La tarcoteca

La IDEA: Organizarse sin jefes; Anarquía!
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

martes, 17 de julio de 2012

Operación Pitiusa: Policía y CNI involucrados en trama de espionaje masivo


El Caso Pitiusa es la trama de corrupción más importante ocurrida en Europa. Por su amplitud, implicación y afectados. Ministerio de Interior, Defensa, Ciberseguridad, Hacienda, Bancos, Detectives privados, CNI, redes de poder... Es una trama transversal con infinitas ramificaciones y entrecruzamientos. 

Desde que saltó a la parrilla el Caso Pitiusa las imputaciones de delitos han pasado de los 70 iniciales a los 150 actuales. Policía, guardia Civil, Ejército y Servicios Secretos se confabulan para sacarse un jugoso sobresueldo. 

La Trama:
La trama tenía comprado a un ejército de informadores en Hacienda, Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Instituto Nacional de Empleo, el catastro, la Seguridad Social, Sanidad, Hacienda vasca, Tráfico, Registro de la Propiedad, juzgados, entidades bancarias, compañías eléctricas, empresas de alquiler de coches, agencias de viaje, compañías aéreas, Movistar, Orange e, incluso estaban a punto de conseguir un infiltrado en Visa y otras firmas similares.
Contaban con tan buenos informantes que incluso algún soplón les alertó en diciembre pasado de que la policía estaba tras sus pasos. En las actuaciones judiciales no figura ningún cálculo sobre el volumen de datos e informes con los que ha podido traficar esta red a lo largo de los años que llevaba operando.En el sumario tampoco consta un cálculo de cuántas personas han sido espiadas por esta red. http://politica.elpais.com/politica/2012/07/13/actualidad/1342214158_211012.html
El método:
La oficina del Inem de Badalona (Barcelona) no es como las demás. Allí, algunos funcionarios no solo atendían a los ciudadanos que buscan trabajo, sino que también hornean galletas, preparan empanadillas, fabrican camisetas y hacen fotocopias. Con esas palabras en clave se entendían cuatro funcionarios de esa oficina y Francisco García Pérez, Paco El Conseguidor, uno de los supuestos intermediarios de la red de tráfico de datos desarticulada en mayo pasado en la Operación Pitiusa. Los bancos eran los consumidores finales de un infinito listado de nombres, teléfonos e historias laborales que crecía mes a mes.
En el sumario del caso consta que una pareja de informadores, Ana Xicola y Eduard Ferrer Torres [agentes durmientes del CNI] , pasaban cada mes "hasta 2.500 y 3.000 consultas" a Paco, un funcionario jubilado que había trabajado en esa misma oficina como responsable de ofertas de empleo. http://politica.elpais.com/politica/2012/07/14/actualidad/1342300228_237426.html
Las víctimas:

Este breve fragmento muestra tan solo una de las miles de operaciones llevadas a cavo por la red. Empresarios, políticos, particulares y empresas. Amigos o enemigos: nadie escapa al Gran Hermano. Sus víctimas eras espiadas para sonsacarles información que después sería usada para manipularlos o simplementa para chantajearlos por dinero. Reiteramos la necesaria colaboración del CNI como suministrador de datos y sus agentes como los culpables y la extensión de este cuerpo hacia ramas públicas y privadas con el enrolamiento de agentes.
Un grupo de potentes empresarios de Andalucía estaba bajo la lupa de los miembros de la red Pitiusa, desarticulada por la Policía barcelonesa el pasado mes de mayo, según ha podido conocer El Confidencial. Un escueto SMS enviado el pasado 22 de noviembre entre dos miembros de la trama anunciaba: “Lío en Benalmádena”. Y reclamaba datos de diversos empresarios. Al día siguiente, otro SMS redundaba sobre el particular: “Gravísimo. Ruedas urgentes. Fernando Guerrero Ros, con DNI (...), con domicilio en Málaga. Su hermano Pedro Guerrero Ros, con DNI (...). Tienen su domicilio en Benalmádena. Antonio Valdés Cosentino, con DNI (...) y con domicilio en Macael. José María Martín Delgado, con DNI (...) y domicilio en Málaga capital. Manuel Payán Sánchez, con DNi (...) y domicilio en Granada”. En otras palabras, estaba pidiendo los datos confidenciales que hubiese de esos empresarios.

