La tarcoteca

La élite sabe bien que la “izquierda” pone el intermitente a la izquierda pero gira a la derecha.
Pablo Heraklio & Cols, PHkl/tctca. C' mon, Contact at Tarcoteca @ riseup.net

domingo, 26 de noviembre de 2017

Estado-Nación: Post Mortem. Análisis de la Estrategia de la Balcanización

El analista Andrew Koribko expone magistralmente su teoría sobre la función de la balcanización en el diseño de las Guerras Híbridas del S.XXI, su diferencia con los movimientos insurgentes antiimperialistas tradicionales, para acabar planteando su hipótesis, dentro de un contexto de pérdida de hegemonía de Estados unidos y surgimiento de una hegemonía multipolar. El problema es que su teoría se ajusta tanto a la realidad que asusta.

Estados Unidos destruirá por igual a Aliados y Adversarios Antes que permitir su integración en la Nueva Ruta de la Seda. 

Estados Unidos necesita frenar al máximo la consolidación del proyecto chino de la Ruta de la Seda; que China considera civilizatorio y no solo económico. USA debe evitar la articulación económica eurasiatica, de Lisboa a Beijin, lo cual supondría para USA la pérdida de materias primas y mercados, y el sorpaso por las potencias euroasiáticas; es decir, una catástrofe para sus élites. Por ello sigue una política de balcanización de los socios chinos del proyecto, lo cual implica la destrucción de sus Estado-Nación. Esto no ha hecho más que empezar. El autor espera por ello una oleada de conflictos internos tipo guerras de razas como sucedió en la antigua Yugoslavia como ensayo general y que se ha repetido desde entonces a lo largo del globo. Estos afectaría a la propia Rusia y China, así como a sus socios, por décadas o centurias. Muestras Actuales las tenemos en Siria, Myamar o Chechenia.

En un contexto de degradación económica y ambiental, que lleva a la agitación social, para promover el conflicto interno se necesita: 1) medios de comunicación para transmitir ideas y 2) una idea que anime a la acción en una dirección; se necesita agitar ideológicamente las naciones. Destacan entonces dos ideas clave: el nacionalismo y el militarismo; componentes fundamentales del fascismo.

No solo la balcanizacoón ocurre por motivos políticos. Las dinámicas de desarrollo económico llevaron a los Estados-Nación a concentrar las medios de producción en regiones muy concretas, los denominados clusters o conglomerados; como proponen numerosos economistas, como Niño Becerra [vídeo]. Al perder el Gobierno poder en favor de los poderes económicos y financieros se acentúan los desequilibrios hasta el punto de fractura del Estado-Nación. Se corrobora al notar que son los clusters las áreas donde se observa mayor auge del nacionalismo, como en Europa el área del bajo Rihm, Lombardía y Padania, la zona de Parías, Flandes, Cataluña o Escocia.

Algo que me exaspera hasta el extremo durante el artículo es su incesante alusión a la "identidad", un claro neologismo de moda tomado de la derecha mimética y mediática para evitar decir "etnia" o directamente "raza". Aún así el proyecto de "Mundo Gueto" [12] requiere separarnos aún más, no es suficiente aislarnos por etnias, lenguas, religión, origen, sexo o clase social, sino que debe conseguirse el aislamiento individual y físico uno a uno que impida la respuesta coordinada. Esta es la misión de los medios alienantes, el trabajo, escuela, el ocio y las redes sociales.

Combatir la alienación y su nidamiento en cada unx de nosotrxs es trabajo personal y colectivo. Es necesario conocer la verdadera cara del adversario, sus objetivos, maniobras e intereses. Es posible neutralizar su propaganda, su ideología e incluso la represión si sabemos quiénes son y cómo actúan. Es posible devolverle golpe por golpe.

