La tarcoteca

Vive despacio, muere cuando sea
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

martes, 30 de abril de 2013

Conoce a tu enemigo: la ética de los CEOs y el crimen organizado


Fragmento del artículo "Crisis financiera y ética empresarial".
Las grandes corporaciones tienen un departamento de ética, tienen un credo ético y pagan a empresas especialistas en ética empresarial para que diseñen los códigos más adecuados a su operativa. Las éticas corporativas (la mafia siciliana, la camorra napolitana, las organizaciones paramilitares y también las bandas callejeras tienen sus códigos éticos) son necesarias para desarrollar una serie de valores, justificaciones, códigos de comportamiento y reflejos automáticos entre sus miembros para que sus actuaciones resulten predecibles y ajustables y fortalecer de esta manera el conjunto de la corporación.
A medida que el sistema entra en su fase terminal "criminal-capitalista", su "ética" tiene cada vez más puntos en común con los códigos "éticos" del crimen organizado. Ambos comparten elementos clave para su funcionamiento como son la opacidad, los paraísos fiscales, la manipulación contable y la adicción maniática al juego y a la desregulación.
La ética empresarial y las escuelas de negociosLa ética empresarial se enseña en las universidades de negocios y se pueden realizar masters en la materia. Los profesores explican los beneficios que tiene la ética en los negocios. La entrada "business ethics and compliance", en Google registra 185.000 sitios. Pero las actuaciones de los CEOs de las grandes corporaciones a veces no resultan tan predecibles y ajustadas a los códigos que publican o a los cursos en liderazgo moral que lucen en sus currículums, y sus conductas obedecen a menudo a interpretaciones bastante laxas de los mismos.
Pero lo cierto es que las millonarias indemnizaciones para capitanes que dejan barcos en zozobra, maniobras de dudoso decoro a la hora de vender acciones y poner a buen recaudo el capital propio, tráfico de influencias, uso de información privilegiada, autoasignaciones millonarias en stock-options, cuentas en paraísos fiscales... encajan a la perfección en los códigos éticos consustanciales a la operatoria actual de la multinacionales. Las siglas MBA que lucen los agresivos ejecutivos han alcanzado su verdadero significando con la crisis: "Me Before Anyone".

Las escuelas de negocios aducen que se trata de casos individuales. Sin embargo existe un feed back constante entre el "inmaculado" mundo académico y la truculenta industria financiera. La contaminación de los estudios MBA por parte de Wall Street es el resultado más evidente de la nueva ética empresarial. Muchos docentes combinan sus cátedras con remunerados puestos en consejos de administración o gubernamentales. Martin Feldstein, profesor de economía de Harvard, había asesorado a R. Reagan y era un ejecutivo de AIG. Laura Tyson, docente en Berkeley, dirigió la política desreguladora de Clinton para luego sacar tajada trabajando para Morgan Stanley. Larry Summers, la misma encarnación de los superderivados financieros, el organizador del saqueo de Rusia, asesor de varios fondos hedge, es el presidente de Harvard.
En 2006, un fuerte olor a podrido se desprendía de las finanzas islandesas. El banco Danske de Copenhangen describió a Islandia como una economía geyser a punto de explotar. Pero para el neoliberalismo la información es algo a privatizar. La Cámara de Comercio islandesa encargó sendos informes a Frederic Mishkin, renombrado economista de la Columbia Business School (124.000 € por el estudio) y a Richard Portes de la London Business School, que confirmaron entusiásticamente los sólidos fundamentos de la buena salud de la banca islandesa. El economista neoliberal Arthur Laffer afirmó sin cortarse un pelo que "la economía islandesa debería ser un modelo para el mundo".
No son empresas, no son empresarios, no son gente respetable, no son listos, no son ricos, no son triunfadores.
SON SOLO DELINCUENTES 

2 comentarios:

  1. Delincuentes... subalternos. Porque los delincuentes Mayores permanecen ocultos y silentes. Pasó Hitler, delincuente subalterno, pero no Krupp, ni Thiessen, ni Quandt... Paso Franco, otro delincuente subalterno, pero no March, ni Koplovich, ni Aristrain... Paso Mussolini, delincuente subalterno, pero no Agnelli, ni el Papa... Las grandes, viejas y consolidadas fortunas surfean sobre la historia no importa cual sea el signo de la ola. Estrictamente hablando, o tal como nosotros la concebimos, no existe "una ética" en esas esferas. El que fuera presidente del gobierno británico, Benjamin Disraeli, lo expresaba implícitamente al declarar que "Inglaterra no tiene aliados, tiene intereses." Allá arriba, en el vértice de la pirámide, silente y hierático, el equilibrio roza la perfección, los átomos del núcleo del poder se mantienen estables, no por "principio" sino en razón de sus intereses. La pirámide se vuelve más y más inestable conforme nos aproximamos a su base, pero es de esa inestabilidad de la base, de la fricción (trabajo) que en ella se genera, de la que se nutre y sobre la que se sostiene la cima. Hacer que ésta se tambalee requeriría proyectar hacia ella una ola de inestabilidad de colosal magnitud. Algo así ocurrió en Rusia en 1917, pero no llegó a alcanzar a Europa central ni al Reino Unido, que era donde el poder financiero mundial tenía su sede.

    Tu artículo es muy interesante y sus ramificaciones muy complejas, pero, en la medida de lo posible, es bueno y necesario saber cómo se producen, porqué y de dónde provienen ciertos "seísmos".

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien indicas los poderosos establecen lazos de intereses, no de amistad, ni ideología ni de ningún otro tipo. El interés excluye el resto de motivaciones, relegándolas a un segundo lugar, y eso es algo que el ser humano no es capaz de comprender.
      Cuanto más cala la ideología de la oligarquía en la sociedad, por medio de la comunicación de masas, más se parece a ésta olvidando sus principios.
      La fricción puede crear olas, pero la oligarquía siempre contó con los diques de la policía y el ejército, ese es su poder, ese es el poder.

      El artículo lo he tomado prestado del Blog Cáncer Capitalista, uno de mis favoritos.

      Salud.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...