La tarcoteca

Vive despacio, muere cuando sea
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

lunes, 19 de octubre de 2015

Comunicaciones Estratégicas (StratCom) y Armas del "Poder Blando": La Influencia de la Falsa Narrativa. Black-hats

Strategic Communications (Stratcom) and “Soft Power” Weapons: The Influence of False Narrative on the American People | Global Research 29.9.2015


foto 2008
En esta era de omnipresentes medios de comunicación  el principal método de control social es a través de la creación de relatos lanzados al público a través de los periódicos, la televisión, la radio, computadoras, teléfonos celulares o cualquier aparato capaz de transmitir información [el internet de las cosas]. Esta realidad ha dado lugar a una obsesión entre la élite del poder por acaparar la mayor cantidad de medios posibles.

Así, con respecto a las relaciones de Estados Unidos con el mundo, vemos al Departamento de Estado, la Casa Blanca, el Pentágono, la OTAN y otros organismos embutiendo las diversas narrativas a vender al pueblo estadounidense y otras poblaciones sobre cómo deberían contemplar la políticas, rivales y aliados estadounidenses. La frase clave de la actual práctica es "comunicación estratégica" o Stratcom, que combina operaciones psicológicas, propaganda y relaciones públicas en un empalagoso comecocos.

[Inicios: Administración Reagan y el "el síndrome de Vietnam"]

He estado siguiendo este proceso desde principios de 1980 cuando la Administración Reagan trató de anular "el síndrome de Vietnam", una aversión del público a las intervenciones militares extranjeras que siguió a la guerra de Vietnam. Para hacer que los estadounidenses "repudiasen" este síndrome, el equipo de Reagan desarrolló "temas" sobre los acontecimientos en el extranjero que hicieran a los americanos "pulsar el botón rojo".

Aprovechando la experiencia de la Agencia Central de Inteligencia CIA en psy-ops [operaciones psicológicas encubiertas] apuntando a audiencias extranjeras, el presidente Ronald Reagan y el director de la CIA William Casey reunieron un equipo experto en la Casa Blanca dirigidos por el especialista en propaganda de la CIA Walter Raymond Jr.

Desde su nueva posición en el Consejo de Seguridad Nacional, Raymond supervisó grupos de trabajo inter-institucionales para vender políticas intervencionistas en América Central y otros temas conflictivos. El juego, como Raymond explicó que en numerosas notas a sus subordinados, era para pegar los sombreros negros black-hats en adversarios y sombreros blancos white-hats en aliados, sea cual sea la verdad en realidad.

El hecho de que muchas de las fuerzas respaldadas por Estados Unidos - desde la Contra nicaragüense a los militares guatemaltecos - fueran poco más que corruptos escuadrones de la muerte no podía ser verdad, al menos de acuerdo a la doctrina psy-ops. Tuvieron que ser presentados a la opinión pública estadounidense llevando sombreros blancos. Por lo tanto, los Contras se convirtieron en los "iguales morales a nuestro Padres Fundadores" y el asesino líder Guatemalteco Efraín Ríos Montt [general golpista, genocida y dictador 1982-83] obtuvo una "acusación falsa" por violar los derechos humanos, de acuerdo con el guión escrito por el presidente Reagan.

El esquema también requiere que cualquiera- por ejemplo, un periodista, un defensor de derechos humanos o un investigador del Congreso - que contradiga este asignado sombrero blanco debe ser desacreditado, marginado o destruido, una rutina de acabar con cualquier mensajero honesto.

Pero resultó que la parte más efectiva de esta estrategia de propaganda era para endosar sombreros negros en adversarios. Sabiendo que casi todos los líderes extranjeros tienen graves defectos, resultó mucho más fácil demonizarlos - y trabajar al pueblo estadounidense en el ansia de guerra - que persuadir al público de que los líderes extranjeros favorecidos por Washington eran en realidad modelos de virtud.

