La tarcoteca

La élite sabe bien que la “izquierda” pone el intermitente a la izquierda pero gira a la derecha.
Pablo Heraklio & Cols, PHkl/tctca. C' mon, Contact at Tarcoteca @ riseup.net

miércoles, 1 de agosto de 2018

Biohacking vs Big-Pharma: Conoce a los Anarquistas que fabrican Medicamentos pulverizando la farmaindustria

¿Creíais que la Industria Farmacológica se iba a librar de las reconversiones? ¿Hasta cuando iba a durar su monopolio sobre la salud? De la mano del Open Source, el conocimiento libre, la tecnología colaborativa, dispositivos intercambiables, impresoras 3D, técnicas de desescalado y unos cuantos bioprecursores llega el paso más allá del Hazlo Tú Mismo: el farmahacking y los medicamentos caseros a medida. El Colectivo Four Thieves Vinegar presenta una iniciativa que ya ha demolido los precios de los fármacos con los cuales se ha especulado durante décadas como los antisida, antihepatitis, antiabortibos o anticonceptivos. Empresas que por su dominio de la mercancía han atenazado a gobiernos enteros, ie. la crisis de la gripe A y el Tamiflu en 2009. Hemos dicho basta. Desde vacunas a antibióticos, de inmunodepresores a terapias génicas, ¿tal vez órganos? nuestro límite es la propia imaginación.

¿Qué sucedería si la farmaindustria quedase obsoleta como la banca tradicional o la prensa? ¿Qué le sucedería al crecimiento mundial si la farmaindustria perdiera tan solo un 5% de ganancias en medio de un desastre demográfico como es el Envejecimeinto Global? Teniendo en cuenta el grado de especulación del sector no es tontería que esta tecnología pudiera cambiar y dejar obsoleta el sistema mundial de la industria farmacéutica, al forzar una serie de cierres y absorciones de empresas. Su impacto podemos calcular que será lento, como tantas otras tecnologías, como internet, la impresora 3D. Lento pero inexorable, y se hará notar en el medio-largo plazo, sobre todo en los países con sistemas sanitarios menos solidarios, más privatizados o con escasez crónica, como Estados Unidos, media Sudamérica o toda África.

Podéis decirlo sin temor: Fueron los Anarquistas!

Salud! Pablo Heraklio
_________________
Traducción tarcoteca- Meet the Anarchists Making Their Own Medicine - Motherboard 26.7.2018 por Daniel Oberhaus

Four Thieves Vinegar Collective es una red de anarquistas tecnoimpulsados que asaltan a los Big Pharma por medio de medicamentos de fabricación casera.

La primera vez que me encontré con Michael Laufer, estaba lanzando miles de dólares en medicinas caseras a una concurrida audiencia en la "Hackers on Planet Earth" HOPE, una conferencia bienal en la ciudad de Nueva York.

"¿Alguien aquí padece de reacciones anafilácticas y no tiene acceso a adrenalina?", Preguntó Laufer a la audiencia. Algunas manos se levantaron y Laufer le endosó un EpiPen casero [inyector preparado de adrenalina] a una de ellas. "Este es uno de los originales que hicimos". "Úsalo bien."

Después de unos minutos de despotricar contra el empresario farmacéutico Martin Shkreli "pudriéndose en [la cárcel de] Fort Dix" por incrementar ilegalmente el precio del Daraprim, un medicamento vital para tratar el SIDA, de  13$ a 750$, Laufer se puso serio: "Han pasado dos años, y a pesar de todo lo sucedido, el precio de Daraprim no ha cambiado". Metió la mano en el bolsillo y sacó un puñado de pastillas blancas. "Creo que será mejor que reparta algo más", mientras arrojaba el Daraprim a la audiencia.

