La tarcoteca

by Pablo Heraklio, PHkl/tctca. Contact at Tarcoteca@riseup.net

viernes, 28 de enero de 2022

Convocatoria de Asamblea No a la OTAN Madrid 31/1, 18:30, #OTANCriminal #NoALaGuerra,

Convocatoria de Asamblea No a la OTAN

Como decíamos ayer, es imprescindible organizarse Dorso de la mano con el dedo índice señalando hacia abajo Calendario

Lunes 31 de enero Cara de reloj a las cuatro en punto 18:30 Escuela C/Martín de Vargas, 46 (Embajadores) También habrá opción telemática (cualquier duda, enviadnos un Mensaje Directo) ¡Comparte y difunde! Te esperamos Puño alzado #OTANCriminal #NoALaGuerra

domingo, 23 de enero de 2022

#OmertaPP: Muere Enrique Olivares García, Policía que se hizo pasar por cura del caso Kirchen y condenado a 22 años de Cárcel

Enrique Olivares García, Policía que se hizo pasar por cura del caso Kirchen y condenado a 22 años de Cárcel

Otro que se lleva sus secretos a la tumba guardándose algún secretillo que otro. En este caso a favores de M. Rajoy, Jorge Fernandez Días y María Dolores de Cospedal, y a miembros del DAO como Eugenio Pino por los que pagaba 22 años en prisión. 

Todo un patriota. 'El falso cura que asaltó la casa de Bárcenas: ¿solo o a las órdenes de otros? 22.1.2022 De su muerte nada se dice, por lo que no se presupone el suicidio a la genovesa, bien sea inducido o forzoso. 

Tú, pepero, si eres uno de ellos también estás en su la lista. Siguiente!

Continuamos el recuento de cadáveres del PP peor casos de corrupción:

- Enrique Olivares García 22.1.2022. Causas indeterminadas, posible 'suicidio'
David Vázquez 28.9.2018. Caída de edificio
María José Alcón 16.6.2018 Trama Taula. Caída de Edificio
Tomás Villanueva 7.9.2017 Perla Negra. Muerte "Súbita"
- Miguel Blesa 19.7.2017 Trama Bankia. Suicidio
Rita Barberá 26.11.2016 infinitas tramas. Muerta en extrañas circunstancias
Leopoldo Gómez Gutiérrez 8.3.2016 Trama Gurtel. "Enfermedad"
Isidro Cuberos 28.10.2015 Trama Gürtel. Accidente de moto
José Martínez Núñez 10.8.2015 Trama Gurtel. Muerte natural
Antonio Pedreira 13.8.2015 Juez de la Trama Gürtel. Ictus
- Mar Rodríguez Alonso 21.1.2015 Trama Gürtel. Extrañas Circunstancias
Francisco Sánchez Arranz "Paco Iberia" 2.11.2015 Trama Gürtel.
Francisco Yáñez 24.1.2014 Trama Gürtel.
Isabel Carrasco 12.5.2014 Asesinada a tiros
Álvaro Lapuerta 13.4.2013 Trama Gürtel. Ictus
Gonzalo Pascual 21.6.2012 Caso Mar Blau. Infarto
Miquel Dalmau 29.10.2010 Caso Clínica  Miramar. "Suicidio" en coche
Juan Pérez Mora 22.5.2010 Trama Gürtel. "Suicidio"

viernes, 14 de enero de 2022

Después de Kazajstán, la era de las Revoluciones de Color ha terminado - Pepe Escobar

Traducción tarcoteca - After Kazakhstan, The Color Revolution Era Is Over  - The Cradle por Pepe Escobar 12.1.2022

Kazajstán en llamas

Lo que sucedió en Kazajstán se parece cada vez más a un intento de golpe de estado liderado por Estados Unidos, Turquía, Gran Bretaña e Israel, dramáticamente frustrado por sus adversarios euroasiáticos.

El año 2022 comenzó con Kazajstán en llamas, un grave ataque contra uno de los ejes clave de la integración euroasiática. Apenas estamos comenzando a entender qué y cómo sucedió.

El lunes [10.1.22] por la mañana, los líderes de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) celebraron una sesión extraordinaria para debatir sobre Kazajistán.

El presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, lo enmarcó sucintamente. Los disturbios fueron “ocultados detrás de protestas no planificadas”. El objetivo era “tomar el poder”, un intento de golpe. Las acciones fueron “coordinadas desde un solo centro”. Y “militantes extranjeros estuvieron involucrados en los disturbios”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, fue más allá: durante los disturbios, “se utilizaron tecnologías de Maidan”, en referencia a la plaza ucraniana donde las protestas de 2013 derrocaron a un gobierno hostil a la OTAN.

Defendiendo la pronta intervención de las fuerzas de pacificación de la CSTO en Kazajstán, Putin dijo que “era necesario reaccionar sin demora”. La CSTO estará en el terreno “el tiempo que sea necesario”, pero después de que se complete la misión, “por supuesto, todo el contingente será retirado del país”. Se espera que las fuerzas salgan a finales de esta semana.

Aquí pues está el factor decisivo: "Los países de la CSTO han demostrado que no permitirán que se implementen el caos y las 'revoluciones de color' dentro de sus fronteras".

Putin estaba en sintonía con el secretario de Estado de Kazajstán, Erlan Karin, quien fue el primero, oficialmente, en aplicar la terminología correcta a los acontecimientos en su país: lo que sucedió fue un “ataque terrorista híbrido”, tanto por parte de fuerzas internas como externas, con el objetivo de derrocar al gobierno.

La enmarañada red híbrida

Prácticamente nadie lo sabe, pero en diciembre pasado, otro golpe fue discretamente frustrado en la capital de Kirguistán, Bishkek. Las fuentes de inteligencia de Kirguistán atribuyen la ideación a una serie de ONG vinculadas con Gran Bretaña y Turquía. Esto introduce una faceta absolutamente clave en 'El Gran Cuadro': la inteligencia vinculada a la OTAN y sus activos pueden haber estado preparando una ofensiva de revoluciones de color simultáneas en Asia Central.

En mis viajes por Asia Central a finales de 2019, antes del covid-19, era evidente que las ONG occidentales, los Frentes de Guerra Híbridos, permanecían extremadamente poderosos tanto en Kirguistán como en Kazajstán. Sin embargo, son solo un nexo en una nebulosa occidental de niebla de Guerra Híbrida desplegada en Asia Central y Asia Occidental para el caso. Aquí vemos a la CIA y al Estado Profundo de EEUU entrecruzándose con el MI6 y diferentes líneas de la inteligencia turca.