Un sombrero de desprecio


Una vez que el sombrero negro se enrosca a la cabeza de un líder extranjero, se puede decir lo que se quiera de él y denigrar a cualquiera que ponga en duda el retrato extremo como un "lameculos apologista", un "títere" o algún otro apelativo despectivo que sirva para silenciar al disidente o le sitúe fuera de los límites del debate aceptable.

Dada la conformidad de los arribistas de Washington, casi todo el mundo pasó por el aro, incluyendo las agencias de noticias y los grupos de derechos humanos [coincidiendo con la monopolización de medios de comunicación y la financiación de dichos grupos de DDHH]. Si querías mantener tu "respetabilidad" e "influencia", debías estar de acuerdo con el saber popular. Así, con cada nueva controversia sobre hechos en el extranjero, teníamos un nuevo "grupo de pensamiento" sobre el nuevo "enemigo". El límite permisible para cada debate queda establecido en su mayoría por los neoconservadores y sus compadres "liberal-intervencionistas" [los acaparadores de los medios oficiales y privados].

[Guerra de Irak y la operación mediática "Oleada" 2007]

Que este conformismo no ha servido a los intereses nacionales de Estados Unidos es evidente. Tomemos, por ejemplo, la desastrosa guerra de Irak, que ha costado a los contribuyentes $ 1 billón un estimado, condujo a la muerte a unos 4.500 soldados estadounidenses, mató a cientos de miles de iraquíes, y desató el caos en todo el Oriente Medio estratégico y ahora en Europa.


La mayoría de los estadounidenses están de acuerdo en que la guerra de Irak "no valía la pena". Resultó catastrófico para el "grupo pensante" oficial de Washington que no solo cayeran los que tenían una "muerte bien merecida" [como clamaban los medios después del 11-S]. Como un virus mutante, alteró su cubierta y cambió para adaptarse a las condiciones externas y sobrevivir como una nueva forma.

Así, cuando el público pilló los engaños de la guerra de Irak, los lumbreras de los neocon/ halcones-liberales simplemente lo envolvieron con un tema nuevo para justificar su catastrófica estrategia en Irak, por ejemplo  del éxito de la "la oleada" [aquí en esp]: el envío de 30.000 soldados estadounidenses a la zona de guerra. Este tema era tan falso como las mentiras de las Armas de Destrucción Masiva, pero la optimista historia fue abrazada como el nuevo "pensamiento de grupo" en el período 2007-2008.

La "oleada" fue un mito, en parte, porque muchos de sus atribuidos "logros" en realidad fueron anteriores a la "oleada". El programa para pagar los sunitas para que dejasen de disparar a estadounidenses y el asesinato de líder de "Al Qaeda en Irak" Abu Musab al-Zarqawi ocurrieron en 2006, antes de que empezara siquiera la oleada. Y su objetivo principal de resolver rencillas sectarias entre suníes y chiíes nunca fue cumplido.

Pero el discurso oficial de Washington envolvió a "la oleada" con la maldita bandera de "honrar a las tropas" [caídas en servicio, sombrero blanco], a las que se acreditaba el hecho de la reducción del nivel de violencia en Irak por medio de la "heroica" estrategia de la oleada ordenada por el presidente Bush y diversos neocons. Cualquier persona que descubriese los agujeros de esta historia fue despedida por faltar al respeto "a las tropas"[sombrero negro].

La cruel ironía es que los expertos neocons, que habían promovido la guerra de Irak y que después cubrieron su fracaso elogiando la "oleada", tenían poco o ningún respeto por tales "tropas" ya que en su mayoría provenían de las clases socioeconómicas más bajas y se presentaban en gran parte como abstracciones de las cabezas parlantes, bien vestidas, bien educadas y bien remuneradas que pueblan los think tanks y páginas de opinión.

Seguros y agazapados tras el mito del éxito de la "oleada", los devotos de la guerra de Irak evaden cualquier responsabilidad por el caos y el derramamiento de sangre que ayudaron a causar. Por lo tanto, la misma "gente inteligente" está en el mismo lugar ahora en la presidencia Obama y están listos como siempre a vender un nuevo intervencionismo al "grupo de pensamiento" de turno, pegando sombreros negros en viejos y nuevos adversarios, como el colocado al libio, Muammar Gaddafi,  al sirio Bashar al-Assad y, sobre todo, al ruso Vladimir Putin.