Con la cabeza afeitada, la barba oscura y una chaqueta de camuflaje siempre presente, Laufer no se parece al tipo de persona que buscarías para recibir atención médica, pero ese es exactamente el punto. Como miembro fundador de Four Thieves Vinegar, una red de anarquistas voluntarios y hackers que desarrollan tecnologías médicas DIY-HTM, ha pasado la última década trabajando para liberar productos farmacéuticos vitales de las corporaciones trasnacionales que los poseen. No tiene conocimiento formal en medicina y será el primero en decirte que no es médico. De hecho, desde un punto de vista regulatorio, él está más calificado para hacer trabajo matemático en armas nucleares que para tratar pacientes. Pero Laufer nunca ha sido del tipo de gente que permite que las reglas y regulaciones se interpongan en su camino.

Le conocí en un bar al otro lado de la calle de la HOPE después del término de su charla sobre medicina DIY. Se estaba reuniendo con sus colaboradores de Four Thieves, que habían llegado de todo el país para asistir a la conferencia y descubrir las nuevas tecnologías médicas que el colectivo estaba desarrollando. Laufer dio inicio a la celebración con un brindis.

"Un brindis por los muertos, por los niños con cáncer y SIDA", dijo Laufer, alzando un vaso de bourbon y citando al artista de hip hop Felipe Andrés Coronel, mejor conocido como Inmortal Technique . "Existe una cura, y probablemente podrías haber sido salvado".

En la última década, Four Thieves se ha enfrentado a los ejecutivos farmacéuticos multimillonarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos FDA , a médicos y químicos de algunas de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos. De hecho, Laufer y sus colaboradores no pueden dejar de molestar a las personas poderosas porque Four Thieves es una prueba viviente de que se pueden desarrollar medicinas efectivas con un presupuesto fuera de los canales institucionales.

En la farmacia, un par de EpiPens Mylan de un solo uso puede costar más de  600$ y la versión genérica cuesta 300$ el par, pero debido a una escasez constante probablemente no se pueda encontrar incluso si puedes pagarlos. En respuesta, Four Thieves publicó las instrucciones online para un epipen casero [VER AQUI] que se pueden hacer por $ 30 en piezas sueltas y recargable por solo 3$.

Shkreli llevó el precio del vital medicamento para el SIDA, el Daraprim, hasta 750$ por píldora. Así que Four Thieves desarrolló un laboratorio de química portátil y de código abierto que permite a cualquiera fabricar su propio Daraprim por solo 25 centavos cada uno.

La industria farmacéutica está valorada en 446.000 millones$  en los Estados Unidos y sus murallas están estrechamente vigiladas por agencias reguladoras como la FDA y la DEA. Mediante la distribución gratuita de planos para dispositivos médicos y productos farmacéuticos, un colectivo informal de anarquistas y hackers están amenazando con borrar del mapa a una de las industrias más reguladas y rentables del mundo. Y solo están comenzando.

Medicamentos Gratis?!

Ejemplo de Microlab
Four Thieves afirma haber sintetizado con éxito cinco tipos diferentes de productos farmacéuticos, todos los cuales se hicieron usando Apothecary MicroLab. El dispositivo intenta imitar a una costosa máquina que generalmente solo se encuentra en los laboratorios de química por una fracción del precio utilizando piezas sueltas ya disponibles en el mercado [VER AQUI].

En el caso del MicroLab, las cámaras de reacción consisten en un pequeño matraz montado dentro de un matraz grande con una tapa impresa en 3D cuyas instrucciones de impresión están disponibles online. A continuación, se unen por medio de unas pocas mangueras de plástico un termistor para regular la temperatura a través de la tapa para hacer circular los fluidos a través del artilugio e inducir las reacciones químicas necesarias para fabricar varios medicamentos. Todo el proceso está automatizado usando una pequeña computadora que cuestan alrededor de 30$.

Hasta la fecha, Four Thieves ha utilizado el dispositivo para producir
- Naloxona casera, un medicamento utilizado para neutralizar las sobredosis de narcóticos más conocido como Narcan;
- Daraprim [pyrimetamina], un medicamento que trata las infecciones en personas con VIH;
- Cabotegravir, medicamento preventivo contra el VIH que solo debe tomarse cuatro veces al año; y
- mifepristona y misoprostol, dos productos necesarios para los abortos farmacéuticos.