Los mensajes eran enviados por el cántabro Juan Antonio Rama, alias Juanito, uno de los cerebros de la trama, al detective Aitor Gómez, de Bilbao, que tiene excelentes contactos en la Guardia Civil y en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Los espiados no eran unos cualquiera. Martín Delgado fue el presidente de Air Andalus, catedrático de Derecho Financiero, consejero de Cultura con Manuel Chaves en los años 90 y posicionado como candidato del PSOE a la alcaldía de Málaga en las últimas municipales. Antonio Valdés es el Rey del Mármol, propietario de Tino Stone Group, una multinacional andaluza que exporta revestimientos a medio mundo (de sus canteras salió el material para las mansiones de Claudia Schiffer y Fabio Capello, el palacio El Rocío de Marbella, el hotel Ritz de Singapur y los palacetes de jeques del petróleo). Fernando Ros había sido directivo de Air Madrid y luego director general de Andalus. Su hermano Pedro era director de Prisa en Málaga. Y Manuel Payán es copropietario de la cadena Congelados El Veleta, de Granada. Lío en Benalmádena: potentes empresarios andaluces, espiados por la trama Pitiusa. El Confidencial 23.7.2012
Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal y consejero, entre otras empresas, de Amper, fue espiado el pasado septiembre por orden de Marcos de Pedro, consejero delegado de la consultora Neoris, que temía una ‘traición’ de varios de sus consejeros en una comida en el restaurante ‘Ten con Ten’ de Madrid. Dos mujeres, tras comprobar que la escolta de López del Hierro no rastrearía el local, colocaron los ‘cacharros’ y grabaron la reunión.
(...)El día de la comida, dos detectives del despacho de Olivera lograron colar una grabadora bajo la mesa. Se trata de María C. L., conocida como Meri, y de Mercedes H. S., más conocida como Mercè. Y la grabación fue un éxito. Después del ágape, recogieron el cacharro y se dirigieron a la sede de Neoris, donde entregaron la cinta a Jorge Escobar, uno de los apoderados de la empresa. El marido de Cospedal fue espiado en un restaurante dentro de una trama. Noticias de Cataluña 6.6.2012
La trama se extiende hasta la extorsión a la propia Telma Ortiz, hermana de la actual Reina Leticia.

Las cloacas del estado:
Numerosos dedos apuntan al entorno del Ministro Jorge Fernandez Díaz, hasta en lo más personal, como es la imputación de su excuñada Mercedes Gómez Angelats, o el nombramiento de Matias Bevilacqua para el Centro Nacional de Ciberseguridad. Todas las investigaciones giran entorno al NI, la Casa Grande, y ahí finalizan, estampadas contra el muro de secretos y mentiras levantadas entorno a la infame organización criminal.
Francisco García Pérez, apodado Paco el Conseguidor, era un destacado intermediario de la red de tráfico de datos. Para conseguirlos, tenía, entre otras personas, a Mercedes Gómez Angelats, de 56 años, excuñada del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, (hace años que está separada de un hermano de este). La policía grabó una conversación en la que Paco le informa a Gómez, funcionaria en el Inem de Badalona, de que “hay un cliente que quiere 2.500 [informes] al mes” y le pregunta cuántos podría pasarle diariamente. Ella responde: “Hombre, si el otro día hice 150...”
http://politica.elpais.com/politica/2012/07/15/actualidad/1342380736_609874.html
La conexión del CNI con este entramado es palpable, por ejemplo, en las conversaciones telefónicas grabadas por la policía al detective Aitor Gómez y un tal Tino en relación con una operación destinada a descubrir una red de contrabando de tabaco. Aitor Gómez es el hombre de la agencia Winterman en Bilbao [con sucursales en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza], mientras Tino aparece algo así como un colaborador de este en Ourense."Si vienen los del centro [de inteligencia CNI] es para dar cobertura al informante, no para organizar ellos nada
(...) Es simplemente de protección, porque no se fían de la Guardia Civil, que es lo que me dijiste", apunta el guardia al detective.
Otro de los imputados que mantiene contactos con el CNI es Matías Bevilacqua-Brechbuhler, que desempeña un papel fundamental en la trama de tráfico de datos. Bevilacqua, un hacker de 36 años y de origen argentino, hace trabajos para dos de los detectives que cayeron en la redada policial: Sara Dionisio y Juan Manuel Olivera. Todos ellos habían coincidido, junto al policía local Sergio Corcoles en la empresa Cybex. http://politica.elpais.com/politica/2012/07/14/actualidad/1342300228_237426.html
¿El Cerebro o la mano?
¿Quien es Juan Antonio Rama Menéndez? En los medio se presenta como un simple empresario que ha utilizado sus contactos con redes de detectives privados para malversar. Queda por aclarar cómo consiguió  las conexiones.