Causando Caos [estrategia comunicativa para Libia 2011]

En 2011, dirigido esta vez por los intervencionistas liberales -por los gustos de la secretaria de Estado Hillary Clinton y de la asistente de la Casa Blanca Samantha Power- el ejército de Estados Unidos y algunos aliados de la OTAN hicieron blanco en Libia, burlándose de las denuncias de Gadafi de que su país estaba amenazado por terroristas islámicos. No fue sino hasta que el ejército de Gadafi (que fue torturado y asesinado) fue destruido por los ataques aéreos occidentales, que se hizo evidente que no estaba del todo equivocado acerca de los extremistas islámicos.

Los yihadistas [recordemos, opositores whitehats] incautaron grandes franjas de territorio libio, mataron al embajador estadounidense y otros tres funcionarios diplomáticos en Bengasi, y obligaron al cierre de las embajadas de Estados Unidos y otros países occidentales en Trípoli. En buena medida, los terroristas del Estado Islámico obligaron a cristianos coptos capturados a arrodillarse en una playa de Libia antes de decapitarlos.

En medio de este estado de anarquía [que manía!], Libia ha sido la fuente de cientos de miles de inmigrantes que intentan llegar a Europa por barco. Miles se han ahogado en el Mediterráneo. Pero, de nuevo, los intervencionistas líderes estadounidenses se esfumaron sin rendición de cuentas. H. Clinton es ahora la favorita para la nominación presidencial de los demócratas, y S. Power es embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

[estrategia comunicativa para Siria 2011]


También, en 2011 ocurrió un levantamiento similar en Siria contra el régimen secular encabezado por el presidente Assad, con casi idénticos informes unilaterales sobre la oposición "sombrero blanco" y el gobierno "sombrero negro". Aunque muchos de los manifestantes parecen en efecto haber sido bien intencionados opositores a Assad, los terroristas sunitas se infiltraron en la oposición desde el principio.

Esta realidad gris fue casi completamente ignorada en la prensa occidental, que denunció casi universalmente al gobierno cuando se tomó represalias contra las fuerzas de oposición por matar a policías y soldados [a blackhats]. Occidente representó la respuesta del gobierno como ataques no provocados contra "manifestantes pacíficos" [whitehat]. [Ver de Consortiumnews.com Hidden Origins of Syria’s Civil War.”]

Esta narración contemplada desde un solo punto de vista casi llevó al ejército de Estados Unidos hasta el punto de otra intervención después de 21 de agosto 2013, cuando un misterioso ataque con gas sarín mató a cientos de personas en un suburbio de Damasco. Los Neoconservadores del Washington Oficial y los pro-intervencionistas del Departamento de Estado inmediatamente culparon a las fuerzas de Assad de tal la atrocidad y exigieron una campaña de bombardeos.

Pero algunos analistas de inteligencia estadounidenses sospechaban una provocación de "falsa bandera" por parte de terroristas islámicos que buscan obtener la fuerza aérea de Estados Unidos para destruir el ejército de Assad por ellos. En el último minuto, el presidente Obama se alejó del borde del precicio y - con la ayuda del presidente Putin - consiguió que Assad renunciara a su arsenal químico, mientras que Assad continuó negando un papel en el ataque sarín. [Ver Consortiumnews.com “The Collapsing Syria-Sarin Case.”]

Enfadados por Irán [desarme nuclear conseguido por la cooperación USA-Rusia 2013]

Putin también ayudó a Obama en otro frente con otro "enemigo" demonizado, Irán. A finales de 2013, los dos líderes colaboraron en conseguir que Irán hiciese concesiones significativas sobre su programa nuclear, despejando el camino para negociaciones que finalmente lleven a estrictas controles internacionales.