Teniendo en cuenta que el candidato de la Administración Trump para el puesto de Juez de la Corte Suprema es Anthony Kennedy [extrema derecha antiabortista], el colectivo sintió una creciente urgencia en perfeccionar sus medicamentos abortivos. Temían que el gobierno federal pronto permitiera que los estados pudieran elegir si los abortos pueden o no ofrecerse legalmente y muchos residentes quedarían sin ningún recurso para interrumpir un embarazo. Este fue un factor motivador para que Tim Heilers, un ex técnico de sonar de la Armada de Louisville, se uniera a Four Thieves en febrero pasado.

"Kentucky es un estado muy conservador y creo que tenemos una posibilidad muy real de convertirnos en el primer estado sin acceso al aborto en absoluto", dijo Heilers. "Darles a las personas la capacidad de producir mifepristona si lo necesitan es algo que creo muy importante".

Medicina a partir de Veneno

Aunque Four Thieves ha producido exitosamente cinco medicamentos, hasta ahora solo el Daraprim está disponible para su descarga en el sitio web del colectivo [VER AQUI]. Esto se debe, en parte, a las disparidades en la dificultad para producir las diversas moléculas.

La naloxona, por ejemplo, es particularmente dificultosa porque este antídoto contra las sobredosis de opiáceos utiliza los mismos precursores que los propios opiáceos. Estos precursores son controlados por el gobierno federal y solo pueden ser poseídos al ser autorizados por los laboratorios y solo en pequeñas dosis. Para evitar este problema, Laufer y sus colaboradores adoptaron un protocolo aparentemente contrario a la intuición: harían medicina a partir del veneno.

A pesar de que legalmente no podían comprar los precursores de la Naloxona, Laufer se dio cuenta de que los opiáceos en sí mismos son notablemente fáciles de obtener. Después de obtener oxycontin en la calle, los miembros colectivos pudieron realizar algunas modificaciones químicas para extraer los precursores necesarios de la medicación y usarlos para hacer la Naloxona.

"Algunos narcotraficantes muy inteligentes en los años 90 descubrieron que se puede hacer una reacción [con oxycontin] y obtener oxymorphone, que es algo así como seis veces más potente", dijo Laufer. "Puedes hacer que la Naloxona provenga de la oximorfona en un solo paso. Es bastante fácil y ya habrías hecho medicina a partir del veneno ".

Este tipo de "enfoques poco ortodoxos" de la atención médica es el nombre del juego en farmahacking, donde el objetivo es ayudar a las personas a cualquier costo.

Hay un medicamento llamado cabotegravir, por ejemplo, que es un profiláctico previo a la exposición que se ha demostrado que previene la propagación del VIH a través de agujas compartidas en macacos. A diferencia de otros profilácticos pre-exposición que deben tomarse diariamente, este solo se necesita ser tomado cuatro veces al año para proteger al usuario contra el VIH. Aunque los resultados clínicos iniciales con cabotegravir fueron extremadamente prometedores, Four Thieves se impacienta a la espera de que esté disponible comercialmente. (El medicamento se encuentra actualmente en ensayos Fase III de la FDA, lo que significa que se está probando clínicamente en una gran cohorte de sujetos humanos). Aún más, basándonos en otros medicamentos profilácticos pre-exposición casi seguro que se venderá a un costo exorbitante. Truvada. un medicamento comparable que se debe tomar diariamente, cuesta alrededor de 2,000 $ por un suministro de 30 días. Entonces el grupo ideó cómo podrían hacerlo ellos mismos.

Después de que Four Thieves sintetizara el cabotegravir, solo era cuestión de convencer a las poblaciones en riesgo de que lo usasen. Según Laufer, algunos afiliados de Four Thieves comenzaron a asociarse con distribuidores de heroína para cortar sus productos con el cabotegravir. Esto garantizaría que los usuarios reciban una dosis regular del medicamento preventivo cada vez que usen heroína.

"Su heroína tiene un nuevo efecto secundario", dijo Laufer. "Ya no contraes el VIH".