El caso no deja de recordarnos al escándalo de la Caso Cataluña de 2016, en que el Ministro del Gobierno Jorge Fernandez Díaz usaba una red Policial Informal de la DAO, Dirección Adjunta Operativa, Asuntos Internos, para conseguir información sobre políticos catalanes y boicotear el proceso de independencia. En ese caso se usó a uno de sus Comisarios, José Manuel Villarejo Pérez, cuya tapadera operativa es ser el propietario de una trama societaria, una red de empresas de la cual es presidente.

La Agencia de Protección de Datos ya abrió en 1999 un expediente sancionador al detective natural de Muros de Nalón por la cesión de datos personales a una empresa consultora, sin contar con el consentimiento de los afectados. La sanción no fue menor: 360.000 euros. Rama ya fue multado con 360.000 euros en 1999 por tráfico de datos
Juan Antonio Rama Menéndez, Juanito, de 53 años, un asturiano natural de Muros de Nalón pero establecido en Tarrueza, a dos kilómetros de Laredo (Cantabria), no necesitó oficinas ni secretarias para manejar la enorme red de compra y venta de datos reservados.Rama no tenía una estructura empresarial o comercial en la que sustentar su negocio. Su nombre aparece en varias páginas de Internet vinculado a una empresa de informes comerciales con domicilio en el número 31 de la calle de Recalde de Bilbao, pero estas señas son el despacho del detective privado Luis García, una mera tapadera. Los pinchazos teléfonicos de la policía demuestran que Juanito dirigía la organización desde su casa en Tarrueza, un diminuto remanso de paz. Varias cuentas de correo electrónico y su teléfono móvil eran sus únicas herramientas de trabajo. No declaraba sus ingresos y cuando algún cliente le pedía factura recurría al detective Ramón Cot Romera [Colegiado en Cataluña con el nº39 TIP nº 537] para que la emitiera. “Las intervenciones telefónicas sirvieron para concretar que Juanito es la pieza clave en torno a la que gira gran parte de la actividad delictiva de toda la organización criminal, cuyo papel de intermediación entre el cliente que necesita el dato y la fuente que lo contiene está por encima del resto”, afirma un informe de la Policía Judicial.
Juanito, el vendedor de privacidad| El Pís 13.7.2012
Jose Antonio apareció muerto el 16 enero 2014, "justo antes de sentarse en el banquillo" elconfidencial.com 27.2.2014. La versión oficial nadie se la cree:
Cuando me enteré de su muerte, hablé con la familia y me dijeron que tuvo una extraña infección por virus y que en el plazo de una semana se murió. Así, de repente”.
Otra fuente señala que “a nadie le interesaba que Juanito se sentase a explicar quién le encargaba cosas y a quién se las encargaba él. Pero también es verdad que, con los contactos que tenía, le sería infinitamente fácil simular su muerte y continuar operando con otro nombre”. Y otro detective subraya que “hablé con la familia y me dijeron que lo habían incinerado, por lo que, aun en el caso de que hubiese que investigar esa extraña muerte, no se podría porque no existe ya el cuerpo”.
Esto demuestra d

Red de detectives y miembros de CNI
Para cada “producto”, Juanito tenía uno o varios contactos.
Si necesitaba datos sobre titularidad de vehículos, matrículas, domicilios o antecedentes policiales o judiciales, recurría al detective Aitor Gómez San José, de la delegación de Winterman de Bilbao, que, según la policía, obtenía la información del guardia civil, de Vitoria, José Manuel Vidal Sánchez; o lo pedía a Genaro Simón Díaz, un agente de seguridad privada de Linares, que a su vez contactaba con el guardia civil Francisco Javier Río López. Juanito pagaba entre 90 y 100 euros y cobraba al cliente 150.

Cuando Rama necesitaba datos tributarios o fiscales de la Agencia Foral Vasca acudía al funcionario Fernando María Intxaustegui González, y si eran de la Agencia Estatal, a Ramón Cot Romera, detective de Barcelona, el que le hacía las facturas. Les pagaba de 1.300 a 1.700 euros y cobraba de 1.600 a 2.200, según los informes policiales.

