La tarcoteca

Vive despacio, muere cuando sea
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

viernes, 10 de mayo de 2013

Sicarios del Estado


El Estado necesita personas dispuestas a todo a cambio de dinero para mantenerse. Una legión de sicarios lo protegen. Son sicarios quienes matan por encargo, a sueldo fijo o por pieza. Por extensión sus cómplices necesarios.

Policía, ejército y fascistas
son los cuerpos que vertebran la subyugación del pueblo, manteniendo el orden social e impidiendo el cambio. En su lenguaje no hay término medio: o estás con ellos y eres un patriota que cumple las órdenes ciegamente o un traidor que debe ser eliminado.

La iglesia adoctrina al pueblo imponiendo su moral y costumbres a base de ignorancia y mentiras. Dicta lo que es bueno o válido y lo que no. Marca los objetivos sociales. Su compromiso con el poder es total, porque ella es el poder porque tiene el capital suficiente. Ellos redimen los pecados de los asesinos en nombre del estado. Matar porque lo dicta el estado está bien, es solo seguir órdenes.

Los Fascistas actúan como un cáncer dentro de la sociedad, formando parte de distintos grupos y difundiendo sus creencias. Más allá son la cantera que nutren a los distintos cuerpos represivos y los que desde la reacción apagan cualquier intento revolucionario.

La Policía es la encargada de mantener el orden social y político a diario. Civiles fuera de la ley, armados y entrenados en tácticas militares.

El Ejército es el salvaguarda de las clases dominantes en caso de que la policía fracasa.

Armados, peligrosos e impunes, así son los sicarios del Estado.
Ni ejércitos, ni Policía, Ni Fascistas, ni sus Cómplices!

2 comentarios:

  1. Los mercenarios del capital. Yo he visto cómo son captados desde su adolescencia por la repugnante araña estatal, la familia, la escuela, la iglesia... La araña sienta a sus inocentes presas en sus rodillas y le babea sus preceptos... "Podréis hacer todo cuanto queráis, siempre y cuando lo hagáis obedeciendo la ley, nuestra ley. Podréis matar, robar, violar, torturar... aunque los mandamientos de la ley de dios decreten lo contrario, a vosotros, hijos obedientes y sumisos, todo os estará permitido, venid, venid a protegeros en la frialdad del número, al calor del pesebre donde habita coronada por la ley la garrapata que os alimentará".
    Estaríamos de enhorabuena si para dominar a los hombres y a las mujeres fuera necesario implantarles un un chip en el cerebro. No es necesario, el infecto escalpelo de los "educadores" va moldeando nuestros tiernos cerebros desde que nacemos. Estos mamporreros del poder temen por encima de todo a los/as anarquistas, por eso nos han difamado y perseguido encarnizadamente a lo largo de la historia. Nadie como los/as anarquistas a sabido mirar de frente y señalar al monstruo, nadie como los/as anarquistas se ha enfrentado a él con tanta humanidad y tan irreprochable ética. INGOBERNABLES, ahí les duele a los lacayos y a sus diosecillos.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Observación muy acertada. El eslogan "hay que acabar con el policía que llevamos dentro", piedra angular de la revolución social resume la situación. El alienamiento comienza desde antes de la cuna y nos persigue durante toda nuestra vida.
    Ser anarquista hoy día es estar concienciado, es el primer paso a la emancipación: la pequeña idea. Por eso nos tienen miedo: su programa mental de control solo no tiene efecto sino que refuerza nuestros argumentos.
    Somos gobernables, a la vista está, pero ese error de computación que se llama razón y que nos guía se impondrá a la lógica de las armas, muerte y oscurantismo, más conocido comúnmente por Miedo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...