Four Thieves vs FDA y DEA

Claramente, Four Thieves Vinegar Collective camina en una línea muy fina cuando se trata de la legalidad de su "empresa". Aunque Laufer ha convertido la subversión de la industria médica en una forma de arte, el litigio sigue siendo una amenaza perenne para su misión de liberar la medicina. Cuando una compañía farmacéutica fabrica un nuevo medicamento, posee la patente sobre las moléculas que hacen que el medicamento sea efectivo. Sin embargo, él y sus colegas son capaces de reproducir estas moléculas porque están descritas en documentos de patentes y, a menudo, en revistas académicas. Todo lo que se necesita es la tecnología correcta.


Dado que Four Thieves no está vendiendo ni distribuyendo los medicamentos fabricados por sus miembros, lo que están haciendo no es técnicamente ilegal a los ojos de la FDA, a pesar de que la agencia ha emitido una advertencia pública sobre los métodos caseros del colectivo. Poco después de que Four Thieves presentara su epipen DIY de  30$, la FDA emitió una declaración a los medios que decía que "usar medicamentos recetados no aprobados para uso personal es una práctica potencialmente peligrosa", pero no se refería a Four Thieves por su nombre. Irónicamente, solo unos pocos meses después, la FDA emitió una carta de advertencia a Pfizer por no investigar "cientos" de quejas sobre fallas del epipen, algunas de las cuales provocaron la muerte del usuario. En mayo, la FDA emitió otra advertencia que declaró la escasez crónica de epipen.

En cuanto a la DEA, ninguno de los productos farmacéuticos producidos por el colectivo son sustancias controladas [sustancias de abuso], por lo que su posesión está sujeta únicamente a las leyes locales sobre medicamentos recetados. Si una persona tiene una enfermedad y una receta para el medicamento para tratar esa enfermedad, no deberían encontrarse con ningún problema legal si tuvieran que fabricar su propio medicamento. Four Thieves simplemente está liberando información sobre cómo fabricar ciertos medicamentos en el hogar y desarrollando las herramientas de código abierto para hacerlo realidad. Si alguien decide fabricar drogas utilizando las guías del colectivo, entonces eso es asunto de ellos, pero Four Thieves no pretende que la información que publica sea para "fines educativos solamente".

Retórica hipócrita Institucional

"La retórica que argumenta la gente que defiende la ley de propiedad intelectual es que esto es un robo", me dijo Laufer.
"Si aceptas eso axiomáticamente, entonces, con la misma lógica, cuando retener el acceso a medicamentos que salvan vidas es un asesinato".
Desde un punto de vista moral, es un imperativo promover el robo para evitar el asesinato ".
"Así que sí, estamos alentando a la gente a infringir la ley", agregó.
"Si vas a morir y te niegan la medicina que puede salvarte, ¿preferirías incumplir la ley y vivir, o ser un buen ciudadano honrado y un cadáver?"

Historia del Four Thieves Vinegar Collective

El catalizador de Four Thieves Vinegar Collective fue un viaje que llevó a Laufer a El Salvador en 2008 cuando todavía estaba en la escuela de postgrado. Mientras visitaba una clínica médica rural como enviado especial para documentar las violaciones de derechos humanos en el país, supo que se habían agotado los anticonceptivos hacía tres meses. Cuando la clínica se comunicó con el hospital central de San Salvador para solicitar suministros, informaron que este otro hospital también se había quedado sin anticonceptivos. Laufer contaba que quedó aturdido por que los hospitales no pudieran obtener anticonceptivos, un medicamento relativamente simple que se fabrica desde hace más de medio siglo. Se figuró que si los traficantes de drogas del país pudieran usar laboratorios subterráneos para fabricar [toneladas de] drogas ilícitas, se podría adoptar un enfoque similar con los medicamentos que salvan vidas.

Laufer comenzó el colectivo poco después de regresar de América Central, pero su existencia solo se hizo pública en la HOPE de 2016. Durante su primera conferencia de farmahackers, hizo una demostración del DIY del "EpiPencil" de 30 $, distribuyó Daraprim casero a la audiencia ,se mostró un prototipo inicial del MicroLab, y se le hizo una llamada a Martin Shkreli desde el escenario (no respondió).