Cuando el presidente Tokayev se refería, en código, a un "centro único", se refería a una sala de operaciones de inteligencia militar estadounidense-turca-israelí hasta ahora 'secreta' con sede en el centro comercial del sur de Almaty, según un alto cargo de Asia Central. fuente de inteligencia En este “centro”, había 22 estadounidenses, 16 turcos y 6 israelíes coordinando bandas de sabotaje, entrenadas en Asia occidental por los turcos, y luego enviadas a Almaty. [sin referencias]

La operación comenzó a desmoronarse definitivamente cuando las fuerzas kazajas, con la ayuda de inteligencia rusa/CSTO, retomaron el control del aeropuerto destrozado de Almaty, que se suponía que se convertiría en un centro para recibir suministros militares extranjeros.

El oeste de la Guerra Híbrida tuvo que estar atónito y furioso por cómo la CSTO interceptó la operación kazaja a la velocidad del rayo. El elemento clave es que el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Nikolai Patrushev, vio el desarrollo general hace eones.

Por lo tanto, no es ningún misterio el por qué las fuerzas aeroespaciales y aerotransportadas de Rusia, además de la masiva infraestructura de apoyo necesaria, estaban prácticamente listas para funcionar.

En noviembre, el láser de Patrushev ya estaba enfocado en la degradada situación de seguridad en Afganistán. El politólogo tayiko Parviz Mullojanov estaba entre los pocos que enfatizaban que hasta 8.000 activos salafistas-yihadistas de la máquina imperial, estaban siendo enviados por una ratline [sistema de escape para nazis] desde Siria e Irak, y saqueando en los parajes del norte de Afganistán.

Ese es el grueso del ISIS-Khorasan, o ISIS, reconstituido cerca de las fronteras de Turkmenistán. Algunos de ellos fueron debidamente transportados a Kirguistán. Desde ahí, fue muy fácil cruzar la frontera desde Bishek y presentarse en Almaty.

Patrushev y su equipo no tardaron en descubrir, tras la retirada imperial de Kabul, cómo se utilizaría este ejército de reserva yihadista: a lo largo de la frontera de 7.500 km de largo entre Rusia y los 'stans' de Asia Central.

Eso explica, entre otras cosas, un número récord de simulacros de preparación realizados a fines de 2021 en la base militar rusa número 210 en Tayikistán.

James Bond habla turco

El desglose de la desordenada operación kazaja comienza necesariamente con los sospechosos habituales: el Estado Profundo de EEUU, que casi "cantó" su estrategia en un informe de la corporación RAND de 2019, 'Extending Russia'. El Capítulo 4, sobre “medidas geopolíticas”, lo detalla todo, desde “brindar ayuda letal a Ucrania”, “promover un cambio de régimen en Bielorrusia” y “aumentar el apoyo a los rebeldes sirios” (todas fallas importantes) hasta “reducir la influencia rusa en Asia Central”.

Ese era el Plan Maestro. La implementación recayó en la conexión MI6-Turquía.

La CIA y el MI6 habían estado invirtiendo en grupos títere en Asia Central desde al menos 2005, cuando alentaron al Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU), en aquel entonces cercano a los talibanes, a causar estragos en el sur de Kirguistán. No pasó nada.

Mayo de 2021 fue una historia completamente diferente, cuando Jonathan Powell, del MI6, se reunió con los líderes de Jabhat al-Nusra, que albergaba a muchos yihadistas de Asia Central, en algún lugar de la frontera turco-siria cerca de Idlib. El trato fue que estos "rebeldes moderados" -en la terminología estadounidense- dejarían de ser tildados de "terroristas" si seguían la agenda anti-rua de la OTAN.

Ese fue uno de los movimientos preparatorios clave antes de la 'línea de ratas' yihadistas de Afganistán, completada con la ramificación hacia Asia Central.

La génesis de la ofensiva debería ser encontrada en junio de 2020, cuando el exembajador en Turquía de 2014 a 2018, Richard Moore, fue nombrado jefe del MI6. Puede que Moore no tenga ni un ápice de la competencia de Kim Philby [espía mítico], pero encaja en el perfil: rabioso rusofóbico y alentador de la fantasía de la Gran Turania, que promueve una confederación panturca de pueblos de habla turca desde Asia Occidental y el Cáucaso hasta el Asia Central e incluso repúblicas rusas en el Volga.

El MI6 está profundamente arraigado en todos los 'stans' excepto en el autárquico Turkmenistán, manejando hábilmente la ofensiva pan-turca como el vehículo ideal para contrarrestar a Rusia y China.

El propio Erdogan se ha implicado en una ofensiva Gran Turania hardcore, especialmente después de la creación del Consejo Turco en 2009. Crucialmente, el próximo marzo, la cumbre del 'Consejo de la Confederación de Estados de habla Turca', la nueva denominación del 'Consejo Turco', se llevará a cabo en Kazajstán. Se espera que la ciudad de Turkestán, en el sur de Kazajstán, sea nombrada capital espiritual del Mundo Turco.

Y aquí, el “mundo turco” entra en un choque frontal con el concepto integrador ruso de la Asociación de la Gran Eurasia (EAEU), e incluso con la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) que, de manera crucial, no cuenta con Turquía como miembro.

La ambición a corto plazo de Erdogan parece ser primeramente solo comercial: después de que Azerbaiyán ganó la guerra de Karabaj, espera usar Bakú [capital de Azerbaiyán] para obtener acceso a Asia Central a través del Mar Caspio, junto con las ventas de tecnología militar del complejo industrial-militar turco a Kazajstán y Uzbekistán. .

Las empresas turcas ya están invirtiendo fuertemente en bienes raíces e infraestructura. Y en paralelo, el poder blando de Ankara va a toda marcha, finalmente recogiendo los frutos de ejercer gran presión, por ejemplo, para acelerar la transición en Kazajstán de la escritura cirílica al alfabeto latino, a partir de 2023.

Sin embargo, tanto Rusia como China son muy conscientes de que Turquía representa esencialmente la entrada de la OTAN en Asia Central. La organización de estados turcos llama crípticamente a la operación kazaja "Alimentar Protestas".

Es todo muy lóbrego. El neo-otomanismo de Erdogan, que llega con el apoyo masivo de sus bases de la Hermandad Musulmana, esencialmente no tiene nada que ver con el impulso panturánico, que es un movimiento racista que predica la dominación de los turcos relativamente "puros".

El problema es que están convergiendo conforme se vuelven más extremos, con  profundamente implicados ultraderecha de Turca de los Lobos Grises. Eso explica por qué la inteligencia de Ankara es un patrocinador y, en muchos casos, un arma tanto de la franquicia ISIS-Khorasan como de esos racistas de Turan, desde Bosnia hasta Xinjiang a través de Asia Central.

