La tarcoteca

by Pablo Heraklio, PHkl/tctca. Contact at Tarcoteca@riseup.net

martes, 4 de mayo de 2021

España en Guerra: disputa estratégica contra Marruecos por los Fosfatos de Sangre del Sahara. Extractivismo, la nueva Recolonización

Juan Carlos I pasará a los Anales de la Historia como uno de los peores y más abyectos monarcas, resumen de una época. Mató a su hermanoalejó a su padre de la corona, se vio involucrado en la muerte de su primo, urdió varios golpes de estado en su país, otros tantos en el extranjero, orquestó junto con estamentos militares los GALcondecoró a todos los dictadores que pudo, también a torturadores y asesinos, traficó con armas y se sirvió de su posición para defraudar su fortuna personal, haciendo más servicio a Suiza que a España. Nos dejó gozar de un maravilloso estado infestado de fascistas en los altos mandos militares, policiales, judiciales, políticos y empresariales, donde los criminales de guerra quedaron impunes y fueron amnistiados sin juicio; evitando el que se reconociese o compense a las víctimas. Esta infestación se convirtió en la oligarquía dirigente actual, a la que después se unieron los representantes de las distintas corporaciones internacionales.

Pero eso no fue lo peor. Su estrechez de miras y codicia personal sitúan a las oligarquías españolas en medio de un conflicto internacional que se dimensiona y crece cada día. Hace 45 años Juan Carlos I "canjeó la ex colonia a cambio de poder mantener la corona - canarias-semanal.org" 2021. Ahora España se ve envuelta en la Guerra del Sahara por el control de los Fosfatos de Sangre.

En Marruecos se juega un importante partido Geopolítico por la seguridad alimentaria global, a la altura de el control de las reservas de petróleo. Tal vez más. "Tres países, China, Estados Unidos y Marruecos controlan el 67% del total mundial, correspondiendo a Marruecos el 15%"-Ecología Política 2012. Parte de los fosfatos explotados tanto por Marruecos como por USA son expoliados del Sáhara Occidental. El polvo de estas tierras fertiliza naturalmente amplias zonas del planeta, otros continentes, desde el Amazonas a Europa o África. Las sales concentradas de los fertilizantes contaminan acuíferos y terrenos, generando eriales, aguas muertas, y necesitando constantes rectificaciones químicas. Está pues en juego también la propia funcionalidad de los ecosistemas globales.

Conflicto Militar Internacional

Un conflicto ya no comercial, sino militar abierto pero silenciado por lo que ya se han llamado Fosfatos de Sangre, iniciado el 4 nov 2020 con la declaración del Estado de Guerra del Frente Polisario.

En esta guerra estamos viendo actores como USA, Francia, Israel, China o España metiendo presión política y militar. Más allá del gas y el petróleo está el negocio de los fertilizantes mundiales, las potasas, fosfatos, los compuestos nitrogenados en tierras saharauis.  Detrás de los fertilizantes está toda la industria agroquímica trasnacional, los Big-Agri: Cargill, Monsanto, Nutrien, Northwach, Paradeep Phosphates, Ballance-Agrinutriens. Las arenas saharauis son transportadas por todo el mundo y tratadas de mil maneras para obtener los fertilizantes que son consumidos por la agricultura intensiva desde Murcia, Huelva, Castilla y León o Aragón a Nigeria, Nueva Zelanda, Australia, Egipto, India o China, afectando así a la seguridad alimentaria de estos países, y de ahí su importancia geopolítica..

El tamaño de la contienda

Este es el tamaño de la contienda, USA ha enviado su Sexta Flota
Ha tomado las Islas Canarias como punto de control de las exportaciones provenientes del Mediterráneo y norte de África. Ya está maniobrando y mostrando su dominio de la zona: 

Algo sabían. USA posee una base en la frontera Marroco-saharaui, la base de Tan Tan, de 2008, al norte:
Desde 2012 emplea las Islas Canarias como su abrevadero oeste:
Cierra la pinza sur al control de la zona con el plan de construcción de una nueva base al sur de la zona:

Francia mantiene al este un gran contingente en Mali, Sáhara central, para asegurarse el control de las minas de uranio, fertilizantes y el Sahel norte, a pesar de las protestas populares. 