Salud! Pablo Heraklio/tctca
_________________
Traducción Tarcoteca - The Nation-State: Post-Mortem | OrientalReview.org, Andrew KORYBKO, 24.11.2017 via GR

La "balcanización" es bastante simple de comprender y está muy relacionada con las Guerras Híbridas [1], ya que básicamente no es más que un conflicto de identidad [etnocultural] provocado externamente y que explota las diferencias de identidad preexistentes con fines geoestratégicos.

La "balcanización" es la perversión del anticolonialismo usado como arma al llevarse a su extremo, y está siendo usada por el menguante Orden Mundial Unipolar para dividir y conquistar el Hemisferio Oriental a fin de prevenir el surgimiento natural de bloques civilizatorios multipolares como el resultado inevitable del impacto de la Globalizacion provocada por la Ruta de la seda.

La tendencia ascendente de los movimientos separatistas y autónomos en Europa occidental, cuna del sistema de nación-estado moderno, ha suscitado la preocupación a que se acerque el fin de la era del estado-nación.

Origen

Para ser claros, un estado-nación no es lo mismo que un estado étnico, aunque a veces hay una superposición, como en los casos de Polonia, Hungría, Croacia, Armenia, las Coreas y Japón, por ejemplo. Sin embargo, el estado-nación es un fenómeno relativamente nuevo que debe su origen a la Era del Romanticismo que comenzó después de la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, donde las Grandes Potencias europeas se inspiraron más tarde en promover un sistema identitario centralizado en sus propios reinos continentales etno-regionalmente diversos.

El consiguiente aumento del nacionalismo basado en un Estado finalmente dio paso a un puñado de nuevos países europeos después del final de la Primera Guerra Mundial, mientras que en la década y media siguiente a la conclusión de la Segunda Guerra Mundial vio el crecimiento explosivo de docenas de nuevos estados todos a través del "Sur Global" (el "Tercer Mundo").

Estas entidades políticas recién creadas llegaron a la escena geopolítica mucho más tarde que sus contrapartes europeas, y muchas de sus fronteras fueron arbitrariamente decididas por sus antiguos amos imperiales. Como resultado, una multitud de identidades altamente diversas y, a veces incluso hostiles, se vieron obligadas a juntarse como una misma unidad administrativa en contra de su voluntad. Parte de los estados-nación recién creados que repentinamente se formaron no tenían experiencia en suavizar las diferencias identitarias y establecer una narrativa nacional inclusiva. En lugar de ser pacientes [con los nuevos Amos¿?] y darles a las nuevas autoridades el tiempo que necesitaban para corregir las divisiones de la era imperial que los europeos explotaban dentro de sus territorios, algunos grupos recurrieron a la insurgencia armadas para tratar de liberarse de las naciones-estados que habían sido formalmente formó una parte para crear sus propios étnicos étnicos exclusivos [es decir, darles tiempos para explotarlos por ellos mismos]. Esto representó el comienzo de la tendencia de "balcanización", que buscaba capitalizar el antiimperialismo que le había inmediatamente precedido .

De la insurgencia internacionalista a la nacionalista

El pretexto "orgánico" o "natural" para la "balcanización" es que un grupo minoritario supuestamente marginado quiere crear su propio Estado, pero la motivación maquiavélica que generalmente está detrás de esto es que un poder externo tiene interés en dividir y gobernar un territorio determinado, por lo que a menudo toma la decisión de respaldar su "balcanización".

Lo que es importante mencionar en este contexto es que las tácticas militares de "balcanización" en realidad no difieren demasiado de las asociadas con el anticolonialismo, ya que ambos tipos de conflictos se libraban tradicionalmente a través de insurgencias. La diferencia clave, sin embargo, es que las insurgencias anticoloniales se lucharon para crear entidades políticas inclusivas con identidad diversa que podrían tener la oportunidad de convertirse en estados nacionales en el período posterior, mientras que las insurgencias de "balcanización" apuntan a forjar una Estado central de identidad exclusiva.