Estas dos iniciativas diplomáticas alarmaron los neocons y sus amigos derechistas israelíes. Desde mediados de la década de 1990, los neoconservadores habían trabajado estrechamente con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, en el trazado de una Estrategia de "Cambio de Régimen" para los países que fueron vistos como problemáticos para Israel, con Irak, Siria e Irán encabezando la lista.

La interferencia de Putin con el programa previsto - por la prevención de los bombardeos estadounidenses en las campañas contra Siria e Irán - fue vista como una amenaza a la estrategia neocon israelí de larga plazo. Había también miedo de que el equipo Obama-Putin pudiera recalar en una renovada presión sobre Israel para reconocer un Estado palestino. Por lo tanto, esa relación tuvo que ser minada.

La detonación se produjo a principios de 2014, cuando un orquestado  golpe de estado neocon derrocó al elegido presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, y lo reemplazó con un régimen ferozmente anti-ruso que incluía neonazis y otros elementos ultranacionalistas, así como extremistas del libre mercado.

[La estrategia del Cambio de Régimen y Falsas Banderas en Ucrania 2014]


Ucrania había estado en el radar de los neocon al menos desde septiembre de 2013, justo después de que Putin socavara los planes para bombardear Siria. El neocon Carl Gershman, presidente de la National Endowment for Democracy [Fundación Nacional para la Democracia], financiada por el gobierno de Estados Unidos, escribió un artículo de opinión al Washington Post considerando Ucrania "el premio más grande" y un paso clave hacia otro Cambio de Régimen en Moscú, la eliminación del problemático Putin.

El artículo de opinión de Gershman fue apoyado por prominentes neoconservadores, como el senador John McCain, o la adjunta de la Secretaría de Estado para Asuntos Europeos, Victoria Nuland, instando a las protestas violentas que involucraban bombardear a la policía. El Departamento de Estado y los principales medios de comunicación pegaron sombreros blancos sobre los manifestantes Maidan y sombreros negros a la policía y gobierno.

Entonces, el 20 de febrero de 2014, un misterioso ataque francotirador mató a policías y manifestantes, lo que llevó a más enfrentamientos y la muerte de decenas de personas. El gobierno de Estados Unidos y cuerpo de prensa culparon Yanukovich y - a pesar de que firmó las elecciones anticipadas para el 21 de febrero - autoproclamadas "fuerzas de autodefensa" del Maidan, encabezadas por matones neonazis, invadieron  edificios gubernamentales el 22 de febrero y establecieron un régimen por un golpe de estado, rápidamente reconocido por el Departamento de Estado como "legítimo".

Aunque la culpa del ataque del francotirador del 20 de febrero nunca fue descubierta- el nuevo régimen ucraniano mostró poco interés en llegar al fondo dela mismo - otras investigaciones independientes apuntaban a una provocación de hombres armados de derecha que dirige la policía y los manifestantes con el objetivo de la profundización de la crisis y culpando a Yanukovich, que es exactamente lo que pasó.

Los informes de campo, incluyendo uno de la BBC, indicaron que los francotiradores probablemente se asociaban a los sublevados del levantamiento Maidan, no al gobierno de Yanukovich. [Otro documental que vale la pena sobre este misterio Maidan Massacre.”]

Informes Unilaterales

Sin embargo, durante el golpe de Estado de Ucrania, el New York Times y la mayoría de los principales medios de comunicación jugaron un papel similar a lo que habían hecho antes de la guerra de Irak cuando promocionado historias falsas y engañosas sobre armas de destrucción masiva. Para el 2014, los cuerpos de prensa de Estados Unidos ya no parecían si quiera vacilar a la hora de tomar su papel propagandístico.

[Independencia de Crimea]
Así, después de la destitución de Yanukovich, cuando los crimeanos  y orientales de Ucrania de etnia rusa se levantaron contra el nuevo orden anti-ruso de Kiev, el único marco aceptable para los medios de comunicación de Estados Unidos era culpar a Putin de Resistencia. Debía calificarse como "Agresión Rusa" o "Invasión Rusa."