El Imperio se beneficia generosamente de esta asociación tóxica, en Armenia, por ejemplo. Y lo mismo sucedería en Kazajstán si la operación tiene éxito.

Traídos por Caballos de Troya

Cada revolución de color necesita un Caballo de Troya 'Máximo'. En nuestro caso, ese parece ser el papel del exjefe del KNB (Comité de Seguridad Nacional) Karim Massimov [ex primer ministro], ahora encarcelado y acusado de traición.

Inmensamente ambicioso, Massimov es medio-uigur y eso, en teoría, obstruyó lo que vio como su predestinado ascenso al poder. Sus conexiones con la inteligencia turca aún no están completamente detalladas, a diferencia de su acogedora relación con Joe Biden y su hijo.

Un exministro de Asuntos Internos y Seguridad del Estado, el teniente general Felix Kulov, ha tejido una fascinantemente entramada red que explica la posible dinámica interna del "golpe" integrado en la revolución de color.

Según Kulov, Massimov y Samir Abish, sobrino del recientemente depuesto presidente del Consejo de Seguridad de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev, estaban hasta el cuello supervisando unidades "secretas" de "barbudos" [yihadistas] durante los disturbios. El KNB estaba directamente subordinado a Nazarbayev, quien hasta la semana pasada era el presidente del Consejo de Seguridad.

Cuando Tokayev entendió la mecánica del golpe, degradó tanto a Massimov como a Samat Abish. Luego, Nazarbayev renunció 'voluntariamente' a su presidencia vitalicia del Consejo de Seguridad. Abish luego obtuvo este cargo, prometiendo detener a los "barbudos" y renunciar después.

Entonces todo apuntaría directamente a un choque entre Nazarbayev y Tokayev. Tiene sentido ya que durante su gobierno de 29 años, Nazarbayev jugó un juego de múltiples vectores que estaba demasiado occidentalizado y que no necesariamente beneficiaban a Kazajstán. Adoptó las leyes británicas, jugó la carta pan-turca con Erdogan y permitió que un tsunami de ONG promovieran una agenda atlantista.

Tokayev es un jugador muy inteligente. Formado por el servicio exterior de la antigua URSS, habla ruso y chino con fluidez, está totalmente alineado con Rusia-China, lo que significa que está totalmente sincronizado con el plan maestro de BRI, la Unión Económica de Eurasia y la OCS.

Tokayev, al igual que Putin y Xi, comprende cómo esta tríada BRI/EAEU/SCO representa la última pesadilla imperial [turca], y cómo desestabilizar a Kazajstán, un actor clave en la tríada, sería un golpe mortal contra la integración euroasiática.

Kazajstán, después de todo, representa el 60% del PIB de Asia Central, recursos masivos de petróleo/gas y minerales, industrias de alta tecnología de vanguardia: una república constitucional, unitaria y secular que posee una rica herencia cultural.

Tokayev no tardó mucho en comprender los méritos de llamar de inmediato a la OTSC al rescate: Kazajstán firmó el tratado allá por 1994. Después de todo, Tokayev estaba luchando contra un golpe de estado liderado por extranjeros contra su gobierno.

Putin, entre otros, ha subrayado que una investigación oficial kazaja es la única que tiene derecho a llegar al meollo del asunto. Todavía no está claro exactamente quién, y en qué medida, patrocinaron a las turbas que se amotinaron. 

Los motivos abundan: sabotear un gobierno pro-Rusia/China, provocar a Rusia, sabotear el BRI, saquear los recursos minerales, turbopropulsar una 'islamización' al estilo de la Casa Saud.

Precipitada a solo unos días después del inicio de la cumbre "Garantías de Seguridad" entre Rusia y EEUU en Ginebra, esta revolución de colores representó una especie de contra-ultimátum, desesperado, por parte del aparato de la OTAN.

Asia Central, Asia Occidental y la gran mayoría del Sur Global han sido testigos de la respuesta ultrarrápida de Eurasia por parte de las tropas de la CSTO, quienes, habiendo hecho su trabajo, están listos para abandonar Kazajstán en un par de días, y cómo esta revolución de color ha fallado, miserablemente.

Bien podría ser la última. Cuidado con la rabia de un Imperio humillado.

lunes, 10 de enero de 2022

La Anarquía y sus Aliados: el 'Frente Unido' y 'Agrupación de Tendencia'

¿Pueden las anarquistas aliarse con sus enemigos declarados? ¿Podemos los libertarios trabajar, pactar e incluso dar la vida por Estados, Gobiernos, Partidos, Ejércitos o Patrones? No os molestéis en contestar, todo esto ya ha sucedido en algún momento u otro; y han forjado las Historias de la Gesta Revolucionaria Anarquista en su camino a la emancipación total de la humanidad. 

Este es uno de los artículos que siempre quise escribir sobre la organización de masas anarquistas. Breve, conciso y creo que certero. Gracias Lawson. Mi pequeña aportación al debate es un breve análisis de la estrategia de la CNT durante la Guerra Civil Española '36 denominada "los Tres Frentes", en el cuál se contempla cómo se organizaba durante el periodo de guerra en el mantenimiento de una ejército capaz de enfrentarse al fascismo internacional conjurado y cómo se podría adaptar a los días de hoy.

Salud! PHkl/tctca
________________
Traducción tarcoteca - Anarchy and its Allies: The United Front and Groupings of Tendency 3.11.2021 por Tommy Lawson. Libro en PDF

Frente Único, el Frente Popular, la Alianza de Trabajadores y la Tendencia Combativa

Un artículo que presenta los conceptos que los anarquistas han utilizado para enmarcar la colaboración con otras tendencias durante la lucha. Incluidos el Frente Único, el Frente Popular, la Alianza de Trabajadores y la Tendencia Combativa.


El anarquismo en la región oceánica está entrando en una nueva etapa de desarrollo. El nacimiento de varias organizaciones nuevas en Australia y la cooperación cada vez mayor entre ellas habla de la necesidad de claridad teórica. La base funcional del trabajo eficiente es la claridad teórica y, como tal,  comprender cómo y por qué los anarquistas trabajan en los movimientos sociales, con quién hacen alianzas y cómo luchan es fundamental.

