. Los nuevos teatros de guerra serán los viejos puntos calientes más los que se unan a la lista por efecto de la escasez/carestía/ importancia. Después la lista disminuirá conforme decaigan el beneficio y los recursos.


Pero también veremos en nuestras calles los efectos de las luchas intestinas entre las élites y los efectos de la polarización social. Un ejemplo es la américa de Trump, un estado policial local y represivo que aseguren los retornos para las élites. Un modelo que exportó a interrem europeo con Rusia. También estados paramilitares, barrios militarizados o autonomías controladas por las mafias, milicias o señores de la guerra.


Todos son efectos del mismo fenómeno. ¿Quién ganará? A caso nos importa? Si ganan las élites acaparadoras locales sufriremos un régimen opresivo que no solucionará nuestros problemas, y si ganan las internacionales lo mismo. Explotarán unos recursos que nunca disfrutaremos y se quedarán con los beneficios, por que por definición es lo que hacen las élites de propietarios.


Conclusión


No sabemos si en el futuro lejano la élite mundial se unirá para explotarnos en un único organismo, totalitario, fascista y omniscientes, el llamado Nuevo Orden Mundial. Tal vez una simple IA. Si se formaran varios bloques económicos y militares, el mundo multipolar. Si las corporaciones monopolísticas barrerán la faz de la tierra, lo cual damos por hecho, o si acabaremos hablando chino, como hicimos con el inglés. Es decir, si lo lograrán antes de colapsar.


Está claro es que el viejo régimen productivo basado en la expansión, contaminación, el residuo y el desperdicio cayó por su propio peso.


De lo que estamos seguro es de que van a ser escasas, deslocalizadas, inalcanzables y que no serán capitalistas. Ni practicarán económicamenten ninguno de sus derivados: capitalismo de estado, fascismo, social-capitalismo, anarcocapitalismo... sus planes de dominio mundial funcionarán, pero no por mucho tiempo. Nada funcionará, porque nada puede devolver los recursos desgastados, empleados en la resolución de desastres o el terreno habitable perdido por el desastre climático. A demás, por efecto de la robotización no será posible seguir acumulando como conocíamos. Hablamos de movimientos mundiales coetáneos surcados por crisis irresueltas y guerras que interfieren en las capacidades acumulativas. Su suerte estará echada cuando no puedan mantener sus caros ejércitos.


Este es un tema interesante, porque los ejércitos robóticos consumen muchos recursos materiales, muchos de ellos estratégicos, y se apoyan en muchas infraestructuras que pueden ser críticas. Mientras que los ejércitos humanos necesitan sangre joven, una sangre que no queda en las sociedades senectes del S.XXI. La mejor carta que pueden y van a jugar es el control social por medio de IAs y escaneo de redes, evitando el acceso a bienes y servicios a parte de su población, como ya se hace en China. Estas pueden ser las sociedades más golpeadas por una desescalada tecnológica.

Las élites que logren desarrollar y controlar IAs tendrán una ventaja evidente sobre el résto de élites, que acabarán siendo clientes si no sirvientes. Los pueblos que logren controlar estas IAs también. IAs Opensource, DIY, Freeware con soluciones alejadas de los absurdos supuestos sostenidos por el pensamiento irracional de los predadores que llamamos élites. Soluciones digitales empujadas por millones de mentes como el bitcoin y su blockchain que amenazarán los cimientos mismos de las bases computacionales hasta ponerlas al servicio de la humanidad.

22.12.2020, última edición 31.12.2020