Cuando Four Thieves comenzó, Laufer estaba trabajando principalmente solo. Ahora que emergió de la clandestinidad, el grupo es mucho más grande, aunque aseguraba que es imposible saber su tamaño real: los miembros entran y salen cuando les da la gana, aportando todo el conocimiento y el tiempo que puedan.

Todos con los que hablé de Four Thieves viene de alguna formación técnica, pero ninguno de ellos eran profesionales médicos. Laufer, por ejemplo, tiene experiencia en física nuclear y es el director del programa de matemáticas en Menlo College en Silicon Valley en su vida diaria. El resultado del conjunto diverso de experiencia técnicas de Four Thieves habla por sí mismo. El colectivo ahora cuenta con equipos independientes de biología, química, ciencia de datos, programación y hardware, cuyo grado de colaboración está dictado por el proyecto en cuestión.

Four Thieves no vende nada, pero el colectivo tiene dos 'productos' básicos.
-El primero es hardware de código abierto como el epipencil y el sintetizador químico MicroLab, que se puede fabricar con piezas sueltas estándar y componentes impresos 3D.
-La segunda son las instrucciones sobre cómo usar estas herramientas para producir los medicamentos, que incluye todo, desde cómo usar el MicroLab para realizar reacciones simples hasta cómo obtener precursores químicos.

"Creo que es absolutamente imprescindible que la información sobre cómo hacer tus propios medicamentos sea lo más accesible posible para todos, incluso para quienes puedan tener un interés pasajero", comentaba Laufer. "El objetivo del grupo es hacer posible que las personas puedan hacer estas cosas por su cuenta. La idea de que alguien pueda descargar las instrucciones, leer la lista de materiales, ordenarlos, leer las instrucciones sobre cómo ensamblarlo y programarlo, cargar el código, pedir precursores químicos y luego fabricar medicamentos".

Todas las herramientas de The Four Thieves se desarrollaron con un presupuesto prácticamente inexistente: el único dinero que tiene el colectivo es lo que sus miembros le proveen de sus propios bolsillos, y hasta ahora las medicinas que han producido no han matado a nadie. Sin embargo, algunos expertos advierten en contra de tomar medicamentos producidos por tecnología casera que no han sido suficientemente investigados.

Reducción de Daños

Eric Von Hippel, un economista del MIT que investiga la "innovación abierta", es un entusiasta de la promesa de la producción de medicamentos DIY/HTM, pero solo bajo ciertas condiciones. Citó un programa piloto en los Países Bajos que está explorando la producción independiente de medicamentos hechos a medida para pacientes individuales como un buen ejemplo de producción segura de drogas DIY. Estos medicamentos son fabricados en el hospital por expertos capacitados. Von Hippel cree que puede ser peligroso que los pacientes se sometan a las drogas de producción casera por su propia cuenta.

"Si no se realizan las reacciones químicas en las condiciones adecuadas, se pueden crear fácilmente subproductos peligrosos junto con la droga que se intenta producir", escribía Von Hippel en un correo electrónico. "Es poco probable que haya un control cuidadoso del reactor en los reactores químicos tipo DIY/HTM como el diseño MicroLab ofrecido gratuitamente por Four Thieves Vinegar Collective".

Su colega, Harold DeMonaco, un científico visitante en el MIT, estuvo de acuerdo. DeMonaco sugirió que una solución más racional a los problemas abordados sería que los pacientes trabajen con las farmacias. Las farmacias especializadas preparan medicamentos personalizados para sus clientes y DeMonaco aseguró que pueden sintetizar los mismos medicamentos que Four Thieves produce a bajo costo, pero con "medidas de seguridad apropiadas".

"A menos que el sistema sea a prueba de idiotas e incluya la validación del producto final, el usuario estará expuesto a una larga lista de cosas desagradables", sentenciaba DeMonaco en un correo electrónico. "El uso generalizado [de los dispositivos de Four Thieves] proporcionaría una nueva categoría completa para los Premios Darwin [a los mejores mutantes]".

Von Hippel y DeMonaco coincidieron en que la capacidad de purificar los medicamentos de bricolaje y realizar pruebas de control de calidad en el producto final es primordial para su uso seguro por los pacientes. Von Hippel sugirió que los científicos con experiencia en química médica serán necesarios para abordar estos problemas en la industria farmacéutica casera.