Como sabemos, los movimientos revolucionarios no constituyen la mayoría de la sociedad. Si lo hicieran, ya habría socialismo. Por tanto, toda tendencia revolucionaria debe abordar cuestiones relacionadas con su aislamiento y alianzas potenciales, sus metas mínimas y máximas, y los medios estratégicos y tácticos para alcanzarlas. Las relaciones entre revolucionarios y reformistas, el análisis coyuntural de las condiciones materiales, las perspectivas del trabajo defensivo y ofensivo, y el nivel político al que se van a formar las alianzas son consideraciones adicionales. Finalmente, una evaluación realista de las relaciones con la masa de la clase trabajadora forma aún más la conceptualización. Los marcos teóricos, desarrollados con el beneficio de la experiencia pasada, nos ayudan a aclarar qué funciona y dónde.

Un marco común para la lucha colaborativa empleado por los socialistas revolucionarios fue el Frente Unido. El Frente Unido fue teorizado a principios de la década de 1920 por el Marxist Comintern y desarrollado por Leon Trotsky. Casi al mismo tiempo, los anarquistas italianos Armando Borghi y Errico Malatesta articularon un modelo similar. Cualquier entendimiento del Frente Unido debe contrastarse con el Frente Popular, defendido por los partidos estalinistas y el Comintern en la década de 1930.

Sin embargo, el Frente Unido, todavía empleado por grupos marxistas y anarquistas como estrategia hoy, no se presenta como una solución para todos los tiempos y lugares. El espacio de intervención, la intermediación de metas y el contexto político requieren de diferentes marcos para articular enfoques correctos hacia el trabajo político. En respuesta a diversos contextos, anarquistas de diferentes tendencias han articulado otros enfoques; el Frente Proletario Único y el Frente Revolucionario Singular de la UAI respectivamente, la Alianza Obrera Sindicalista de la CNT, la Tendencia Combativa de la Federación Anarquista Uruguaya y la Agrupación de Tendencia especifista moderna. Cada uno de estos ha contribuido a los marcos de cómo los anarquistas pueden y deberían abordar el trabajo colaborativo con otras fuerzas sociales.

¿Por qué la lucha colaborativa?


La lucha social moviliza no solo a personas de diversas clases, sino evidentemente también a personas de diferentes ideologías políticas. En cualquier situación concreta, habrá una variedad de fuerzas trabajando para lograr objetivos a veces diferentes, a veces similares. Por ejemplo, los que se oponen a una monarquía pueden ser todos, desde los republicanos burgueses progresistas hasta los socialistas y anarquistas. Contra un gobierno conservador en un estado democrático liberal podría estar todo el mundo, desde los socialdemócratas hasta los anarquistas. Además, en un momento de revolución social habrá varias facciones dispuestas a 'llegar hasta el final', incluso si difieren un poco en sus visiones de una sociedad posrevolucionaria 1. Dentro de los movimientos sociales y las luchas sindicales, las cuestiones planteadas son una vez más diferentes.

Organizarse en cualquier situación requiere una teoría que pueda proporcionar un marco para evaluar una situación concreta, lo que se puede lograr (metas) y cómo se puede impulsar el movimiento hacia adelante. Se debe analizar un equilibrio de fuerzas y desarrollar un camino a seguir. Es decir, un marco teórico debería proporcionar una estrategia. Históricamente ha habido varios marcos conceptuales y estrategias posteriores adoptadas por la extrema izquierda en lo que respecta a orientar el trabajo no solo durante una revolución, sino también durante las campañas y luchas del día a día. Vale la pena abordar brevemente cada una de estas estrategias más comunes para aclarar las fortalezas y debilidades y luego proponer un marco alternativo.

Los frentes Popular y Unido


El primer marco que veremos es el Frente Popular
El Frente Popular fue el nombre de la coalición electoral de socialistas y republicanos de izquierda durante las elecciones españolas de 1936. En Francia, una coalición similar adoptó exactamente el mismo nombre. (Cooper, 2021) La estrategia de las organizaciones revolucionarias nominalmente proletarias que ingresan y se subordinan a coaliciones con fuerzas burguesas progresistas fue articulada por el Comintern frente a la amenaza internacional del fascismo. La lógica era que los objetivos revolucionarios de la clase trabajadora eran por el momento inalcanzables, por lo que sus organizaciones debían formar una alianza con las fuerzas burguesas progresistas. Se argumentó que los trabajadores no podían derrotar al fascismo por sí solos.

Sin embargo, el Comintern en 1936 también tenía el motivo oculto de apoyar los intereses nacionales soviéticos sobre la revolución internacional. El giro hacia el Frente Popular supuso un cambio radical para los partidos afiliados al Comintern, tras un período de 'ultraizquierdismo' que había comenzado en 1928 (Hallas, 1972). Durante el llamado "tercer período" que llevó al Frente Popular, los partidos comunistas se habían negado a trabajar incluso con otras fuerzas proletarias de izquierda. El zig-zag de la política del Komintern durante la década reflejó las necesidades inmediatas de lo que ya se había desarrollado como imperialismo soviético.

Como tal, cuando la revolución comenzó en España quedó bajo el control de la Unión Soviética. El apoyo, en forma de armas, estaba condicionado a hacer retroceder las aspiraciones revolucionarias. Se abandonó la colectivización para "ganar la guerra" atrayendo el apoyo de estados burgueses extranjeros no fascistas. Pero el Frente Popular fue un desastre total. No sólo las naciones extranjeras "democráticas" no apoyaron a la República contra los fascistas, las fuerzas burguesas se aprovecharon de la alianza para aplastar a las fuerzas de la clase trabajadora. El resultado fue un ímpetu revolucionario severamente restringido que posiblemente podría haber surgido de una crisis tan severa del capitalismo. El retroceso de la colectivización tuvo un efecto secundario, que paralizó tanto la moral como la economía 2. Al mismo tiempo, Francia y Bélgica experimentaron oleadas masivas de huelgas y ocupaciones de fábricas. El potencial de la lucha proletaria internacional para ayudar a los revolucionarios españoles fue entonces traicionado por el Partido Comunista Francés bajo la lógica del Frente Popular.

Como señaló en ese momento Bilan, el periódico comunista de izquierda italiano, la Revolución española fue finalmente derrotada bajo el lema del Antifascismo (Organización Comunista de Trabajadores, 2011). Desde la derrota de la Revolución Española, la estrategia del Frente Popular se ha utilizado con resultados en gran medida desastrosos durante la Segunda Guerra Mundial, la secuencia de las Luchas de Liberación Nacional e incluso el gobierno de Salvador Allende en 1973 en Chile (Cooper, 2021).