Marruecos es un fiel aliado de Estados Unidos desde los tiempos de Hasan II y proporciona a sus corporaciones los recursos naturales expoliados a su propio pueblo y al Saharaui. Es tanto aliado como competidor de España:

En este estadio de la contienda España provee de armas tanto a Marruecos como al Frente Polisario mientras negocia con Mohamed IV el futuro de las empresas que explotarán las potasas y fosfatos. Todo en su sitio:

Rusia no se ve tan afectada ya que su agricultura es extensiva y se desplaza hacia sus distritos siberianos. China es parte interesada, pero por ahora no parece pronunciarse, aunque tarde o temprano se verá afectada. Todos tienen un plan.

Extractivismo trasnacional, el nuevo Colonialismo

Los intereses de España son muy claros:
Representan a los intereses europeos y se posicionan en contra de los intereses marroquíes; y de los saharauis.

Como se puede comprobar, el maldito Ibex35 es la mano que mece la cuna. Aquí algunos infames protagonistas: Abengoa/Javier Benjumea, Acciona/JM Entrecanales, Gamesa-Siemems/ Andreas Nauen. Aunque también otras menos conocidas como FMC Foret/Mark Douglas-Javier Carratalá, Jealsa/Elena Chamorro, EuroPacífico, Granintra/Luis Jimenez Chirino, IsoFotón/Carlos Zambudio Jimenez, Ership/Gonzalo Alvargonzalez Figaredo, NETMAR/Ángel Riva Fierro, Meripul/Conrado Merino Inyesto o Troulo entre muchas otras. Constructoras, pesqueras, energéticas, agroquímicas; y militares: Expal (explosivos)/Jose Luis Urcelay Verdugo, MAXAM  (explosivos)/ el mismo Urcelay con Juan Carlos García Lujan,  Instalaza/ Leoncio Muñoz Bueno, MBDA (misiles)/ Eric Beranger, SAPA (artillería)/ José María Berasategui Liceaga, Indra (electromecánica)/ Fernando Abril-Martorell. Todos ellos comparten un conjunto de intereses cruzados mucho más allá de lo monetario, en lo estratégico, ya que está en juego el control del comercio en la zona y el acceso a alimentos a bajo precio que le interesa a países como Alemania, Francia o USA. Por separado no, pero juntos y apremiados por terceros son capaces de mover la maquinaria estatal española para forzar un despliegue de fuerzas militares en la zona.

Conflicto silente, España en una Guerra proxy

Lo que va a suceder en los próximos años en Marruecos y el Sáhara, en liza por los recursos naturales, afectando a Argelia, Mali e incluso Túnez, es resultado directo del proceso de descolonización y Recolonización en ciernes. Este proceso colonizador en España se llamó Imperio y el descolonizador Decadencia del Imperio. Este nuevo movimiento recolonizador se llamará Desastre.

Los intereses de España, de sus oligarquías, vuelven a ser transmediterráneos y se vislumbran conflictos abierto con envío de tropas en el medio-largo plazo. España, los empresarios explotadores, ansían los fosfatos, a mandato estratégico de las potencias europeas, cuyo acceso les fue cortado por culpa de la pueril Maniobra del Bribón. Si el Sáhara hubiese sido debidamente descolonizado las empresas españolas abrían explotado con tranquilidad esos recursos y conseguido un gran premio geoestratégico, manteniendo una postura defensiva y de contención contra Marruecos. Lo cuál le habría dado acceso a otro tipo de contratos y prebendas, como canjes por cupos pesqueros, agrícolas o hidrocarburos. Un As en las negociaciones internacionales. La pérdida no solo fue milmillonaria, fue estratégica, comparable a perder el Estrecho de Gibraltar. Esto lo pueden entender hasta los fascistas más fanáticos.