"Veo las actividades de Michael Laufer como una forma valiosa de activismo social que señala el camino hacia un futuro prometedor", dijo von Hippel. "Pero creo que el equipamiento y las cuestiones de la ciencia médica deben desarrollarse mucho más antes de que la producción de medicina DIY-HTM sea segura".

En cierto modo, Four Thieves solo está haciendo una versión a pequeña escala de lo que muchos hospitales ya están haciendo. Ante el aumento de los precios de los medicamentos y la escasez, muchos hospitales han comenzado a fabricar sus propios medicamentos in situ para ahorrar costos. La diferencia, sin embargo, es que estos hospitales a menudo tienen acceso a laboratorios sofisticados y personal médico capacitado, lo que reduce significativamente el riesgo de que algo salga mal.

Four Thieves no es ingenuo sobre los riesgos que conlleva proporcionar documentación para permitir que otros fabriquen sus propios medicamentos. Siempre es posible que alguien siga las instrucciones del grupo de forma incorrecta e inadvertidamente produzca un químico tóxico. Sin embargo, hay maneras de reducir la probabilidad de que esto suceda y una de las contribuciones más importantes de Four Thieves a la medicina casera está priorizando la reducción de daños en su investigación y desarrollo I+D.

Hay más de una forma de producir una molécula determinada y algunas vías de síntesis son más simples o permiten márgenes de error mucho mayores que otras. Así, Four Thieves pretende descubrir vías de síntesis que reduzcan el riesgo de reacciones tóxicas al nivel más bajo posible.



Four Thieves y Chematica

Cuando comenzó el colectivo, contaron con la ayuda de una startup llamada Chematica, que había recolectado 250 años de investigación sobre síntesis química orgánica en una base de datos y desarrollado un software que utilizaba los mismos para predecir y crear nuevas vías de síntesis para las moléculas deseadas. Con esta base de datos y software, Four Thieves pudo crear vías de síntesis simples y seguras que producirían medicamentos vitales.

Esto funcionó de maravilla hasta que Chematica fue comprada por Merck, un gigante farmacéutico internacional, el año pasado. Después de la venta, Four Thieves perdió el acceso al software y, más importante aún, a la base de datos. Laufer me dijo que el equipo de ciencia de datos de Four Thieves había creado una versión de código abierto del software de Chematica y que incluso había compilado una pequeña base de datos de sustancias químicas orgánicas para probarla. El software es basto comparado con el de Chematica, pero aseguró que funciona bastante bien. Sin embargo, para mejorar el software, el colectivo necesita más datos, que ahora son propiedad de Merck.

Pero como cualquier hacker sabe, a veces los datos "se caen de un camión", lo cual es una buena forma de decir que la base de datos de Chematica está actualmente publicada en un sitio web protegido con contraseña en la web oscura. Durante su charla en la HOPE de este año, Laufer imploró a la audiencia que ayudara a descifrar la contraseña y publicar los datos al mundo. Tener acceso a los datos de Chematica sobre las vías de síntesis abriría las puertas a un nuevo conjunto de medicamentos caseros, pero hasta entonces va a ser bastante lento.

El Futuro de la Medicina DIY-HTM

El medicamento más caro del mercado se llama Glybera y se usa para tratar la deficiencia de lipoproteína lipasa familiar, una enfermedad hereditaria que se encuentra en solo unas 7,000 personas en todo el mundo. La deficiencia de la lipoproteína lipasa impide la descomposición normal de las grasas del cuerpo, lo que resulta en dolores abdominales, pancreatitis aguda, hígados y riñones agrandados, y la acumulación de depósitos de grasa debajo de la piel. Glybera ayuda a tratar estos síntomas y es fundamental para la calidad de vida de las personas con deficiencia de lipoproteína lipasa familiar FLLD. La única pega es que el medicamento le cuesta a cada paciente  1.2 millones  al año, si es que está disponible para ellos. En 2017, UniQure, la compañía que produce Glybera, dejó de vender el medicamento en Europa debido a la demanda extremadamente limitada. Esto significa que los aproximadamente 1.200 europeos con FLLD no tienen acceso en lo que respecta al tratamiento.