El Frente Unido
El Frente Popular, por supuesto, debe compararse con el Frente Unido. El Frente Unido, como se entiende popularmente, fue una estrategia desarrollada por el Partido Bolchevique e implementada a través del Komintern en varios otros contextos nacionales. Fue una estrategia para el período defensivo posterior a la Revolución Rusa. Los movimientos revolucionarios internacionales, en particular los de Italia y Alemania, habían fracasado y la probabilidad de una revolución internacional había disminuido considerablemente (Choonara, 2007).

En Italia, al comienzo de la reacción fascista de 1921, el célebre anarquista Errico Malatesta propuso la Fronte Unico Rivoluzionario (Federazione dei Comunisti Anarchici, 2003). La intención era formar un Frente Unido antifascista defensivo. Los trabajadores italianos habían formado inicialmente Comités de Defensa de los Trabajadores, que unían a los proletarios de base para hacer frente al ataque fascista. Estos Comités de Defensa pronto se unieron a los ex militares de izquierda, estableciendo la milicia antifascista, Artidi del Popolo (Fighting Talk, 1996). Trágicamente, en Italia, el Partido Socialista y el Partido Comunista se retiraron de Artidi, dejando a los anarquistas, sindicalistas y republicanos solos para luchar contra el fascismo (Price, 2012). 

Leon Trotsky articuló aún más la forma antifascista del Frente Unido en la década de 1930, argumentando que las organizaciones de trabajadores alemanas deben unirse en un nivel práctico para que la acción de masas enfrente la amenaza fascista 3 (Trotsky, 1931).

En términos básicos, el Frente Unido sugiere que las organizaciones proletarias revolucionarias deberían formar alianzas tácticas y estratégicas con organizaciones proletarias reformistas, como los socialdemócratas. En primer lugar, en la forma defensiva es una estrategia a aplicar cuando las fuerzas radicales están en minoría (Trotsky, 1922). Es imperativo en estas alianzas que la organización revolucionaria mantenga su derecho a la independencia. En la lucha por lograr objetivos políticos concretos y compartidos, los socialdemócratas harán lo que inevitablemente hacen. Vacilarán, se detendrán antes de la meta o traicionarán a la clase. Por el otro lado, durante un período de luchas los trabajadores prueban una muestra de su propio poder. Es posible que deseen presentar demandas aún más radicales que los reformistas no desearán seguir. En cualquiera de estas situaciones, las organizaciones comunistas revolucionarias pueden señalar los fracasos de la política reformista. Potencialmente, esto puede resultar en ganarse a las bases, y a veces incluso a los líderes, de las organizaciones reformistas con las que los revolucionarios han estado trabajando codo con codo. Todo esto puede acumularse hacia un período en el que los revolucionarios pueden volver a la ofensiva.

Frente Unido Proletario
El anarcosindicalista italiano Armando Borghi también había propuesto una forma ligeramente diferente de Frente Unido en 1920 durante el apogeo de las ocupaciones de fábricas. Conocido como el Frente Unido Proletario, se trataba de una posición ofensiva (Malatesta, 2014). Borghi esperaba llevar a las organizaciones de trabajadores, todas nominalmente comprometidas con la revolución, a un frente compartido para hacer la revolución socialista 4. Esto incluía una serie de organizaciones sindicales y partidos socialistas. Si bien los anarquistas se dieron cuenta de que con la propuesta no podían ganarse la dirección de las organizaciones menos revolucionarias, esperaban en la fábrica poder ganarse a los trabajadores. Esta versión ofensiva del Frente Unido fracasó. Los socialistas, a pesar de su afiliación a la Tercera Internacional, y el organismo sindical reformista, la CGIL, votaron a favor de no perseguir la revolución social. (Lawson, 2021)

No cabe duda de que, en general, el Frente Unido tiene una lógica estratégica sólida como concepto defensivo. Pero, por supuesto, también tiene sus defectos. Sin embargo, no son tan nefastos como el Frente Popular. El modelo del Frente Unido puede ser aplicado de manera confusa por algunos grupos trotskistas a todo tipo de situaciones y niveles de lucha política. Por ejemplo, según Choonara de la Internacional Socialista, el Frente Unido puede incluir el trabajo de campaña, donde las alianzas progresistas en realidad incluyen organizaciones burguesas y pequeñoburguesas (Choonara, 2007). Esto puede resultar en que las organizaciones socialistas sigan o subsuman su política a las fuerzas socialdemócratas y liberales que las superan en número. La Internacional Socialista en Australia fue una organización que fue víctima de tal análisis erróneo. Los debates en torno al Frente Unido formaron parte de la base de la escisión de Alternativa Socialista y Solidaridad (Armstrong, 2010).

El uso erróneo del Frente Unido en campañas puede funcionar como tapadera para la política liberal. Además, en alianzas políticas más serias, el Frente Unido puede correr el riesgo de ser interpretado por los trabajadores como una traición a los principios revolucionarios. Especialmente si en momentos cruciales las fuerzas reformistas no cumplen con su tarea acordada en acción para lograr objetivos particulares, o si las fuerzas socialdemócratas se vuelven contra los revolucionarios. En ambas situaciones, se corre el riesgo de que las fuerzas revolucionarias queden aisladas y aparezcan como aventureros. Finalmente, el acuerdo de los líderes de las organizaciones en un Frente Unido no garantiza la cooperación a nivel de base. 

En definitiva, lo que hace que un Frente Unido sea eficaz es tanto la confianza que se genera al trabajar juntos en los niveles de base de las organizaciones constituyentes, el nivel político y social 5 en el que va a operar el Frente Unido, y un análisis correcto de la coyuntura.

La Alianza Obrera


Como se discutió anteriormente, no se puede negar que el Frente Popular fuera el comienzo del fin de la Revolución Española. En retrospectiva, son evidentes los fracasos del proletariado español para completar sus tareas de hacer la revolución. Sin embargo, en los años anteriores al ‘36, el movimiento anarcosindicalista enfrentó otros momentos potencialmente revolucionarios.

En particular, en 1934, la región minera de Asturias estalló en una revuelta acuñada por la historia como la "Comuna Asturiana" 6. La revuelta fue un levantamiento planificado en respuesta a una organización fascista, la CEDA, que se hizo con el Gobierno recién elegido (Samblas, 2005). Fue precipitado por una coalición revolucionaria conocida como 'Alianza Obrera' o Alianza de Trabajadores (Revolucionarios). Formado inicialmente por el sindicato anarcosindicalista CNT y la UGT dominada por los socialistas, luego se unieron el PSOE (Partido Socialista Español), el BOC (Bloque Obrero-Campesino, marxistas de izquierda), la Izquierda Comunista y el Partido Comunista. (Hernández, 1994). En Asturias, las bases del movimiento socialista eran mucho más izquierdistas que en el resto del país, y la federación local de la CNT buscaba unirse con sus compañeros de trabajo en sus aspiraciones revolucionarias (Palomo, 2017). En la mente de la mayoría de la CNT asturiana, la unidad podría formarse sobre la base de la 'economía de los trabajadores' y en torno a un programa básico de 'democracia obrera' (Fernández, 1934). Es decir, su existencia como productores fue suficiente para unir a los trabajadores en aspiraciones revolucionarias, más que en lealtades "políticas". Esta actitud antipolítica 7 era típica de los anarcosindicalistas en general.