Desde mayo a diciembre de 2011, Rama recibió en su cuenta del BBVA 106.149 euros, un negocio redondo. La mayoría de los ingresos procedían de su cartera de detectives privados, una larga lista de colaboradores en la que figuraban, entre otros, Raymon Doménech Miranda, Ángel Calderón Martínez, Sebastián Sacrest Mir y José María Castro Cabana, de Barcelona; María José Bolivar Berrocal, de Santander; Estíbaliz Piriz González, de Salamanca, y Manuel Escalona Jiménez, de Sevilla. La Agencia de Protección de Datos le había abierto un expediente sancionador en 1999.Los datos con perfil social o laboral los obtenía a través de Tomás Ripoll Espiau, otro presunto miembro de la organización, que acudía a Ramón Cot o a la madre de este, Carmen Romera, ambos de Barcelona y con contactos en organismos oficiales. Para la sensible información telefónica, si era de Vodafone, recurría a Cristian Iban Ortiz Hurtado, cargo de la empresa en Bilbao; si era de Movistar, a Genaro Simón Díaz; si pasaba por Orange, al detective Rafael Palencia Mochales, de Madrid. Juanito pagaba entre 120 y 350 euros y cobraba entre 180 y 600. A veces los informes llegaban hasta 1.500 euros. Juanito, el vendedor de privacidad| El Pís 13.7.2012
 Repercusiones desconocidas

Aún no se ha cuantificado la magnitud del delito, ni en dinero, ni datos robados, ni personas afectadas por el espionaje. Si han sido capaces de infiltrarse en el Inem, Hacienda, juzgados o policía pueden haber accedido a virtualmente cualquier tipo de información de cualquier persona del país. Sus principales clientes eran bancos, preocupados por la solvencia de sus clientes. La desconfianza hace pensar en la capacidad de la red para poder robar datos médicos y vendérselos por ejemplo a empresas aseguradoras o a los mismos bancos en cuyas hipotecas incluyen seguros de vida.
La progresión geométrica en la que aumentan los imputados indica que se trata solo la punta del iceberg. La organización parece no tener cabeza, es decir, todo parece indicar que se comenzó con el sistema de sustracción y venta de datos y que por boca a boca hizo efecto llamada. En poco tiempo fue tan grande que sus tentáculos envolvieron a personas de dudosa reputación y peores intenciones. Se les fue de las manos sin ningún tipo de control.

Servicios Secretos descontrolados

Una vez más se reafirma el descontrol total sobre los Servicios Secretos del estado, en el que son descubiertas involucradas en una operación criminal tras otra. En este caso mientras se investigaba un caso de tráfico de tabaco. En la operación se han visto implicados prácticamente todos los cuerpos: Agentes judiciales, Policía nacional, Guardias civiles, militares e incluso agentes secretos.


Queda de manifiesto quién vigila al vigilante: nadie.
__________________
Publicado el 17.7.2012, última actualización 19.1.2017

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Jordi Parera1 de septiembre de 2016, 16:34

      Más de tres años después de este reportaje (y cinco desde que se iniciara el
      sumario), el juicio por el Caso Pitiusa sigue sin celebrarse. ¿Habrá mano
      negra? Me temo que sí. ¿De la Policía? Lo más seguro. He llegado casualmente
      a este blog, porque me he visto seriamente dañado por el informe falso de un
      detective privado corrupto (Ramón Cot Romera). Por cierto, uno de los
      cabecillas de la trama Pitiusa. Porque la realidad es que esos detectives
      imputados siguen teniendo la tarjeta TPI de la Policía que les permite
      continuar haciendo sus negocios sucios. Increible, ¿verdad?

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. DEBIDO A LAS QUEJAS LEVANTADAS POR EL POST NO SE ADMITEN COMENTARIOS.
    GRACIAS POR VUESTRA COMPRENSIÓN

    ResponderEliminar
  4. Recuperamos el Comentario de Jordi Parera.
    El día 18.1.2017 recibimos un email de Ramón Cot pidiendo que retirásemos por injurioso y difamatorio. Ramón y Jordi están en litigio judicial.
    En un principio lo eliminamos por miedo a represalias, Ramón es detective.
    Pero ahora reconocemos que las opiniones expresadas, positivas, negativas, verdaderas, falsas, erróneas, intencionales o no, son opiniones y no se pueden censurar solo por que no nos gusten. Tampoco ha habido ensañamiento, acoso ni insulto.
    Por lo tanto le pedimos disculpas a Jordi e invitamos a Ramón a responderle si lo cree conveniente.
    Salud!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...