Para explayarnos un poco sobre este punto, fue en general la Unión Soviética la que apoyó las insurgencias anticoloniales en todo el mundo, debido a la superposición ideológica compartida que estas luchas solían compartir con la causa comunista; aunque la dinámica insurgente comenzó a cambiar de dirección cerca de la última década de la Guerra Fría debido a la Doctrina proto-Reagan de Jimmy Carter al sentar las bases para orquestar insurgencias anticomunistas en estados pro soviéticos del "Sur Global" como Afganistán, Angola, Camboya, Etiopía, Mozambique y Nicaragua [la contra]. Después del fin de la Guerra Fría, las insurgencias generalmente se convirtieron en dominio de los actores anti naciones-estado que luchan por separarse de los estados étnicamente diversos para establecer sus propios feudos étnicos exclusivos. Este fue ciertamente el caso en la ex Yugoslavia con Eslovenia, Croacia y la histórica provincia serbia de Kosovo, aunque los ejemplos de Eritrea y la región meridional nigeriana de "Biafra" son excepciones notables porque ocurrieron a mediados de la Guerra Fría y no después.

En cuanto a los kurdos, que comúnmente englobados en este contexto, su proyecto separatista de "Kurdistán" siempre funcionó como un "segundo Israel geopolítico" [2] [Estado-Nación Confesional Laico], sin importar qué partido lo respaldara en un momento dado, aunque su causa se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años en la medida que EEUU promueve la "balcanización" del Medio Oriente a través del "Blood Borders" [3] [Proyecto no oficial de rediseño de las Naciones Estado de Oriente Medio realizado por el Lt.Col. Ralph Peters en la AFJ de junio de 2006 para el Pentágono] y la revisión del Acuerdo Sykes-Picot que estableció los estados-nación modernos en el Medio Oriente. Aceptando ésta y algunas otras excepciones (Eritrea, "Biafra") al modelo articulado, la tendencia predominante es que las insurgencias anticoloniales antioccidentales durante la antigua Guerra Fría han dado paso a guerras híbridas de "balcanización" pro-occidentales en la Nueva Guerra Fría cuando el principio de "separación" es pervertido y usado en forma de arma al explotar el sentimiento antiimperialista.

La Nueva Narración

La nueva narración es que las autoridades estatales poscoloniales son "imperialistas internos" a quienes se deben oponer los "anticolonialistas" minoritarios etno-regionales, con una única "solución" de separarse del estado "imperial" para alejarse así del "Sur Global", tal como lo hicieron sus predecesores con su contraparte europea hace décadas.

Si la "comunidad internacional" (Occidente) no apoya rotundamente su deseo de una era Woodrow Wilson de "autodeterminación", de un estado independiente, por las razones geoestratégicas contextuales que sean, entonces el plan alternativo es dividir internamente el Estado objetivo a través de "Federalismo de identidad" ("Bosnificación") [4]. La ironía de todo esto es que estos procesos solían tener lugar exclusivamente dentro del "Sur Global" y en los antiguos países comunistas del "Segundo Mundo", de Yugoslavia y la URSS, pero ahora se han retornado a la cuna del Estado-nación del "Primer Mundo", Europa occidental, con los casos de Cataluña [5] y Flandes[6].

Curiosamente, como se argumentó en los dos hipervínculos anteriores del autor, la "balcanización" de Europa, el paso de un bloque de estados nacionales a una "federación de regiones" también forma parte de un esquema geopolítico más amplio de división y control, ambos practicados por el "marxismo cultural" de la UE [7]- la élite globalista y los estrategas unipolares de Estados Unidos -.

Objetivo de la Balcanización

La fragmentación de una amplia colección de estados-naciones inclusivos con diversidad de identidades [etnias] (por ejemplo, España, Francia, Alemania, etc.) en Pequeños Estados exclusivos centrados en la identidad, está diseñada para revertir el impulso multipolar impulsado por Rusia y China como pioneros de grandes bloques inclusivos de identidades, como por ejemplo, la Unión Económica Eurasiática SCO; integrados ambiciosamente a través de la doctrina global One Belt One Road de Beijing por medio de la conectividad de la New Silk Road.