Sin embargo, fuera de Asturias, las tensiones nacionales entre las fuerzas políticas socavaron los esfuerzos por formar una Alianza de Trabajadores a nivel nacional. El enfoque de arriba hacia abajo de otras fuerzas políticas, combinado con una historia de represión del PSOE y el esquirolaje de UGT contra los trabajadores anarquistas alimentaron un sectarismo intempestivo. La FAI en particular se mostró hostil a la Alianza Obrera. Cuando estalló la revuelta, la alianza fracasó por varias razones en todas las demás regiones. Aunque la mayoría del país se declaró en huelga general, Asturias tuvo que luchar sola. Los trabajadores resistieron durante quince días, estableciendo una forma de autogobierno proletario hasta que fueron aplastados por los militares (Hernández, 1994).

Hay una historia increíblemente complicada en las relaciones entre la UGT y la CNT que no es tarea de este artículo profundizar. Sin embargo, podemos extraer una serie de lecciones sobre la concepción anarcosindicalista de la Alianza Obrera. En primer lugar, los sindicalistas asturianos tenían razón en su análisis de la relación potencialmente productiva con los trabajadores socialistas. Sin embargo, el movimiento nacional carecía de la capacidad para hacer un análisis adecuado de la coyuntura en la que se encontraban (Palomo, 2017). Parte del error en su pensamiento era la creencia ingenua de que los trabajadores podían estar unidos puramente sobre la base de su existencia proletaria. Esto refleja el error anarcosindicalista de colapso de los niveles social y político.

Durante la Revolución Española, este error volvería a asomar la cabeza. Los miembros de la CNT se unirían a los comités revolucionarios en varios niveles con los miembros de la UGT sobre la base de su "unidad proletaria". Sin embargo, los miembros estalinistas del PSUC usarían sus tarjetas de la UGT para ingresar a estos comités y argumentar contra los fines revolucionarios.

Donde la Alianza de Trabajadores tenía razón era en la comprensión de la necesidad de luchar juntos. Hubo un análisis acertado de que una relación positiva con las bases de la UGT en acción podría ganar a los trabajadores hacia perspectivas cada vez más revolucionarias. Esto se hizo más difícil por el confuso enfoque anarcosindicalista de la política y la base dividida del movimiento obrero en España.

La 'Combativa Tendencia' y 'Las Dos Patas'


El tercer ejemplo al que recurriremos es el de la experiencia única de la Federación Anarquista Uruguay (FAU) durante las décadas de 1960 y 1970. La visión de la FAU de las coaliciones de lucha en tres niveles marca un momento único en la historia del proletariado y una ruptura con las realidades políticas que produjeron los primeros Frentes Unidos.

En primer lugar, la 'Combativa Tendencia' [CNT]. A fines de la década de 1960, la FAU ayudó a precipitar la formación de un nuevo organismo sindical nacional en Uruguay que comprendería a más del 90% de los trabajadores sindicalizados. La mayoría de estos trabajadores que fueron miembros de partidos políticos pertenecen al Partido Comunista de Uruguay [PC], una organización reformista obediente a los intereses soviéticos. Dentro de la CNT, la FAU se dispuso para organizarse con los grupos marxistas más militantes, como el MLN-Tupamaros. Juntos, estos grupos formaron el bloque de votación de Tendencia Combativa (Kokinis, de próxima publicación).

Mientras el PC intentaba impulsar a los movimientos y organizaciones progresistas hacia su proyecto electoral, el Frente Amplio (Broad Font), la FAU y la Tendencia crecían en el vacío dejado por el liderazgo del PC en el movimiento obrero. Si bien el Frente Amplio demostró ser un fracaso total, en 1973 incluso los sindicatos que eran bastiones tradicionales del Partido Comunista estaban rompiendo con la política del partido, haciendo huelga y ocupando fábricas. Como señala un documento interno de la FAU de la época, “al final ... lo que importa ... es quién organiza y lidera en la práctica la lucha. No quién tiene la mayoría en los congresos” (Federación Anarquista Uruguaya, 2021). En medio de la escalada de tensiones de la guerra de clases, los militares lanzaron un golpe de estado en junio de 1973. La CNT lanzó una huelga general a nivel nacional y las ocupaciones de fábricas en respuesta. El PC hizo volver a sus sindicatos a trabajar en una semana, dejando a los sindicatos más militantes de la Tendencia aislados en la lucha. Finalmente, estos también cedieron y los militares asumieron el control del país.

En el exilio, ex miembros del Frente Amplio se separaron del Partido Comunista y en su lugar formaron un Frente Nacional de Resistencia que incluía a la FAU. Esto finalmente aplastó la hegemonía del Partido Comunista, pero solo en el exilio (Kokinis, de próxima publicación). La FAU y Tendencia habían encontrado una manera de alentar la lucha de clases y canalizarla hacia métodos transformadores de acción directa fuera del control de un Partido Comunista institucionalizado mucho más grande. Creían que el movimiento obrero era lo único capaz de superar el golpe militar que se avecinaba, pero se quedaron demasiado aislados para lograr la victoria cuando llegó el momento.

Las Dos Patas: el ROE
El aspecto secundario del período se conoce como la estrategia de 'Las Dos Patas'. Esto incluyó una organización de masas, Resistencia Obrera Estudiantil ROE (Workers Student Resistance),  que tenía como objetivo unir las luchas emergentes tanto en el lugar de trabajo como en los movimientos sociales. El ROE integró efectivamente a más de 10.000 personas en general de extrema izquierda, incluidos grupos marxistas radicales (Kokinis, de próxima publicación). El ROE se utilizó para formar grupos de acción a lo largo de líneas de acción conjuntas dentro de los sindicatos durante el período en que la FAU era ilegal y, por lo tanto, clandestina. Este nivel secundario de organización permitió a la FAU encontrar un aparato funcional sobre el terreno, unió a grupos sociales más amplios detrás de los conflictos laborales y permitió a diferentes grupos radicales la capacidad de "atacar juntos".