La situación es más o menos la misma para los afectados por otras enfermedades huérfanas, que se definen como las condiciones que afectan a menos de 200,000 personas en todo el mundo. Si existe un medicamento para la enfermedad, generalmente es prohibitivamente costoso de obtener. Si la empresa no ve suficiente demanda de su producto, probablemente lo sacará del mercado. Entonces, para muchas enfermedades raras puede existir una cura o medicina paliativa, pero es demasiado costosa para los pacientes o no es lo suficientemente rentable como para lanzarla al mercado.

En el futuro, Laufer quiere que Four Thieves se centre en la fabricación de medicamentos para enfermedades huérfanas, de modo que aquellas con condiciones raras no se queden sin medicamentos. Sin embargo, estos tipos de medicamentos vienen con sus propios problemas únicos.

BioTorrent

Por ejemplo, Laufer explicaba que muchos de los medicamentos para enfermedades huérfanas están hechos de material biológico, como hongos. Four Thieves está ahora trabajando para crear un sitio BioTorrent para distribuir el material orgánico necesario para fabricar medicamentos huérfanos. BioTorrent sería como un sitio normal para compartir archivos como PirateBay, pero en lugar de descargar música y películas, la gente podría descargar instrucciones sobre cómo sintetizar sus propios medicamentos y compartir el material orgánico entre ellos. Dado que las células biológicas se autorreplican, esto simplemente requeriría que un usuario crezca una cantidad suficiente de células antes de enviar algunas a otro usuario que repetiría el proceso, similar a la forma en que las personas 'siembran' un archivo multimedia en sitios de torrents .

La pregunta, entonces, sería cómo enviar el material biológico a bajo costo y sin ser atrapado. Con este fin, Four Thieves está investigando el uso de libros y estuches de CD como medios de cultivo para precursores biológicos. Los micelios son básicamente las "raíces" de muchos hongos y se alimentan de celulosa, que se encuentra en abundancia en las páginas de un libro. Entonces Laufer y sus colaboradores comenzaron a inyectar libros con micelio, que se alimentan de las páginas y salen del libro. Del mismo modo, los discos compactos son lo suficientemente similares a las placas de Petri que, si se rayan adecuadamente, se pueden usar como medio de crecimiento para bacterias y otros precursores biológicos. La ventaja de esto es que los miembros de Four Thieves que utilizan el sitio BioTorrent pueden enviar estas células utilizando la "tarifa de medios" más barata que cobre el Servicio Postal de EEUU para artículos como libros y discos compactos, evitando a demás el escrutinio de las fuerzas de ocupación estatal.

Objetivos a corto plazo: Sovaldi

Mientras tanto, Four Thieves todavía se centra principalmente en mejorar su MicroLab y sintetizar nuevos medicamentos. Recientemente, el colectivo comenzó a producir sus propios tableros de circuitos personalizados para el MicroLab, lo que hará que sea aún más fácil instalar el dispositivo en casa. Laufer dijo que planea comenzar a regalar estos circuitos el mes próximo.

Al mismo tiempo, el grupo está trabajando en perfeccionar la síntesis de Solvadi [sofosbuvir], un tratamiento único que puede curar la Hepatitis C. Este medicamento ha estado en el mercado durante casi cinco años, pero su precio de  84,000$ lo hace inaccesible para muchas personas. quien lo necesita. Si Four Thieves se sale con la suya, la Hepatitis C pronto será cosa del pasado para todos, independientemente de los ingresos.

En un momento en que muchos estadounidenses carecen incluso de servicios básicos de atención médica, las ideas de Laufer parecen tan intuitivas como radicales. Su trabajo se basa en la idea de que demasiadas decisiones críticas sobre nuestra salud han sido subcontratadas a actores privados que se preocupan más por sus beneficios que por el bienestar de sus clientes. Para él, Four Thieves tiene tanto que ver con la medicina como con el derecho al libre flujo de información y a la autonomía personal. En lo que a él respecta, uno no puede existir sin el otro.