Oleada balcanizatoria mundial y destrucción del Estado-Nación

El emergente Orden Mundial Multipolar [8] aspira a superar el plan estadounidense de "Choque de Civilizaciones" para dividir y gobernar el Hemisferio Oriental mediante la promoción de una "Convergencia de Civilizaciones" [9] que busca estabilizarlo.

El resultado final de la Globalizacion de la Ruta de la Seda, impulsada por China y su contraparte occidental respaldada por Estados Unidos, es un Orden Mundial Civilizatorio [10], aunque con diferentes acuerdos geoestratégicos y lealtades; ya que el chino será un bloque definido por menos actores pero más diversos, mientras que el estadounidense lo será por múltiples actores aunque más homogéneos.

El secuestro por parte de Washington del espíritu popular mundial [por medio del nacionalismo y el militarismo] es parte de su plan para explotar estratégicamente ciertos movimientos y utilizarlos para destruir la Nuevas Rutas de la Seda que son necesarias para respaldar el futuro sistema internacional liderado por China. Además, la "balcanización" de los Estado-Nación con identidad diversa socios de China por los que transita la Ruta, junto a ella misma y las periferias euroasiáticas, alentarán también las fuerzas centrífugas dentro de sus propias fronteras, que en conjunto representan la militarización de la teoría del caos [11] por el decreciente Orden Mundial Unipolar que intenta retrasar indefinidamente su reemplazo por el Multipolar.

El desenmarañamiento del Estado-nación tendrá profundas consecuencias en el futuro de las Relaciones Internacionales y, en particular, en las Grandes Potencias Multipolares con diversas identidades que impulsan la diversificación de las partes interesadas en el Orden Mundial Multipolar. Sin embargo, como la "coincidencia" geo-demográfica lo haría, el Hemisferio Occidental está ámpliamente aislado de vulnerabilidades similares a la Guerra Híbrida debido a su composición comparativamente más homogénea en identidad de los "mestizos" latinoamericanos que reemplazaron a los nativos tras el genocidio de los el habitantes originales por los conquistadores. Aunque los EEUU son mucho más multiculturales que sus homólogos del sur a pesar de matar también a la mayoría de sus propios nativos, su población etno-regional diversa es trasplantada desde el "Viejo Mundo" y no tiene tanto "interés histórico" en la separación territorial como sus homólogos del hemisferio oriental, por lo que es muy poco probable que sufra un retroceso "balcanizatorio" de la misma forma (calificador clave) que inflige a otros por medio mundo.

En conjunto, la relativa resistencia estructural del hemisferio occidental a la Guerra Híbrida "Balcanizadora"y a los conflictos separatistas con apoyo externo posicionan a sus masas continentales norte y sur para funcionar colectivamente como la "Fortaleza América" ​​de EEUU en caso de que Washington necesite retirarse a un reducto geoestratégico en caso de que su rearme de la la teoría del caos tenga éxito en desestabilizar totalmente el Hemisferio Oriental después de disolver sus estados-nación [como en Libia, Irák, Afganistán..].

Las Américas tienen los recursos y la población para seguir siendo autárquicas de Afro-Eurasia, aunque con la condición de que se implemente un alto grado de "planificación central" para poder utilizar de manera más eficiente sus activos. En este escenario distópico, la serie de cambios de régimen regional "Operación Condor 2.0" [12] en América Latina puede entenderse como la preparación prudente de las bases para el futuro dominio de Washington sobre estos dos continentes con el fin de estar en la mejor posición posible para restablecer "Pax Americana "después de la muerte del estado nación.
______________

‘US drops Kurds like hot potatoes after ISIS power wanes’ — RT

2 comentarios:

  1. Creo que es más fácil observarlo en nuestro propio país con "Catalonia", es la misma película.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejor ejemplo. Incluyo en el post una alusión al caso, con economica cataloniano incluido.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...