Las Dos Patas: el OPR-23
El otro lado de 'Las Dos Patas' era la Organización Revolucionaria del Pueblo (OPR-33), brazo armado de las FAU. Subordinada a la organización política, sus principales tareas eran la realización de misiones que apoyaran la lucha de masas obreras. Esto incluyó secuestros solo cuando la lucha laboral había alcanzado su máximo potencial durante las huelgas. Los magnates industriales como Molaguera, un barón de la industria del caucho, fueron raptados pero no dañados. Sorprendentemente, esta táctica generalmente condujo a conclusiones exitosas para las luchas laborales (Sharkley, 2009). Esto quizás esté relacionado con los sólidos cimientos que los militantes de la OPR tenían en los lugares de trabajo en cuestión.

Tales acciones ocurrieron en el contexto de una oleada continental de lucha armada inspirada por la Revolución Cubana. Sin embargo, la OPR difirió marcadamente en las estrategias y razones para emplear la lucha armada, con la FAU ofreciendo críticas mordaces a los grupos marxistas de vanguardia en la región. (Federación Anarquista Uruguaya, 1972). A pesar de todo, esto no les impidió emprender acciones conjuntas con grupos como MLN-Tupamaros en momentos cruciales de la lucha nacional 8.

A diferencia de los ejemplos anteriores de Italia, Rusia y España, los revolucionarios uruguayos enfrentaron una tarea excepcionalmente difícil. No solo estaban construyendo capacidades para la revolución, sino también enfrentaban una situación de lucha popular dominada por la hegemonía de un Partido Comunista que era revolucionario en el nombre pero reformista en la práctica. Como podemos ver, la FAU navegó por la dinámica de un período social turbulento con una visión única. Esto fue posible gracias al alto nivel de claridad política, basada en una teoría y un programa unitarios, el cual a menudo faltaban en las organizaciones anarquistas anteriormente discutidas. La metodología de realizar análisis concretos de dónde se pueden hacer alianzas prácticas y para lograr fines concretos alimenta la próxima concepción desarrollada por los grupos especifistas sudamericanos.

La Agrupación de la Tendencia


Un modelo que algunos anarquistas especifistas han desarrollado para enmarcar y orientar su propia intervención en movimientos y luchas es el Agrupamiento de Tendencia. Es diferente a los mencionados Frentes Popular y Unido, ya que opera a nivel tanto de los movimientos sociales como de la lucha política. La clara distinción entre los niveles social y político en la teoría especifista permite un análisis concreto de qué alianzas se pueden hacer y en qué lugar de la sociedad.

Para la agrupación de tendencias, en cualquier situación en la que se reúna una coalición de fuerzas para lograr un objetivo particular, los anarquistas intentan establecer una forma intermedia de organización basada en un conjunto de definiciones coherentes de práctica y afinidades ideológicas (Federación Anarquista de Río de Janeiro, 2008). Este modelo puede verse inspirado en el trabajo de la FAU a través de la Resistencia Obrero Estudiantil. Es útil en una situación en la que tanto la organización anarquista como el movimiento social pueden beneficiarse mejor participando a través de una organización más amplia. Antes de establecer una Agrupación de Tendencia, las organizaciones involucradas estudian las condiciones materiales y las perspectivas de lograr los objetivos finales para asegurarse de que sea la elección estratégica correcta. Es muy posible que la participación directa en un movimiento social como organización anarquista sea la estrategia correcta, y la Agrupación de Tendencia se arriesga a cometer un error similar al de cuando ciertos grupos marxistas se aprovecharon al utilizar al Frente Unido en su beneficio. Sin embargo, la distinción entre tener un marco teórico para el movimiento social y el trabajo sindical como oposición a situaciones revolucionarias no debe ser subestimado.

Cuándo marchar separados, cuándo atacar juntos


Como hemos visto en unos cuantos ejemplos, la historia del anarquismo ha sido rica en luchas útiles. Hay lecciones de innumerables contextos para aprovechar al confeccionar nuestro análisis de los resultados potenciales en cualquier coyuntura. No se puede discutir que el Frente Popular fuera un desastre, con la subsunción de los movimientos y organizaciones revolucionarias a los intereses de la política burguesa. La lección de que las organizaciones proletarias deben mantener su independencia está escrita con la sangre de los revolucionarios españoles.

El Frente Unido, indudablemente rico en historia tanto entre anarquistas como entre marxistas, es un concepto que se puede trazar y aprovechar en situaciones importantes. Desde momentos potencialmente revolucionarios hasta el desgarrador trabajo del antifascismo. Los errores de los marxistas italianos y alemanes al rechazar el Frente Unido defensivo están marcados en la historia como grandes tragedias proletarias. Pero eso no significa que sea un modelo para aplicar a todo tipo de trabajo social. Como podemos ver, incluso en el contexto australiano, se puede aplicar erróneamente cuando una organización no cuenta con un marco teórico para el trabajo social en varios niveles políticos. Comprometerse con otras organizaciones con un marco también ayuda a evitar las trampas del sectarismo sin principios. Saber cuándo, dónde y por qué discutir con otra organización es un estándar de una organización o tendencia que se toma en serio sus metas y cómo lograrlas.

La Agrupación de Tendencia, desarrollada a partir de las experiencias de la FAU y perfeccionada por la experiencia de organizaciones especifistas, puede ser un marco útil para el compromiso. Una vez más, esto depende de las tareas en cuestión y de los medios para lograrlas. Los revolucionarios deberían preguntarse: ¿qué enfoque sirve mejor tanto al movimiento como al crecimiento de la ideología? ¿Con qué medios podemos lograr los fines que buscamos en un momento determinado? ¿Cuáles son los equilibrios de fuerzas? ¿Trabajamos en sindicatos, movimientos sociales o nos enfrentamos la perspectiva de una transformación revolucionaria? ¿Nos aplastará la traición o la represión, a nuestros aliados o al movimiento? ¿Cómo influye la situación internacional en las perspectivas?

La situación enfrentadas hoy son inmensamente diferente a las que enfrentaron las organizaciones discutidas en este artículo. En última instancia, un marco es una guía útil basada en la experiencia previa. Sin embargo, no sustituye a la política, la capacidad de pensar críticamente y analizar colectivamente una situación.

Son innumerables los factores que deben analizarse en cualquier situación. La comprensión correcta requiere no solo una participación concreta en la lucha de masas, sino también unidad teórica y un sentido de dirección. Esta es la fuerza de la organización anarquista-comunista específica, evitando los errores de otras tendencias anarquistas y algunos movimientos anteriores. Al final, lo que importa es que nuestras acciones contribuyan al desarrollo del poder de la clase trabajadora.
______________

Referencias

Armstrong, M. (2010). The origins of Socialist Alternative: summing up the debate. Marxist Left Review. https://marxistleftreview.org/articles/the-origins-of-socialist-alternat...