"Perseguir la ciencia es un derecho humano", dijo Laufer. "De hecho, es el derecho humano del que fluyen todos los demás derechos. Tienes que ser capaz de hacer lo que quieras con tu cuerpo y pensar de la manera que quieras".
_______
Para Saber más
Hacker Wants You to Make Your Own Drugs at Home - Tomsguide.com 22.7.2016
Amid Surge In Drug Prices, Pharma-Hackers Turn To DIY Solutions 21.9.2016
DIY Medicine; One Man’s Crusade Against Big Pharma | Gaia 7.11.2017
Biohacker Summit – Better Living Through Science, Technology & Nature 2018

6 comentarios:

  1. Me parece una barbaridad crear fármacos alternativos y más para enfermedades que no existen como el SIDA.
    Tenemos toda una despensa de hierbas y remedios caseros en la naturaleza, se pretende que se abandone lo poco que queda de ese conocimiento, pronto estas empresas guais estarán en bolsa y podrás pagar en bitcoins.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas mezclando cosas que no casan.
      No se crean fármacos alternativos, se replican los existentes.
      Puede que la enfermedad no exista, pero los sindromes son reales y palpables.
      Los medicamentos contra el sida son solo un ejemplo, virtualmente todos los medicamentos son susceptibles de ser hackeados.
      Los medicamemtos son drogas, cuya definición es "la parte activa de la planta". Es decir, su base son hiervas. Que unos las modifiquen y obtenga otros efectos no quita para que provengan de plantas u similares.
      Los remedios caseros... están bien, pero hay puntos de la enfermedad que requieren de experiencia.
      Estos tipos no tienen una empresa, es un colectivo de hackeo para reventar la farmaindustria. Que otos usen esta tecnología para montarse en el dolar no es su problema. Lo que si que es un problema es que la farmaindustria compre la patente de plantas, como el Nen en la India.
      Salud!

      Eliminar
    2. Te entiendo perfectamente, pero esa que tu dices, para mi es la parte amable que nos engancha para aceptar el que los grupos "alternativos" acepten el modo de vida que se nos impone.
      Tampoco conseguirían hacer sombra jamás a las grandes farmacéuticas, imagina lo poquísimo que representa frente al volumen de benéficos que tienen. Entonces si a ellos no les puede hacer daño, a los que si puede afectar es a los otros, evidentemente.

      Hay veces que es necesario usar drogas legales para combatir una dolencia, si pero no hay que olvidar de donde procede esa dolencia, qué es lo que genera la enfermedad; Un organismo sano no enferma y de hacerlo cura por su propio potencial de hacerlo: Nuestro modo de vida es tóxico y los parches solo lo perpetúan, hay que rechazarlos, no imitar pretendiendo dañar al sistema.

      Salud!

      Eliminar
    3. Por partes. El modo de vida no se acepta, nos lo imponen. El enganche no es con la medicación, es a todo el sistema.
      Como tantas cooperativas no se intenta competir con las industrias, sino sobrevivir; nunca mejor dicho.
      Los organismos sanos están sometidos a alteraciones ambientales, que si superan sus capacidades causan la enfermedad. Pero también a cambios internos, como los circadianos o estacionales, es decir, es un equilibrio multifactorial y dinámico. Por lo tanto los cuerpos sanos si pueden enfermar, incluso si les cuidas bien. Claro, pretender que con nuestro modo de vida cuidar un cuerpo o una mente es prácticamente imposible. Esto es una grillera. Si lo más sano que puede ofrecer ntra sociedad es un gimnasio y el prime time estamos muy muy jodidos.
      Salud!

      Eliminar
  2. Bien hecho. Aunque sólo sea por joder, una minúscula chincheta en la pata del dragón, parece que no, pero con menos se ganaron guerras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si será por joder, pero te aseguro que para los afectados por los abusos de las industrias farmacéuticas esto no es una venganza, es una solución. Y después está el efecto llamada, en cuanto demuestras que si se pueden lograr cambios más gente se apunta al carro. Como se menciona, yo creo que el efecto lo veremos a largo plazo.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...