Demasiado poder sobre una sola persona. Debido a la torpe y codiciosa maniobra del Borbón ladrón las oligarquías españolas, representantes de poderes internacionales interesados en la liza, solo hay que ver la composición de sus consejos de administración, entran en conflicto con Marruecos, siendo USA el árbitro. Han de adoptar una postura ofensiva, lo cual implica propio desgaste; disminución de beneficios y asunción de pérdidas de todo tipo. Para ello necesitan apoyo militar y justificar el intervencionismo:
-arman a Marruecos y al la República Árabe del Sáhara Democrática RASD, 
-promocionan el conflicto y la agresión mutua. En un principio el objetivo es contener la contienda en los dos países pero mantener la amenaza de una extensión a los colindantes.
-se capacitan para interrumpir la explotación de recursos, amenazando con forzar la intervención de terceros; léase UE-OTAN.

España regala armas a Marruecos, un regalo envenenado. España proveerá de armas a cambio de commodities y dinero, sangrando a  ambos adversarios. Para ello es imprescindible aumentar la tensión entre los púgiles; la cual suele implicar atentados en ambos países, posiblemente usando alguna fracción de la red Al-Qaeda/Stay Behind.

Este rearme será contraproducente estratégicamente en un futuro. Pero a quién le importa, si por ahora cuadra el balance trimestral. España, granero de Europa, cuenta con el apoyo de la UE, y llegado el momento jugará su carta con la OTAN, lo cuál le da ventaja. 

Si esta guerra no ha trascendido es por una parte por el cerrojo mediático, ya que las mismas empresas que invierten y financian a medios masivos son las que invierten y financian a las Agroquímicas y empresas expoliadoras anteriormente mencionadas: banca armada como BBVA, Banco Santander, LaCaixa Bank; el propio Ministerio de Defensa de España; fondos de inversión, cobertura y capital riesgo internacionales como Black Rock, Vanguard, Capital, JP Morgan, Berkshire Hathaway. Y la política de reclutamiento profesionalizado, que transforma al ejército estatal en un ejército mercenario al servicio de estas oligarquías; que cubre de un manto de opacidad e impunidad toda intervención militar. Estamos en la fase silente.

¿Cuándo veremos un conflicto abierto? 

Es decir ¿Cómo se genera un casus belli? Atentados y terrorismo. ¿Cómo se alimenta moralmente una guerra? Fascismo. El auge del fascismo en España, Francia, Italia, Alemania, no es casual. Esta situación Recolonial no se daba en las décadas de los 80s ni 90s anteriores.

El conflicto que hoy está en sus fases iniciales se recrudecerá; desconocemos los términos y los tiempos concretos. Si intuimos cómo lo hará. Todas las guerras tienen tres fases: prebélica o preparativa, enfrentamiento u operativa y post bélica o desenlace. La primera ya fue y ni nos enteramos. 

Desde que se declaró la guerra podemos esperar varios eventos:
1-Sabemos que ahora mismo está involucrado el gobierno de Pedro Sánchez en la fase preparativa de suministro de armas a ambas partes. Esta escalada es fundamental. Hechos consumados.

2-Como hemos visto en Siria, Libia, Yemen o Irak la intervención de las potencias se limita al control aéreo y marítimo, mientras que las operaciones terrestres se delegan en las milicias locales. El conflicto puede sostenerse así por años, permitiendo un cómodo expolio de los recursos.
-La intervención siguiente sería el envío de comandos de entrenamiento y formación de cuadros militares que fomenten operaciones de guerra entre ambos países. Seguramente ya estén en marcha en las distintas academias y campos de entrenamiento. 
-Después control aéreo y aduanero, fase en la que ya a entrado Estados Unidos y que acompañará España desde Rota y las Palmas. En desarrollo.

Le debería seguir el incremento de escaramuzas y asaltos militares en la RASD. Después en Marruecos y Mauritania. Finalmente en Europa.