Cuando un referéndum en Crimea abrumadoramente votó a favor de la secesión de Ucrania y volver con Rusia, los medios de comunicación de Estados Unidos denunciaron la votación del 96% como una "farsa" impuesta por la fuerza de las armas rusas. Del mismo modo, la resistencia en el este de Ucrania no podía ser el reflejo del sentimiento popular a no ser que proveniese de un delirios masivo provocado por "propaganda rusa".

Mientras tanto, la evidencia de un golpe de Estado apoyado por Estados Unidos, como atestiguó la llamada telefónica interceptada anterior al golpe [el escándalo mundial del 7.2.2014] entre la Adjunta de la Secretaría V. Nuland y el embajador estadounidense Geoffrey Pyatt sobre cómo "parir este asunto" y a quién instalar en el nuevo gobierno, "Yats es el hombre", desapareció en el agujero del olvido, no es útil para la narración deseada. [Ver Consortiumnews.com NYT Still Pretends No Coup in Ukraine.”]

[Vuelo 17 de Malaysia Airlines]
Cuando  Vuelo 17 de Malaysia Airlines fue derribado en el este de Ucrania el 17 de julio de 2014, la "máquina de culpabilizar" inmediatamente se puso en marcha de nuevo, acusando a Putin y los rebeldes de etnia rusa. Sin embargo, algunos analistas de inteligencia de Estados Unidos según los informes, vieron evidencias que iban en una dirección diferente, lo que implicaba a un elemento díscolo del régimen ucraniano.

Una vez más, los medios de comunicación mostraron poco escepticismo hacia la historia oficial de culpar a Putin, a pesar de que tanto el gobierno de Estados Unidos como otras naciones occidentales se negaron a hacer pública ninguna evidencia sólida en apoyo del "caso fue-Putin", incluso ahora después de un año. [Ver Consortiumnews.com “MH-17 Mystery: A New Tonkin Gulf Case.”]

El patrón de lo que hemos visto una y otra vez es que en el momento en que  la propaganda marca un tanto contra uno de los "enemigos" de los neocon/halcones-liberales, el fracaso en demostrar las alegaciones no es visto como sospechoso, por lo menos no dentro de los principales medios de comunicación , que por lo general sólo repiten la vieja narrativa una y otra vez, ya sea culpando a Putin del MH-17, a Yanukovich del el ataque con francotiradores o a Assad del ataque con gas sarín.

En lugar de escepticismo [o duda razonable], es siempre el mismo tipo de "grupo de pensamiento" [repetitivo], del que nada se aprendió después del desastre de la guerra de Irak, porque prácticamente no hubo rendición de cuentas de los responsables.

[...]

El periodista de investigación Robert Parry desbarató muchas de las historias del caso Irán-Contra para The Associated Press y Newsweek en la década de 1980. [...]

Para saber más:
http://www.publico.es/internacional/ue-avanza-plan-contrarrestar-propaganda.html 2.11.2015

2 comentarios:

  1. Para mi lo más sorprendente es que esa basura siga funcionando después de tantos años, a los que intentamos denunciar estas cosas nos llaman cospiranioscos (o algo así), pero empezó hace mucho, muchos años más de los que aquí se dice, desde el principio de EEUU y si apuramos podemos ir mucho más atrás, aunque los métodos se han refinado con el tiempo y la tecnología a ayudado a imbecilizar a la población, pero todo esto, de otro modo, funciona hace siglos y si lo hace es gracias entre otras cosas a la poca preocupación del pueblo por evitar que lo engañen y lo manipulen.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso hijosdeputa nunca se han ido. El ejército no atiende a democracias, es una gran monarquía. A mi me parece lógico pues que el mando pase de padres a hijos y que los cargos se perpetuen ad infinitum. Estos tíos son los que se cargaron al Clan Kennedy. Y como bien dices, si nos ponemos, podemos rastrear el mando de estas familias hasta antes de los padres fundadores. No existe la democracia, existe el maquillaje de la monarquía y el poder de los clanes familiares. Como los oligarcas en españa.
      La tecnología ahí está, aborregandonos y empujandonos a las cavernas día a día.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...