Choonara, J. (2007, 12 18). The United Front. International Socialist Journal. https://isj.org.uk/the-united-front/

Communist Workers Organisation. (2011). Spain 1934-1939: From Working Class Struggle to Imperialist Warhttps://www.leftcom.org/en/articles/2011-09-01/spain-1934-39-from-workin...

Cooper, S. (2021, 1 16). How We Fight to Win: The United Front versus the Popular Front. Left Voice. https://www.leftvoice.org/how-we-fight-to-win-the-united-front-versus-th...

Federação Anarquista do Rio de Janeiro. (2008). Social Anarchism and Organisation. Zabalaza Books. https://libcom.org/library/social-anarchism-organisation

Federación Anarquista Uruguaya. (1972). COPEI: Commentary on Armed Struggle and Foquismo in Latin America. Black Rose Rosa Negra Anarchist Federation. https://blackrosefed.org/copei-fau-foquimso/

Federación Anarquista Uruguaya. (2021, 2 18). 7 FAU Letters and Two Trade Union Documents. Anarkismo. http://anarkismo.net/article/32174?search_text=FAU+trade+union+documents

Federazione dei Comunisti Anarchici. (2003). Anarchist Communism: A Question of Class. The Anarchist Library. https://theanarchistlibrary.org/library/federazione-dei-comunisti-anarch...

Fernández, V. O. (1934). The Platform of the Workers Alliance. Libcom. https://libcom.org/library/platform-workers-alliance-valeriano-orob-n-fe...

Fighting Talk. (1996, 7). Arditi del Popolo - The First Anti-Fascists. Libcom. https://libcom.org/library/arditi-del-popolo-first-anti-fascists

Hallas, D. (1972). Against the Stream: The Origins of the Fourth Internationalist Movement. Marxists.Org. https://www.marxists.org/archive/hallas/works/1972/xx/against.htm

Hernandez, J. L. (1994). The Asturian Commune of 1934. Kate Sharpley Library. https://www.katesharpleylibrary.net/4f4rh2

Kokinis, T. A. (Forthcoming). An Anarchy For The South: Third Worldism, Popular Power and the Uruguayan Anarchist Federation. In Transatlantic Uruguay. Routledge Press.

Lawson, T. (2021, 3 7). Anarchists In A Workers Uprising: Italys Biennio Rosso. Libcom. https://libcom.org/library/anarchists-workers-uprising-italys-biennio-ro...

Malatesta, E. (2014). The Method of Freedom (1st ed.). AK Press. https://libcom.org/library/method-freedoman-errico-malatesta-reader-erri...

Palomo, R. Á. (2017, 3 23). Orobón Fernández and the Workers Alliance. Libcom.
https://libcom.org/history/orob%C3%B3n-fern%C3%A1ndez-workers-alliance-%...

Price, W. (2012). Left Communism: An Anarchist Perspective. The Anarchist Library. https://theanarchistlibrary.org/library/wayne-price-left-communism-an-an...

Samblas, R. (2005). Lessons of the Asturian Commune, October 1934. In Defense of Marxism. https://www.marxist.com/asturian-commune1934.htm

Sharkley, P. (2009). The Federación Anarquista Uruguaya: Crisis, Armed Struggle and Dictatorship 1967-1985. Kate Sharpley Library. https://theanarchistlibrary.org/library/paul-sharkey-the-federacion-anar...

Trotsky, L. (1922). The Question of the United Front. Marxists.Org. https://www.marxists.org/archive/trotsky/1922/02/uf.htm

Trotsky, L. (1931). For a Workers’ United Front Against Fascism. Marxists.org. https://www.marxists.org/archive/trotsky/germany/1931/311208.htm

Notas

1. Es decir, trotskistas, maoístas, autonomistas, sindicalistas, etc.

2. En particular, las llamadas "Guerras del Pan" de Barcelona, ​​orquestadas por un ministro estalinista, llevaron a la población de clase trabajadora de la ciudad a niveles cercanos a la inanición. La producción y distribución socializada fue aplastada y devuelta a los especuladores y la propiedad privada, diezmando la capacidad de muchas familias para alimentarse por sí mismas. Cuando la prioridad pasa a ser la comida, también hay menos tiempo para la política.

3. La larga historia de traición entre socialdemócratas y comunistas alemanes alimentó una relación hostil, más dañada por la oposición "ultraizquierdista" de Cominterns a los Frentes Unidos en ese momento. Esto tuvo terribles consecuencias. De manera similar, en Argentina, el trabajo antifascista se vio empañado por relaciones hostiles entre anarquistas y marxistas. Los anarquistas no trabajarían con los marxistas que no hablarían por sus camaradas encarcelados en Rusia. A veces, en el trabajo antifascista, puede ser más importante tragarnos nuestro orgullo.

4. Para más información sobre el Frente Unido Proletario y los límites de la acción colaborativa, ver Vernon Richards “Vida e ideas: Los escritos anarquistas de Errico Malatesta”, PM Press.

5. Por ejemplo, durante la acción revolucionaria, la organización antifascista y los movimientos sociales. Todas estas situaciones pueden requerir diferentes alianzas, estrategias y tácticas y no deben confundirse. De ahí la importancia del correcto análisis coyuntural.

6. Para un panorama completo de los acontecimientos de 1934 en Asturias, véase Matthew Kerry, "¡Uníos, hermanos proletarios! Radicalismo y revolución en la Segunda República española", University of London Press.

7. Es un mito común que la "antipolítica" anarquista significa ignorar completamente la política. En realidad, significa abstenerse de la política parlamentaria y luchar por los beneficios políticos utilizando métodos económicos, es decir, sindicalismo, huelgas, boicots y sabotajes en el lugar de trabajo. Si bien los sindicalistas pueden rechazar la "política" en ocasiones, la otra cara de este abstencionismo pueden ser las alianzas oportunistas.

8.Para una brillante crítica de la lucha armada terrorista, consulte el panfleto de Brisbane Self-Management Groups "No se puede hacer estallar una relación social", una alternativa publicada por la Australian Libertarian Socialist Organisation.

____________

Para Saber Más

La Estrategia Revolucionaria de "los Tres Frentes" y su organización - La Revolución Posible 13.5.2017

Pensamiento: Por la recuperación de los Comités de Defensa en la CNT 17.6.2013