La peor decisión geoestratégica, una puerta a la Revolución

3-El hito será el salto a la opinión pública. Posiblemente el primer atentado en España bien sea de falsa bandera o real, o a intereses españoles en el extranjero. Cuanto se produzca, todos los medios corporativos se pondrán a vomitar su infoxicación habitual al unísono. Ésta será la señal para autorizar la intervención directa. Podrías ser la peor decisión geoestratégica que tomase la oligarquía española después del Canje del Sáhara. Coincidirá con un periodo de inestabilidad interna/transición ecológica que ya estamos viviendo por el acúmulo de crisis al que se sumaría el desvío de fondos a lo militar. Llenaría los cuarteles y fábricas de desertores del arado; y los cementerios de flores. Fascismo reinante. Finalmente llegaría la represión dura de las protestas que surgieran en su contra, planteando escenarios más similares a los de la Guerra de Melilla de 1909 que a los de No-a-la-Guerra de Irak en 2004. Será el momento del desastre, porque supondrá un no gobierno, sino dominio del fascismo como no le veíamos desde tiempos de las razzias de Franco. La quema, volatilización, de recursos supondría la disfuncionalidad paulatina del Estado, con todo lo que ello implica. Esperemos equivocarnos, pero el escenario es muy posible; las oligarquías patrias están muy asustadas. Las alemanas también. La corona de Juan Carlos I va a costar muchas más muertes a Felipe VI. ¿Aguantará?

Desde un punto de vista objetivo la Guerra del Sáhara se encuadra en en las luchas por mantener el sistema Capitalista-Petrolero, caracterizado por: energía barata, centralización de la producción, intensivismo e industria a escala mundial. En el nuevo contexto de escasez de energía de alta densidad, de hidrocarburos y plásticos -pico del petróleo- Capitalismo-Post covid19, supondrá que la menor energía para transporte disminuirá la intensidad de la producción y distribución de mercancías. Esto avoca a una descentralización de la producción, incluidos alimentos, y un desescalado; la desglobalización y la creación de bloques económicos. La importancia de los fosfatos mundiales puede que tenga un pico, pero disminuirá en el largo plazo, y una aventura militar solo serviría para gastar recursos que de otro modo servirían para una reacomodación mucho más lucrativa. Pero claro, esta descentralización supone una pérdida neta de poder, a la cual las empresas y gobiernos aludidos no están dispuestos. Estamos viendo los últimos estertores de un viejo sistema que se viene abajo y lo hace a lo grande.

La realidad es tozuda, cuanto más se empeñen en sus aventuras militares más rápida será su caída, porque más rápido perderán apoyos, quemarán sus recursos y aumentará la resistencia interna al régimen putrescente; y antes nos acercaremos a nuestro momento revolucionario.

No van a parar hasta destruir el planeta.
 

2 comentarios:

  1. LAS MAYORES FORTUNAS DE ASTURIAS
    Familia Masaveu: 2.450 millones de euros
    Familia Cosmen: 510 millones de euros
    Víctor Madera: 440 millones de euros
    Familia Alvargonzález Figaredo: 300 millones de euros
    Sabino García Vallina: 280 millones de euros
    Fernando Alonso: 200 millones de euros
    Gonzalo Álvarez Arrojo: 180 millones de euros
    Familia Fernández González: 170 millones de euros
    Familia Alonso Villalón: 160 millones de euros
    Blas Herrero: 150 millones de euros
    Hermanos Orejas Rguez-Arango: 150 millones de euros
    Familia Riva: 130 millones de euros

    Datos de "El Comercio". Aunque creo que se quedan cortos en cuanto a las cifras. Tan solo un ejemplo: a la familia Alvargonzález Figaredo le asigna un patrimonio de 300 millones de euros. Desde luego no es una cifra despreciable, pero a todas luces corta para una compañía marítima (Ership) que opera en 40 puertos de España, Latinoamérica y África, y que además tiene su negocio diversificado: "Ership Cadiz Sa. Almacenaje, carga y descarga de mercancías de productos agroalimentarios para el consumo animal."

    La opacidad de estas familias, de sus relaciones políticas y comerciales, entre ellas mismas y con el Estado, es total. Y, ya se sabe, quien tiene el poder gobierna, aunque no resida en Zarzuela o en Moncloa. Eso sí, "democráticamente", jejeje.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es parte de la oligarquía que vota cada día. Si vamos provincia por provincia tendremos el cuadro completo. Tener 250 millones no está nada mal para considerarte oligarquía. Pero seguro que todas sus propiedades, salvo las subacuáticas, pueden prender.
      Salud!

      Eliminar